- Del Toro
en su laberinto


- El monitor
se pasea
por la tecnología


- Acción
y reacción


MODA

- Estilo bajo
el agua


CRONICA

- Blue Monday

- Sabrina Seara
¿Qué es lo que
tiene esa nena?


- Historias
sin fin Parte II


- El océano
como techo


SALUD
- Rumbo a la medicina del futuro
BELLEZA
- Al día
en belleza
COCINA
- Saltear
al wok
MASCOTAS
- Curiosidades
de la naturaleza
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
revista Estampas
 


Sabrina Seara

¿Qué es lo que tiene esa nena?

Se robó el show en Guayoyo Express y ahora repite en las pantallas de Televen, pero esta
vez como protagonista de El gato tuerto,
la primera telenovela del canal de Horizonte
que contará con el apoyo de la cadena colombiana Caracol y TV Azteca.
Con sólo 22 años y una carrera que apenas comienza, todos se preguntan por qué este nuevo rostro de la pantalla chica ha dado
tanto de qué hablar.
María de los Angeles Herrera.
Fotos: Alfonso Zapata

Si bien Guayoyo Express no obtuvo el éxito que sus creadores hubiesen querido, la comedia ganó algunos seguidores que permanecieron al pie del cañón, incluso después de que Mimí Lazo y Carlos Mata decidieron abandonar el barco para aceptar la propuesta de
Mónica Montañés en el canal de la colina.
Y en esta fidelidad tuvo mucho que ver Sabrina
Seara, la fresca caraqueñita que siendo una perfecta desconocida dentro de la pantalla chica enfiló sus baterías para conquistar al exigente público local. Frescura, naturalidad y chispa fueron algunos de los atributos que le permitieron salir airosa, los mismos que una vez finalizado el seriado —tres temporadas más tarde— le valieron la protagonización del primer dramático de Televen: El gato tuerto, un proyecto bastante esperado, no tanto por ser el primogénito, como por el hecho de que dos grandes cadenas televisivas latinoamericanas —Caracol y TV Azteca— están involucradas, sin contar con que Renato Gutiérrez —el director de la recordada Por estas calles—abandonó México para tomar las riendas de la producción.

Pero encarnar el rol principal de esta telenovela no será lo único que mantendrá expuesta a Sabrina durante este año, pues para abril se espera el estreno de 13 Segundos, un largometraje del venezolano Freddy Fadel que plantea los polémicos temas del aborto y el tráfico de niños desde la perspectiva de un grupo de mujeres
que —por distintas razones— deciden interrumpir sus embarazos. Un montaje
de Peter Pan, donde le tocará encarnar a la pequeña Wendy, y un cortometraje de Eduardo Troconis también figuran en la lista de proyectos que, por los momentos, contarán con su participación en 2007. 

Estar en el ojo del huracán no parece preocuparle, al menos por los momentos.
“No puedo decir que no tengo miedo —asegura—. Hasta ahora no creo que vaya
a enfrentar algo tan importante como una protagonización. Trato de no verlo mucho como eso, porque si no me asusto y creo que me encierro en mi cuarto y no lo hago.
Lo estoy trabajando como un personaje más”. Y en esta difícil tarea ha recibido ayuda de veteranos de las tablas como William Cuao, pues a diferencia de su rol en Guayoyo Express, donde encarnaba a María Fernanda Lozada —una típica sifrinita de la capital—, su nuevo personaje —también llamado María— es una vestuarista de un canal de televisión que, obviamente, requería ser interpretado por una actriz diestra en los oficios manuales, una cualidad que, definitivamente, no la caracteriza. Aprender a coser, confiesa, “ha sido lo más difícil, porque yo soy un desastre con las manos. Soy muy tosca, todo lo que toco lo destruyo (risas), me pego contra todo y se me caen las cosas”. Para suplir esta deficiencia se ha visto obligada a tomar lecciones básicas con su abuela, a asistir “encubierta” a clases de corte y costura en una academia y hasta se está leyendo Inés del alma mía, un libro escrito por la chilena Isabel Allende donde el personaje principal es una costurera. 

Sin prejuicios

Aunque el encuentro estaba pautado para las diez de la mañana, Sabrina apareció diez minutos antes, no tanto por su intención de ser puntual como por el temor de ser traicionada por su naturaleza dormilona. A primera vista luce más atractiva y fresca que en pantalla, tal vez por el poco maquillaje que lleva y por la sencillez de su look, un blue jean gastado, una chaqueta blanca —también de jean— y sin más accesorios que unos diminutos zarcillos de perlas, que tocaba con bastante frecuencia mientras se llevaba a cabo la entrevista, en lo que —más que nerviosismo— parecía una muestra de su carácter inquieto.

De entrada, se definió a sí misma como una chica soñadora, que ha logrado las pocas —¿o muchas?— oportunidades de su carrera trabajando con lentitud pero con la constancia necesaria para hacerse notar. Y parece haberlo conseguido: aunque se dio a conocer como María Fernanda —la hija de Mimí Lazo y Carlos Mata en Guayoyo Express—, en menos de tres años la joven actriz ha figurado en comerciales nacionales e internacionales, obtuvo una beca para estudiar actuación en La Academia de RCTV, participó en la película para televisión María Lionza —donde compartió cartel con Rudy Rodríguez y Luis José Santander—, interpretó el rol estelar en la obra teatro Los ladrones somos gente honrada y le dio vida a uno de los personajes principales del filme 13 segundos, a la par de veteranas como Gabriela Vergara, Daniela Alvarado y Emma Rabe.

Cuando empezaste en Guayoyo Express tu personaje no era uno de los más relevantes,
pero luego de la abrupta salida de Mimí Lazo
y Carlos Mata de la trama, prácticamente
pasaste a protagonizar la serie.
¿Fue difícil adaptarte a los cambios?


“Cuando iba a hacer el casting y vi la sinopsis
del personaje dije ‘yo voy a hacer este personaje’.
Tenía otra propuesta en RCTV para una novela
que se estaba haciendo y no sé por qué aposté
y confié en Televen, en un proyecto que en realidad
era algo nuevo. Es una locura que uno se vaya hacia algo desconocido, pero es que a mí me encantan los retos. Cuando empecé estaba perdida, porque no sabía ni dónde estaban las cámaras, pero poco
a poco me fui adaptando; y también había muchos actores de teatro, preparados en tablas, que me ayudaron muchísimo. Al irse Mimí y Carlos por supuesto que nos caía la trama a Willy (Martin) y a mí, y bueno a Augusto Galíndez —que era nuestro tío—, pero fue una cosa que fue viniendo, la agarré sin darme cuenta y no lo sentí como un peso. Claro, tuve que estudiar, ensayar, leerme los guiones una y otra vez, porque yo soy de la que no me acuesto a dormir si no sé
qué es lo que voy a decir al día siguiente, si no lo estudio, si no lo ensayo
o lo requete repaso”.

Con 22 años y tan poca experiencia como actriz, enfrentarse al rol principal no debe ser nada sencillo. ¿Qué crees que vieron en ti los ejecutivos que apostaron a tu protagonización?


“Yo, al igual que todo el mundo, hice un casting en mayo del año pasado. Lo hice con Carlos Augusto Maldonado y creo que tuvimos una química hermosísima. Me imagino que sería el señor Germán Pérez Nahím el que me escogió y yo creo que él confió en mí, al igual que yo he confiado en Televen. A lo mejor han visto mi constancia, mis ganas de trabajar, la fidelidad que le he tenido al canal, cómo les he respondido, mi forma de ser y todo eso hizo que me ganara su confianza”.

¿Dentro del medio has tenido que lidiar con algún prejuicio?

“La sociedad, lamentablemente, te marca y piensa ‘esta es una cara bonita y ya’.
Te catalogan de bella bruta, como dicen, sin siquiera conocerte y es difícil lidiar con eso. Uno tiene doble trabajo: demostrar que puedes hacerlo y que no eres como cualquiera. De repente, mucha gente dirá: ‘bueno y esta de la noche a la mañana es protagonista a cuenta de qué’, pero yo no le debo nada a nadie, todas las cosas que he hecho me las he ganado por medio de mi trabajo. Yo entiendo que es un poco arriesgado apoyar a gente nueva, y tal vez por eso es que aquí se encasillan con las mismas personas —y pareciera que no hay más actores ni actrices—, pero pienso que se les tiene que dar la oportunidad”.

Una vez dijiste que la televisión venezolana “va por buen camino, pero le falta mucho por recorrer”. ¿Qué sientes que falta?

 

 

 

 

 

 

“Yo siento que le hace falta salirse de ese prototipo, de esa línea o ese esquema de telenovela y de personajes. Uno no ve que los actores evolucionen, se quedan en el mismo tipo de personajes y, a veces, no es culpa del mismo actor, sino del guión de esa típica novela rosa, que es donde hace falta ese cambio”.

A tu juicio, ¿qué tipo de telenovela
debería utilizarse como referente?


“Me gustaría que fuera más hacia el estilo de las brasileras y colombianas, más hacia esa elaboración que ellos muestran en sus telenovelas, porque ellos estudian a los personajes. Yo he tenido oportunidad de conversar con actores colombianos, por ejemplo, y el cuidado que se le da a cada personaje es totalmente diferente al que se le da aquí. En Venezuela haces un casting y te dicen ‘chévere, aquí está tu personaje’, mientras que allá te sientas a estudiar como 15 días antes y después es que te lanzas a grabar”.

Pasito tun tun

“Lo mío es la actuación. De animar, nada”, sentencia Sabrina ante la pregunta de si no se ha visto tentada a incursionar en otros medios. “Yo soy superabierta y hablo hasta por los codos, pero si me pones una cámara enfrente y tengo que ser yo me da un susto horrible, no sé por qué. Me bloqueo”. Cuando de encarnar a un personaje se trata, la actriz confiesa estar totalmente enamorada de la gran pantalla: “Si yo pudiera hacer cine toda mi vida sería feliz, pero más que soñar con una alfombra roja o soñar estar en Hollywood, sueño con un cine Latinoamericano. Claro que hacer cine en España me encantaría, pero sueño con que se termine de dar ese cine latino, sueño con coproducciones, siento que hay tanto talento de dirección y actoral y, definitivamente, me encantaría estar involucrada en esa movida”.

Al hablar del balance del rodaje de 13 Segundos, película que llegará a las salas locales el próximo 20 de abril, Sabrina no puede ocultar su fascinación. “Esa fue una de las mejores experiencias que he vivido, por no decir que la mejor. Es una película que se grabó en Maracay —comenta— y el tema es el aborto y el tráfico de niños. La grabamos entre abril, mayo y junio del año pasado, porque era un problema coincidir: todos son actores de telenovelas y todos tenían que grabar. Era un fastidio cuadrar las pautas, pero la experiencia fue excelente, me encantó y cambió totalmente mi percepción del medio”.

Si pudiera escoger, le encantaría acompañar a Penélope Cruz, Diego Luna o Gael García Bernal, ser dirigida por Alejandro González Iñárritu —el reciente ganador del Globo de Oro por Babel— o, incluso, encarnar a una de las mujeres de Almodóvar; y si del terreno local se trata, le atraería contar con la batuta de César Bolívar o darle vida a un personaje creado por la pluma de Leonardo Padrón o de Mónica Montañés, pues ambos son artífices de “historias tan cotidianas y tan poco rebuscadas, que me encantan”.

Por lo momentos, sus metas más inmediatas son afrontar con éxito el debut protagónico en El gato tuerto y terminar su carrera como comunicadora social
—acaba de pasar a séptimo semestre en la Universidad Santa María—; sin embargo,
a futuro se ve al frente de una familia numerosa y, de ser posible, actuando.
“Uno tiene que tener un plan de vida y tratar de vivir las cosas al máximo: no
hay que ponerse barreras”, advierte. “Tampoco hay que atemorizarse en los
momentos de caos, sino tranquilizarse y saber hacia dónde vas, pero —eso sí—
hay que ir poco a poco para cumplir tus expectativas”, concluye. Aunque su carrera apenas comienza, hay quienes la catalogan de estrella en potencia y todo parece indicar que —al menos por ahora— esa estrategia de ir lento, pero seguro —
tratando de no dar pasos en falso— ha tenido un impacto positivo, mucho
mayor de lo que ella misma esperaba.
mherrera@eluniversal.com

En breve

El gato tuerto

Telenovela de Televen que, según cálculos de la propia planta televisiva, se estrenará
en el mes de abril. Sabrina Seara y Andrés Scarioni —quien se dio a conocer en la animación
de Sálvese quien pueda y, más recientemente, de Rompe coco turbo— serán los encargados de darle vida a la historia escrita por César Sierra y compartirán escena con Amanda
Gutiérrez, Miriam Ochoa, Javier Valcárcel, Marián Valero y parte del elenco de Guayoyo Express, entre ellos Guillermo Canache, Willy Martin y Gustavo Galíndez. En lo que
el mismo canal ha calificado como una caricatura del mundo televisivo, Sabrina encarnará
a una vestuarista huérfana que se enamora de Andrés, el animador estrella de la planta.

13 segundos

Dirigido por Freddy Fadel, este largometraje apuesta a una densa trama, donde los destinos
de sus protagonistas —entre ellos Sabrina— están entrelazados por la decisión de interrumpir sus embarazos. El reparto incluye a Daniela Alvarado, Gabriela Vergara, Emma Rabe, Nohely Arteaga, Gledys Ibarra, Víctor Cámara, Carmen Julia Alvarez, Roberto Lamarca, Norkis
Batista, Rossana Fernández, Ana María Simon, Jean Paul Leroux y Luis Chataing.

Sin tu bendición

Cortometraje del novel director venezolano Eduardo Troconis, donde Beatriz Vásquez y Sabrina Seara harán el papel de madre e hija. Una trama que, a juicio de la joven actriz, es interesante porque plantea la eterna búsqueda de sentimientos del ser humano y muestra una completa transformación de sus personajes.

Foto superior: Falda Valentino, capa de Penny Black y botas de Max Mara

Fotografia:www.alfonsozapata.com.
Maquillaje y estilismo: Rey Sandoval. Cel.: 0414-910.1780
Vestuario cortesia de: Casablanca Fashion Group. centro Casablanca, Las mercedes
Telf.: 991.7204. Agradecimientos: Mariale Rivas, Erik Correia y Carmen Rivas

 


Ver también en Encuentros:
-Sabrina Seara
- Historias sin fin parte II

-El océano como techo

[an error occurred while processing this directive]