- Fito Páez: Naturaleza Sangre.
- El mejor gol del futbolista David Bekham.
- TV para quedarse en casa.

 CRONICA
- El aplauso va por la Gran Vía
ESTAMPAS
50 AÑOS
- Haciendo espuma
Dossier Especial
DIA DEL PADRE
- Papá consentido
- Libros a manos llenas
- Vigorizantes
SALUD
- Ellos van al cirujano
NUTRICION
- El mineral indispensable
BELLEZA
- Olorosos
COCINA
- Con cierta ligereza
MASCOTAS
- Preparando el terreno
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 


De izquierda a derecha: Deisy Arvelo, Gaby Espino, Daniela Kosán,
Annarella Bono, Norkys Batista, Norelys Rodríguez

Haciendo espuma
Adriana Gibbs

Los cuerpos de seis portentosas mujeres han sacudido la ciudad. Estampas indagó en los entretelones de la campaña publicitaria que está en boca de todos.

¿Y qué dicen
las parejas?

No hay duda sobre el efecto de estas chicas en su entorno... pero, ¿cómo será el asunto puertas adentro?
Antes de participar en el casting, Daniela le pidió permiso a Luis Chataing para hacerlo. "Cuando me vio en la valla de la autopista llegó a casa impactado y me dijo bromeando que casi choca en la moto. También me pidió algo que no hemos hecho todavía: ir hasta la valla y tomarme una foto allí".
"Mi novio (Raúl Olivo) está de lo más orgulloso", afirma Gaby, destacando que los trajes de baño, además, no son nada vulgares. Norkys destaca que su esposo también es su manager y está más que acostumbrado a estos asuntos, pues ella en sus inicios fue imagen de varias casas de ropa interior. El novio de Norelys tiene en su cuarto un calendario, pero aún le reclama el hecho de que todavía no se lo haya autografiado. Deisy afirma que hasta su suegra tiene un calendario suyo en la cocina; su pareja también está acostumbrada a verla en las campañas y considera que en las imágenes de Polar más bien está suavecita, en comparación con otras más atrevidas.

Seis mujeres le dieron un respiro a la ciudad. Sus cuerpos tomaron la urbe bajo la absoluta anuencia de sus habitantes ...bueno, a decir verdad, el consentimiento lo dieron los hombres, rindiéndose ante proporciones doblemente descomunales: grandiosas curvas en gigantescas vallas. Que permitan los lectores, en esta oportunidad, la doble adjetivación.
Norkys Batista, Gaby Espino y Daniela Kosán son el trío de una valla que, en la autopista del Este a la altura del Tamanaco, ha sido todo un acontecimiento urbano: los adolescentes les tiran besos, los jóvenes aminoran la marcha de sus autos cuando pasan por allí; algunos dicen que al verlas se sienten compensados durante el tráfico, pues el mismo les permite de-te-ner-se en cada detalle de la poderosa imagen.
Las muchachas no sólo están en vallas. Las paradas del transporte público, las licorerías y hasta las mismas pantallas de las computadoras las exhiben; también están en almanaques de mano y en calendarios.
El impacto que han tenido estas imágenes en la ciudad bien podría vincularse con lo planteado por el psicólogo social mexicano Miguel Aguilar, quien afirma que las ciudades de ahora están tramadas por referentes múltiples, capaces de crear nuevos mapas que alteran los usos y sentidos del espacio público. En este sentido, la autopista del Este, en el atardecer, se ha convertido en territorio de ensoñación y desvelo para "ellos" y, definitivamente, en otra cosa para "ellas". Otra muestra de alteración en los usos urbanos la representa una anécdota de la propia Norkys Batista: paseando por el Sambil se le acercó un maracucho que la abrazó y saludó como si la conociera de toda la vida. Ante su cara de confusión, él le dijo que era su fan por una valla en Maracaibo, confesándole que a la salida de su trabajo frecuentemente se desviaba de su trayecto original para pasar por esa avenida... sólo para encontrarse con ella.

Ser y estar. Hay quien dice que ellas conjugan perfectamente dos verbos: el ser y el estar. "Son buenas" y "están buenas", y el comentario viene a colación por la aclaratoria que hace José Luis Páez, Gerente de Marca en Cervecería Polar: "La belleza no fue el único requisito que privó en la selección. Queríamos, además, que nuestro producto estuviese asociado con mujeres exitosas, emprendedoras y bien relacionadas en los medios de comunicación". En definitiva, se buscaba algo más que una cara bonita.
El inicio de esta historia se remonta a dos años atrás con un cuarteto femenino: Gaby Espino, Norkys Batista, Patricia Rangel y Claudia Moreno. Dos han permanecido: Gaby y Norkys. Ambas fueron propuestas por la agencia de modelos Mariela Centeno, y luego de un riguroso casting fueron elegidas. Gaby pensó que no la aceptarían: "Me sentía muy gorda en el casting". No lo estaba, en verdad, y esto sumado a dos valores agregados que sí hicieron peso -su rostro angelical y el hecho de ser imagen del canal por suscripción Sony-, la perfilaron como una chica elegible. Tuvieron buen ojo, pues al poco tiempo fue la protagonista de la exitosa telenovela Guerra de Mujeres. Esto repotenció aún más las ya de por sí apetecibles vallas. No es exageración: en un trabajo periodístico de Simón Villamizar se afirma que las vallas en las que Gaby aparece se las han robado o se las han querido robar: "¿Qué para qué las quieren? No lo sé, será para llevárselas a su casa", dijo en dicho reportaje Alberto León Ponce, gerente de Impresiones Lumínicas Vallas.
A Norkys le ocurrió algo parecido con su actuación en la telenovela Juana la Virgen. Ella cuenta que, en aquel entonces, a cualquier lugar que iba la llamaban "Desireé, la chica Polar".
Norkys y Gaby participaron en la primera campaña teniendo como escenario las aguas de Choroní; la segunda, el bello atardecer de San Juan de las Galdonas, en el estado Sucre, y la más reciente en las transparencias de Los Roques. En esta ocasión posaron frente al lente de Claudio Napolitano.

El relevo. Las cuatro nuevas -Daniela Kosán, Deisy Arvelo, Norelys Rodríguez y Annarella Bono- salieron de un casting en el que participaron más de 200 mujeres. La selección de Deisy fue rápida. Ella fue sin mucha expectativa, pues pensaba que el hecho de ser catira era un impedimento de fuerza mayor. Se impuso su trayectoria de 15 años en el modelaje, y el hecho de que ella fuese imagen del canal por cable AXN. Tras firmar contrato hubo un titubeo: ¿Le teñimos o no le teñimos el cabello? Se optó por lo segundo, con el argumento de que todos la conocen como rubia, y la idea no era cambiarle la identidad.
Al igual que Annarella, Norelys viene de las filas del Miss Venezuela. Es diseñadora gráfica, tiene 26 años y desde hace tres se dedica al modelaje. Para la marca Kosiuko ha desfilado en Las Vegas, Madrid y Canadá; y ha sido imagen de varios productos light.
"Daniela Kosán fue la candidata perfecta", afirma Páez. Luego de su participación en el Miss Venezuela, empezó a hacer carrera en televisión y no le ha ido nada mal: actualmente labora en Televen y en E! Entertainment Television. Para la sesión fotográfica propuso ponerse unas extensiones de cabello con la idea de mostrar una larga melena. El resultado está a la vista de todos.

Belleza criolla. Ahora bien, ¿qué ha significado para ellas ser una de estas chicas?
Para Gaby Espino equivale a representar al país: "Yo, que nunca fui miss, siento que simbolizo de alguna manera a Venezuela al estar asociada a un producto que pertenece a todos". Hay quienes escucharon su nombre a manera de consigna en las marchas de la oposición el año pasado: "¡Viva la cerveza, viva Gaby Espino!".
"La cerveza Pielsen es la propia nota venezolana, la que toman todos, y en este sentido nosotras encarnamos a la belleza diversa que hay aquí", agrega Deisy. Norkys se muestra complacida: "Nunca tuve idea de lo rico que es ser imagen de este producto; ese estar en boca de todo el mundo". Daniela, por su parte, expresa que se moría de las ganas por participar en esta campaña: "Todas las del medio queríamos entrar por todo lo que representa Polar. Cuando me llamaron de la agencia para el casting hice una dieta rigurosa de atún, atún y atún, y me fajé como las buenas en el gimnasio".
Ellas coinciden: es la campaña más fuerte y masiva en sus carreras. No es gratuito que ahora todas las modelos y mujeres del medio anhelen estar en el lugar de ellas. "Es indudable: formar parte de esto te cotiza como modelo; es como estar en las grandes ligas", dice Deisy.
Norkys afirma que ha escuchado bromear a las mujeres en las licorerías: "Dame una cervecita para ver si me pongo como ellas". En el interior del país son motivo de paralización; cuando visitan una emisora de radio, adolescentes y no tan adolescentes abandonan sus puestos de estudio y de trabajo para ir a verlas y pedirles autógrafos: "Las colas son larguísimas y los dedos se nos hinchan de tanta firma", cuenta Norelys. Agrega Deisy: "Los fans se nos pegan en los carros como les sucede a los grandes artistas". Hasta las novias y esposas se les han acercado a ellas, pidiéndoles un autógrafo para sus parejas.
Aunque las cifras que se manejan en los acuerdos no pudieron precisarse, quedó claro que son significativamente buenas. Norkys y Daniela admitieron que en su trayectoria era el mejor contrato, tanto cuantitativa como cualitativamente. "Antes era un tremendo convenio, pero dada la situación del país y el asunto con los dólares, no es el mismo contrato millonario, aunque sigue siendo atractivo por la proyección que te da", explica Gaby, quien tiene fama de ser todo un lince a la hora de negociar. En su caso y en el de Norkys, los acuerdos se renuevan anualmente, mientras que las nuevas chicas firmaron contrato por dos años con la puerta abierta a la continuación del mismo. José Luis Páez detalla algunas de las exigencias de la empresa: el derecho a usar su imagen en diversas piezas publicitarias, la exclusividad por categoría; es decir, no pueden ser imagen de otra marca cervecera; y su disposición a ir a giras en todo el país. De momento, el área de acción en la campaña se ha circunscrito a estas geografías, pero hay planes para Colombia, Miami e islas del Caribe.
Ellas, por su parte, encaminan otros proyectos. Norelys asistirá a finales de mes a Aruba para un encuentro internacional de modelos, y tiene planes para ser animadora en televisión. Deisy tiene unas campañas puntuales en Centroamérica y Sudamérica y su prioridad es su trabajo en AXN. Los viajes de Daniela se han multiplicado en estos meses por sus compromisos con E! Entertainment. Desde el pasado mes de enero, Gaby reside en Miami donde está trabajando para la telenovela Rebeca. Norkys recién contrajo nupcias con el modelo Leonardo Luttinger. Su luna de miel está pendiente, pues tuvo que quedarse en Caracas en las grabaciones de la telenovela Mi gorda bella.
Para el mes de agosto las curvas de todas estas chicas estarán en todo el circuito playero de vallas y licorerías. Un verdadero atentado al sosiego vacacional.

Ficha técnica
Agencia: Lowe-Concept
Dirección de Arte: Andrés Hernández
Estilista: David Davis
Fotografía: Claudio Napolitano
Coordinación general:
José Luis Páez, de Polar

 

Ver también en Encuentros:
- Papá consentido
- Libros a manos llenas
- Vigorizantes

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso