- El fenómeno de Kevin Spacey
- Woody Allen sin pausa
 CRONICA
- Los otros
- Retrato de mujer
- Chicago. Bailando por el Oscar
- Viagra. Ya no es la única
SALUD
- Toque sanador
TENDENCIAS
- Lección de geometría
TENDENCIAS
- Cortometraje
NUTRICION
- Consultorio de salud
COCINA
- Las papas
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
 
Por ellas y para ellas

El libro se titula Nuestros
cuerpos
, nuestras vidas.
Se realizó en Boston, a finales de los años sesenta, cuando
un grupo de mujeres decidió reunirse semanalmente para
y su cuerpo. La publicación ofrece información de salud
femenina, prestando
atención a las circunstancias relacionadas con la edad,
el contexto cultural, la raza
o la orientación sexual.
Ellas consultaron fuentes médicas pero también
escribieron sobre la base
de sus propias experiencias.
La primera edición del libro fue exitosa: vendieron 250.000 ejemplares. Han salido,
desde 1972, siete ediciones
actualizadas, y el libro ha
llegado a más de cuatro
millones de mujeres del mundo, en varios idiomas.


Disponible en libreria Aproupel,
El Paraiso. Teléfono: 484.6306

Sobre la balanza
¿Cuáles han sido los logros y las equivocaciones de la mujer?

Vanessa Archila: "Lo tan a par
que está con el hombre. Siento
que ellos están picados por tener que compartir terreno. Al hombre
le cuesta que su novia o esposa
gane más que él o sea más exitosa. La mujer de ahora es independiente, incluso en lo sentimental.
Pero esta autosuficiencia también
ha sido cuchillo para nuestro cuello".
Isa Dobles: "Su logro es defender lo que ella significa. Tenemos instrumentos que los demás suponen debilidad; y hemos sabido hacer uso de ellos. En relación con las equivocaciones no me
siento con autoridad para decirlo".
Elba Escobar: "Como logro
la autogestión, y como equivocación el que se haya convertido en proveedora, asumiendo la responsabilidad
y haciéndole, de esta manera,
el camino más fácil al hombre".
Nan González: "Somos fuertes,
recias, y con una gran capacidad
de amar; quizá, a veces, pecamos de autosuficientes".
Inés Quintero: "Conquistó la calle, pero el error que hubo en el proceso fue el haberlo concebido como un movimiento contra el hombre y una guerra contra el sexo opuesto.
Lo importante ahora es buscar un reajuste donde el uno no sea
enemigo del otro".
Carla Angola: "Ha logrado superarse a sí misma. Como ser humano tiene sus equivocaciones, pero no
creo que la historia la tenga
que juzgar. Las de este país son
todas unas heroínas".

Retrato de mujer
Adriana Gibbs

Ayer se celebró el Día Internacional de la Mujer, y hoy seis venezolanas -de distintas edades y oficios- esbozan una de las tantas semblanzas posibles de la feminidad.

Seis mujeres que, en buena medida, revelan cómo son y por dónde transitan las venezolanas de hoy. Algunas de ellas vivieron los tiempos en los que las féminas se aventuraron a ganar espacios, vedados años atrás. Otras, pertenecen a esa generación que no tuvo que batallar para salir a solas con el novio, escoger profesión y asumir puestos de liderazgo. Son de distintas edades y se desenvuelven en diversos oficios. Por ello, al opinar sobre temas como en qué consiste ser mujer, cuáles son sus preferencias a la hora de establecerse en pareja y cómo es la relación con su cuerpo, sus discursos se mueven en diferen- tes registros y matices. Pero, eso sí, todas ellas se enorgullecen de ser mujeres. "Somos una mezcla peculiar de razón y corazón; usamos la inteligencia pero detrás siempre hay una sensibilidad. En estos momentos no quisiera ser otra cosa que no sea mujer venezolana; hemos demostrado que somos luchadoras y que podemos hacer mil cosas al mismo tiempo", expresa la periodista Carla Angola.
Algunas elogian el camino labrado. Son los casos de la artista plástico Nan González, quien destaca la posición alcanzada por mujeres en los campos científico, político y cultural, y Vanessa Archila, una de las conductoras del espacio Tiempo de cuaimas, que se transmite por 92.9 FM. Ella tiene 30 años y le gustan las oportunidades que le ofrecen estos tiempos. "Si hubiese nacido 40 años atrás estaría frustrada. Me encanta eso de poder sentarme sola en una barra, o salir con amigas a tomar y no ser malinterpretada por eso". Inés Quintero, desde su condición de historiadora, destaca que el mayor logro de la mujer en el siglo XX fue haber conquistado la calle, por lo que ahora nadie se extraña ante las posiciones públicas que puedan ocupar.
La posibilidad de parir fue celebrada por la periodista Isa Dobles y la actriz Elba Escobar: "Es el éxtasis, sobre todo cuando se pare de verdad; en ese momento entendí lo que le falta a los hombres para ser completos y ahora los comprendo mejor".
Si bien elogian a la maternidad no la consideran condición imperiosa para la realización personal. Esta ahora depende de las metas planteadas. "Si para mí es importante mi trabajo y el ascenso que pueda tener en mi carrera, se puede prorrogar ese proyecto", afirma Vanessa. "A mí no me tocó ser madre -continúa Nan- pero no por ello me siento menos realizada; me tocó crear y mis obras son un parto continuo". Ella tiene una destacada trayectoria en el campo de las artes visuales.
Inés tiene dos hijos, uno de 25 y uno de 16, y si bien considera que no es imprescindible ser madre, admite que su vida sería muy distinta si no los tuviera. Carla aún no es madre, aunque intuye que será una vivencia importante para ella. Isa tiene tres hijos y opina que la mujer es capaz de superarse por su gran capacidad amatoria. Elba señala que hay mujeres que no están preparadas para la maternidad, y destaca que en su caso el hecho de ser madre fue crucial para su realización.
De estas seis mujeres, tres no tienen reparo alguno a su condición femenina. No hay nada que no les guste de ser mujer. Inés no se imagina bajo la caparazón de un hombre. Pero hay ciertos reparos al género. Vanessa se queja por los malestares menstruales y los aún no experimentados dolores del parto. Elba se queja de la menopausia y los procesos hormonales que conlleva. Y Carla se lamenta por la obligada y periódica depilación.

Y la pareja
Lo que estas mujeres esperan de una relación amorosa se mueve en distintos registros. Desde el no aguardar nada -opinión de Elba- hasta querer el todo, por sentirse capaz de dar el todo -comentario de Nan y Carla-. Para Vanessa lo fundamental es contar con respeto y honestidad. Inés ofrece una mirada reflexiva al asunto: "Cuando se está más joven uno espera una relación más llena de sorpresas y progresivamente se da cuenta de que la vida de pareja se construye con el disfrute cotidiano. Uno aprende a valorar eso, y no la exal- tación ni lo imprevisto, sino todo lo contrario; es decir, la posibilidad de la certidumbre y la serenidad".
Todas asumen que ni son las mujeres perfectas ni existe el hombre perfecto. Ahora bien, atribuyen ciertos rasgos al hombre con el que comparten o les gustaría compartir su cotidianidad. "Que tenga claridad en que quiere convivir conmigo", dice Elba. El de Vanessa que sea inteligente y de buen humor. Agrega un elemento a tomar en cuenta: "El sexo es importante. Creo que una pareja que tenga buen sexo y una comunicación más o menos tiene mayores probabilidades de durar que una de muy buena comunicación y regular sexo".
Inés resalta la suerte de compartir la vida con alguien que trabaja en un campo similar al de ella: "Mi esposo, Ibsen Martínez, escribe. En casa cada quien tiene su sitio de trabajo. Si él ve mi puerta cerrada, sabe que yo estoy en producción, y viceversa. Es afortunado poder contar con alguien que comprende exactamente el valor de lo que hago".
Para Carla es importante que le guste divertirse y no le importe trasnocharse, si fuera el caso. Importante: "Que me haga sentir que está saliendo conmigo, y no con Carla Angola, la de Globovisión".
El compañero de Isa es dulce y callado. "Es Jesito, mi perro, quien no molesta y no hace preguntas; es perfecto".

Carla Angola. 27 años.
Periodista de televisión
Inés Quintero. 47 años.
Historiadora
Isa Dobles. 71 años.
Periodista
Elba Escobar. 48 años.
Actriz
Vanessa Archila. 30 años. Periodista de radio
Nan González. 47 años. Artista Plástica

Y el sexo
En su libro Pasiones, Rosa Mon-tero hace referencia a ese dicho de que "los hombres dan amor para recibir sexo y las mujeres dan sexo para recibir amor". La sentencia es recibida por las seis entrevistadas de distintas maneras. "Es una tendencia que se ha convertido en creencia", afirma Elba. Vanessa, por su parte, considera que el sexo es diferente para ambos: "Los hombres pueden tener sexo y no necesariamente estar enamorados. En cambio en una mujer es distinto, pues nosotras somos más sentimentales". Carla opina que en la vida de un hombre hay muchas etapas en las que dan amor por sexo, pero les llega un momento que caen rendidos al amor... hasta el más mujeriego.
Para Inés, Isa y Nan el amor y el sexo están relacionados. "No hay condición distinta con respecto a la mujer o el varón. Las dos cosas son inseparables cuando hay amor de verdad. Si no hay amor, puede ser sexo sin amor de por medio, tanto igual para mujer u hombre", puntualiza Inés.
Estas seis mujeres coinciden en dos asuntos: ven sin problemas el hecho de que una mujer salga con alguien más joven que ella, y le dan el derecho a tomar la iniciativa de abordar sexualmente a los hombres.
Con respecto a lo primero Inés señala que es una circunstancia que se le puede presentar a la mujer, y si es así, lo recomendable es que lo asuma con dignidad y sin falsos pudores. "Me parece sabrosísimo, aunque yo siempre me puse como límite que no fuese una distancia mayor de 12 años, pues sabía que si me sentía madre en una relación, la misma se echaría a perder irremediablemente", cuenta Isa. Carla, en cambio, admite que le da un tanto de miedo la posibilidad de enamorarse de alguien menor que ella.
En cuanto al hecho de tomar la iniciativa, Vanessa destaca que ahora hay muchísimas mujeres que lo hacen. "Les dicen 'tú me gustas, te vi y me encantaste'. Claro, hay hombres que se enrollan, hay unos que piensan que una es fácil por ese hecho". Continúa Carla: "A veces hay que darles el empujoncito. Las mujeres contamos con muchísimas armas como para que ellos den el paso sin que se den cuenta que uno lo motivó".
Todas asumen con mucho humor el eterno tema de la cuenta en el restaurante... ¿la debe pagar él? ¿ella? ¿o ambos?
Inés, Nan y Elba consideran que la debe pagar quien tenga liquidez, sea él o ella. Isa se asume como protectora y admite que cuando sale con compañeros de trabajo suele pagarla ella, aunque no le molesta ser invitada. Vanessa y Carla hacen una distinción: "Creo que hay un convenio tácito de que la primera cuenta la paga él. No tengo rollo en pagar una salida, pero si es la primera cita y con un hombre que me gusta, creo que la debe pagar él. No me complica pagar o compartir la cuenta en salidas posteriores... sobre todo en estos tiempos", expresa Vanessa. Carla asegura que siempre saca su cartera al final, pero que espera secretamente que él no la deje pagar.

Y la belleza
Al abordar el tema de la belleza emergieron algunas diferencias. El auge de la cirugía fue uno de los puntos más polémicos. "Es parte de ese culto por la belleza que rendimos las mujeres venezolanas. De hecho, es una tendencia; la mujer dedica buena parte de sus ingresos al cuento de las cremas, los ejercicios y las cirugías; y puede estar en la situación económica que sea, pero siempre se cuida. Yo sí me he hecho cirugía", señala Vanessa.
Para Inés tal auge se debe a la imposición de un modelo estético que obliga a la mujer a tener una figura que no es la suya de manera natural. "Para lo que hago no necesito tener las medidas 90-60-90. No he considerado la posibilidad de hacerme una cirugía y nunca ha sido una preocupación", afirma tajante.
Elba señala que hay un mercadeo con la imagen, y que si ella no fuese una persona que trabaja con su imagen no se haría nunca una cirugía. "Dado que sí lo soy, considero que me la haré cuando sea necesario. Yo me cuido, me pongo botox y hago todo lo necesario para retardarla, pues me da cierto miedo, pero no porque tenga un problema moral con ella".
Carla no sabe con precisión si se la haría, pero destaca que se cuida muchísimo. "Todas las noches cumplo religiosamente con el ritual de 'empatucarme' con las cremas. Crema que se vende, crema que compro. Y tomo muchísima agua". Isa Dobles reconoce que se ha hecho dos, un lifting y la cirugía en el cuello. "Si tuviese el dinero, me la haría inmediatamente de nuevo. Uno se siente tan bien...".
Nan, en cambio, nunca se la ha hecho y no está de acuerdo con ellas a excepción de cuando son necesarias, en caso de un accidente, por ejemplo. "El paso del tiempo y cada proceso es bellísimo. Una persona puede tener 80 años y ser joven completamente; tener su propia hermosura".
¿Para quién tanta dieta, ejercicios, masajes y otros cuidados?, inquerimos.
Vanessa: "Para subirte la autoestima. Dieta y ejercicios suelen ser efectos posteriores al despecho, los haces para no sentirte tan mal. Pero creo también que se arreglan para otras mujeres, por cierta competencia. Me doy cuenta que los hombres no le paran a eso, ellos no están programados para ese tipo de cosas, en cambio uno sí sabe".
Inés: "La dieta y los ejercicios, para mí, tienen que ver más con la salud que con la figura. Yo camino todos los días; esa actividad, antes de empezar la jornada, constituye una depuración espiritual. Llego al estudio y sin quitarme la magia de la caminata me siento en mi computadora a escribir".
Isa: "No es para lucir más joven sino para sentirme bien".
Nan: "Cuando se torna obsesivo creo que es porque la mujer le teme a envejecer. Yo practico ciclismo pero es más terapéutico que otra cosa. Cuando menos te preocupas te ves mejor, mientras más, hay una angustia que te deteriora rápidamente".
Carla: "No he hecho dieta alguna. Hace poco retomé los ejercicios y el kárate, disciplina que practico desde mi adolescencia, y que tenía un poco olvidada".

Y la soledad
Si muchos años atrás la mujer no se concebía en algunas actividades sin su respectiva compañía, hoy esto ha cambiado. No tienen problemas en viajar, comer en un restaurante e ir al cine solas. Vanessa señala que no ha viajado sola, aunque le gustaría hacerlo. "Sí he comido y he ido al cine; recuerdo que la primera vez que lo hice fue por probar la experiencia. Puedo estar sola y lo disfruto muchísimo, eso de estar en casa, alquilar películas".
Para Inés, viajar en soledad representa una experiencia fascinante y la posibilidad de tomarse el tiempo exacto que necesita para hacer las cosas que tiene o quiere hacer. A Nan le encanta ir al cine sola para experimentar esa sensación de estar acompañada interiormente. Isa Dobles afirma que es una mujer independiente por sobre todo. Una excepción: Carla Angola. No ha viajado sola, trata de comer sola lo menos posible y no le gusta la soledad. Argumenta que puede estar encerrada en su cuarto, pero con la tranquilidad de saber que afuera está su mamá u otro familiar. Sin embargo, ahora tiene planes de mudarse sola, pues quiere probarse en ese desafío.

  Hablan las cifras
75.9
años es la expectativa de vida de las mujeres venezolanas.
3
hijos: se ha reducido a la mitad el número promedio de hijos
que tienen las venezolanas durante su vida fértil
(tenían seis hace cuatro décadas).
62%
de las adolescentes inició su vida sexual a los 16 años.
47.2%
es la participación femenina en la economía local la cual se ha incrementando progresivamente desde 1950.
25%
de la fuerza laboral femenina tiene capacitación técnica y profesional.
20%
más ganan los hombres que sus colegas mujeres con escolaridad
y experiencia similar, de acuerdo con el estudio Situación de la mujer
en el mercado laboral venezolano
, del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello.
60.2%
de la población estudiantil universitaria es femenina,
según datos de la OPSU.
38%
de casi 1.000 internautas son mujeres, según un estudio realizado
por el portal Opinamos.com
4.5%

de la población carcelaria de Venezuela está integrada por mujeres.

En una encuesta nacional realizada por Consultores 21,
en noviembre de 2002, las mujeres interrogadas consideraron
que los principales problemas que las afectaban eran el desempleo (35%), la delincuencia (14%) y la economía (12%).

En el caso de la educación superior, las mujeres prefieren las Ciencias de la Educación (82% de los inscritos son féminas), Ciencias de la Salud (78%), Ciencias Sociales (65,6%).
De los inscritos en Ciencias Básicas 49,6% son mujeres;
Ciencias del Agro y del Mar, 48,4%; Humanidades, Letras y Artes, 46%; Ingeniería, Arquitectura y Tecnología, 40,8%.

 

Ver también en Encuentros:
- Chicago. Bailando por el Oscar
- Viagra. Ya no es la única

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso