54 ANIVERSARIO
- A
Acema. Acrá. Aguardiente
-

Ají [Entre el dulce y el picante]

-

Aliñado. Amargo de Angostura

-

Arepa

-

Armando Scanonne [A nuestra manera]

-

Asado negro. Asquerosito

-

B
Bejarana. Besito de coco. Birra

-

Bistec a caballo. Bollo . Budare

- C
Cacao
-

Cacería y pesca [Viaje al país profundo ]

-

Cachapa. Cachito. Café

-

Cambur. Carato. Carite

-

Caraota [El otro oro negro]

-

Casabe. Carne en cortes. Cazón. Cega

-

Celse. Cepillao. Cilantro

-

Coco [Tan sabroso que da miedo]

- Corbullón. Corocoro. Cruzao
-

Chicha. Chicharrón. Chipi chipi

-

Chivo [De gusto agreste]

-

D
Diablitos

-

Dulces criollos [A quién amarga un dulce]

-

Empanada. Ensalada de gallina. Escabeche

-

F
Fogón. Fororo. Fosforera. Fricasé

-

G
Gofio. Guarapita. Guarapo

- Guasacaca. Guayoyo. Guiso
-

H
Hallaca [Tremendo paquete ]

-

Helena Ibarra. Hervido. Huevos chimbos

-

I-J
Icaco. Jojoto. José Rafael Lovera

-

J-L
Juan Sabroso. Lau-Lau. Leche e' burra

-

M
Maíz. Majarete. Mandioca

-

Mango

-

Mercado

- Miche. Mojito y mojo. Mondongo
-

N
Naiboa. Natilla. Negro en camisa

-

Ñ-O
Ñame. Olleta. Onoto

-

P
Pabellón. Palo a pique. Panela

-

Panes [Ingenio desde todos los rincones ]

-

Panelita de San Joaquín

-

Pasteles [Déle, que son...]

-

Pelao guayanés. Perico. Pernil

- Perro con todo. Pisca Andina
-

Plátano

-

Pisillo. Ponche. Ponsigué

-

Q
Quesos [Como arroz]

-

Queso relleno. Quesillo. Quinchoncho

-

R
Rafael Cartay. Recalentao

-

Reina pepiada

-

Ron

- S
Sanduchón. Siete potajes. Sofrito
-

T
Talkarí. Tequeño

-

Torta negra. Tostiarepa. Turrón de merey

-

U-V
Urupagua. Víctor Moreno

-

W-Y-Z
Wuarubé. Yuca. Zapoara

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HOROSCOPO
HUMOR
MENTE Y ESPÍRITU
CRUCIGRAMA
ARCHIVO
CONTACTENOS
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


En su libro El gran laboratorio de la Naturaleza, Lutecia Adam brinda esta sencilla receta para preparar la jalea de mango verde, un postre a todas luces popular en el país.

Ingredientes
8 mangos verdes
Azúcar o papelón
Canela en polvo

Preparación
Se hierven los mangos con su concha. Se reserva el agua. Luego se pelan y se les extrae la pulpa. Se pesa la pulpa y se le agrega igual cantidad de azúcar o papelón. Se lleva a fuego lento en una olla de peltre o de barro, nunca de aluminio. Se mueve constantemente, alrededor de una hora, hasta que tome cuerpo. La mezcla estará en su punto cuando la conserva se queda adherida a la cuchara con la cual se mueve la preparación. Luego se vacía en un molde o en una bandeja.

Foto: Nelson Garrido
Cortesía:
Fundación Bigott /
Dulcería Criolla.
Caracas, 2004


 

 

Foto: Contratipo

Se tiene la sensación de que el mango ha estado
en estas tierras desde siempre, pero, en realidad, es un fruto originario de India y Malasia, traído
a Venezuela en el siglo XVIII. Hoy día, sin embargo, sería impensable no incluir esta deliciosa fruta en
un tratado de gastronomía criolla, en cualquiera de
sus variedades: de hilacha, de bocado, de trementina,
y hasta su versión de injerto: la "manga", de mayor tamaño y de
carne más jugosa y firme.

Pocas cosas brindan
tanto gusto a un venezolano como "chuparse" un mango
maduro y, por ende, los dedos, aunque, en realidad,
se come desde que está verde en los meses de marzo
y abril, cuando se adereza con sal, limón o adobo, o se prepara en forma de deliciosa jalea.

Ya a la altura de mayo y junio las matas están que revientan y casi todas las ciudades del país se impregnan de su inconfundible fragancia. En esta época hasta se bota la fruta porque se hace imposible consumirla al ritmo que se produce. De allí la expresión "como mango bajito", que se refiere a lo que está a la mano y no representa ninguna dificultad para ser adquirido. Lo contrario, por cierto, de aquella otra expresión que, hace unas décadas, se usaba para designar lo no siempre fácil de alcanzar: un hombre guapo, "todo un mangazo", como se solía decir.

Ahora bien, volviendo a lo nuestro, se recuerda que durante la temporada, las calles y carreteras se llenan de vendedores que ofrecen los mangos hasta en baldes, y algunas personas congelan su pulpa para ir consumiéndola en jugo poco a poco. Varios estudios señalan que por esos meses se registra una ligera baja en los índices de desnutrición, en especial en el campo, porque cuando los muchachos sienten hambre sólo tienen que apedrear los árboles de mangos para obtenerlos. Eso sí, su sabor dulce ha estimulado la creencia de que engorda, pero nada más lejano de la realidad, porque es bajo en calorías, rico en vitaminas C y B5, e, incluso, ingerido en exceso se comporta como un laxante. Con la acogida de la comida asiática, en especial la tailandesa, ahora se le agrega el mango verde a las ensaladas, pero la tradición nacional se decanta por consumirlo en batidos, caratos, conservas y jaleas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso