- Esos bebés queridos
-

Una pieza,
dos edades

-

Mesa, copa
y mantel para ellas

- El día que llegó
mi hijo
- Longchamp
La decisión
de Sophie
- Esprit toma
la calle
TENDENCIAS
PROTAGONISTAS
-

Me quiere,
no me quiere

- Afiches
de película
- El monitor
- Los cinco imprescindibles de...
LA CARACAS DE...
- Giovanni Scutaro
MODA
- Quiero mi cintillo
-

Lo mejor
para mamá

GASTRONOMÍA
- Tómate tu té
VIVIR MEJOR
BELLEZA
- Nada como
el perfume
BELLEZA
- El dato
de los que saben
TENDENCIAS
- Yo vengo regando flores
SALUD
- Esperanza
contra el VPH
SALUD
- ¡Toma calcio!
COCINA
- Delicias
para consentirla
MASCOTAS
-

Entender al felino

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HORÓSCOPO
HUMOR
CRUCIGRAMA
crucigrama.shtml
ARCHIVO
CONTACTENOS



Esos
bebés queridos

Matías Ignacio Torres de la Vega Maya Berry Spear Sarah Palacios Shneider Sofía Sosa Mendoza Miguel Ángel
Tovar López

Cuando todos creían que las estrellas de la casa eran Érika de la Vega, Mónica Spear, Verónica Schneider, Mirela Mendoza y Estefanía López, llegaron sus hijos para robarles el show. Hoy, estas primerizas de la farándula celebran, entre biberones, buches y pañales, el esperado Día de las Madres. Por Pablo Ernesto Blanco. Fotos: Aníbal Mestre

Cada una de ellas tiene un sello personal mediático que la diferencia del montón. La agridulce Érika de la Vega, la sutil Verónica Schneider, la histriónica Mónica Spear, la divertida Estefanía López y la sensual Mirela Mendoza, cinco estrellas de la farándula local que, por estos días, hablan un mismo idioma: el de la maternidad. Con estas gráficas, quizás, sobren las palabras. No obstante, ellas decidieron echar su cuento y hoy comparten con los lectores de Estampas sus primeras vivencias con sus lindos críos. Ellos, por su parte, obtuvieron un regalo simbólico del psicólogo Luben Manzo, quien, basado en la onomástica, explicó el significado de sus nombres.

Mira quién habla

El bebé de Érika de la Vega, producto de su relación con el ejecutivo de Canal Sony Jesús Torres, se llama Matías Ignacio Torres de la Vega. "Tiene nombre de dueño de una aceitunera, ¿verdad?", bromea la conductora del espacio radial A la cuenta de tres, que transmite La Mega 107.3FM. "Me dio por ser la súper mamá, aunque, a veces, me descubro a mí misma como esas madres que sólo hablan de sus hijos y eso me da terror. Si me encuentro a otra primeriza no falla el tema de la marca del coche, las cosas que hay que meter en la pañalera cuando se va al médico, o digo frases como: 'Mi amor, a mí me fue muy bien con el pitosín'. Imagínate tú, yo antes ni sabía lo que era el pitosín (inyección para inducir el parto). Por eso me costó un poco reintegrarme al trabajo, estaba desconectada de lo que ocurría en el país, me concentré, plenamente, en Matías. Me la paso hablando con él, le digo: 'agugugú, tibiritibiritibiri, cochococho', lo cual ha impactado a mis amigos más cercanos".

 

El gran día

"Cuando nació Matías yo aún sentía el efecto de la anestesia que me pusieron en la cesárea. Estaba incontrolablemente feliz y le repetía a la enfermera: '¿Dónde está mi hijo?'. Cuando lo trajeron a la habitación, antes de entregármelo, comenzaron a darme una charla sobre cómo debía cargarlo, y, en ese momento, sí grité: '¡Denme a mi muchachito!, después me explican'. Estaba extasiada viéndole la cara a quien me había pateado durante tantos meses. Al principio nos parecía raro que hubiera nacido tan blanco y comenzamos a bromear diciendo que era hijo de Carlos Baute. Por cierto, que ese chiste no le agradó mucho a la novia de Carlos, quien lo acompañó a visitarnos".


Matías
"Este nombre significa 'consagrado al Dios Marte', que era el dios de la guerra y también una deidad de la fertilidad. Se asocia a una persona de armas tomar para defender lo justo".

La primera noche

"Llegó el momento de cambiarle los pañales y yo actué como si supiera hacerlo, pero no tenía ni idea. Me ayudó muchísimo mi hermana Karla, que ya tiene dos hijos. Porque a mi mamá le dio un gripón y no pudo acercársele mucho al bebé. En todo caso, ella estaba para consentirme a mí, que me puse bien intensa. No sabes la paciencia que me tuvo mi pareja. ¿Depresión postparto? No sé, yo la entiendo como una consecuencia de las horas que pasas sin dormir. Si a eso le sumas los kilos que tienes de más y ese afán de querer hacerlo todo bien, ¿quién no va a llorar?".

 

 

Baby boom

El 10 de octubre de 2008, Mónica Spear, protagonista de la telenovela Calle Luna, Calle Sol, de RCTV Internacional, dio a luz a su bebé Maya Berry Spear, fruto de su unión con el empresario inglés Thomas Henry Berry. "Maya tiene cosquillas por todos lados. Tengo sus carcajadas grabadas en mi celular. Eso sí, cuando llora también se aplica. En una oportunidad, le dio una fuerte crisis de cólicos y conocí el largo alcance de sus cuerdas vocales. En ese momento, me armé de paciencia, la abracé y le dije: 'tranquila, hija'. También aproveché y me dije a mí misma: 'ten paciencia', de lo contrario iba a perder el control. Por eso es que dicen que 'no hay como la madre'. No siento que por ser famosa tenga que ser una mamá ejemplar. Quiero ser una buena madre, pero para mi hija, para nadie más. Y antes que madre soy mujer, necesito que mi esposo me coquetee, que me saque a bailar y me lleve a la playa, sin que por ello yo vaya a descuidar a mi hija".

Maya
"La connotación indígena de este nombre significa 'heredera del cielo', porque esa era la principal autodescripción de este grupo étnico prehispánico".

El gran día

"Yo estaba en un chequeo médico de rutina y la doctora me dijo: 'Tú pares hoy, no puedes irte de aquí'. Empecé a llamar a todo el mundo y a caminar, porque otro doctor me había dicho que era buenísimo caminar antes de entrar al quirófano. Di a luz a la segunda pujada y todo salió a la perfección".



La primera noche

"Sabía que era mía porque la había parido, pero no entendía muy bien lo que tenía que hacer. Además no se parece en nada a mí, esa niña es puro papá (risas). Me dije: 'bueno, nada, voy a abrazarla para que no le dé frío'. Ha sido un amor que ha ido creciendo día a día, mientras la descubro. Cuando me tocó amamantarla tuve una conexión tan maravillosa con ella que no puedo explicártela con palabras".

 


En el nombre del padre

La actriz y modelo Verónica Schneider, protagonista de telenovelas como Y los declaro marido y mujer (RCTV, 2006) y Engañada (Venevisión, 2003) dio a luz -fruto de su matrimonio con el modelo venezolano Enrique Palacios- el 5 de noviembre de 2008, a Sarah Palacios Schneider. Desde entonces, según cuenta, está entregada a la maternidad. "El nacimiento de Sarah ha significado, para mí, un entendimiento de la vida, la comprobación de que no hay un amor superior al que se siente por un hijo. Como puede verse, la gorda es idéntica a Enrique. El muy sinvergüenza, cada vez que le dicen: '¡Enrique, la niña es igualita a ti!', él pregunta: '¿En serio?', ¡como si no lo supiera! ¡Está chochísimo! (risas). Te confieso que fantaseamos con que sea arquitecta o diseñadora. También sería genial que heredara el talento musical de mi padre (el respetado Pablo Schneider). Aunque, a lo mejor, le da por actuar. En definitiva, deseamos que cumpla sus anhelos y nosotros tengamos la madurez para respetar sus decisiones. ¿Lo más bonito hasta ahora? Su primer: 'aguu', fue lo máximo".

Sarah
"En hebreo significa 'princesa', palabra asociada a aquel a quien se le adjudica el resguardo de los principios. Los principios, a su vez, están asociados a la nobleza".

El gran día

"Justo antes del parto mi mamá me decía: 'cuando le veas la cara a tu bebé, no se te va a olvidar nunca'. Y yo le decía: 'pero si todos son iguales. ¿Y si me la cambian como en las novelas?' (risas). Y fue como ella dijo, después de que la sostuve en mis brazos, su imagen se me quedó grabada. Cuando se hizo pupú, nos emocionamos porque estábamos, más o menos, entrenados. Pero lo que creíamos que era una 'manchita' se convirtió en una tragedia (risas)".

La primera noche

"Sarah durmió durante casi todo el día. La gente que se acercaba a visitarme me decía: 'Es un angelito'. Pero al caer la noche, comenzó a llorar inconsolablemente. Enrique y yo estábamos desesperados, no sabíamos qué hacer. Finalmente, apagamos el aire acondicionado de la habitación y ella se quedó dormida. Nosotros no. Todo fue muy bonito y emocionante, pero, al día siguiente, yo no valía ni medio (risas)".

 


El mundo de Sofía

En 2004, Mirela Mendoza era conocida como "la primera rubia de Polar", calificativo que se ganara por haber formado parte de las conocidas chicas Pilsen, con vallas y calendarios incluidos. En la televisión local se le ha visto asumir, en distintas producciones de RCTV, el rol de sexy antagonista. Su hija Sofía Sosa Mendoza -producto de su unión sentimental con su colega Manuel Sosa- nació el 8 de octubre de 2008. "Todo el mundo dice que mi hija tiene una energía especial. No hay quien la vea y no me comente cosas como: 'ponle una cintica roja para protegerla, porque esa niña es muy bella'. De corazón, no me gustaría que fuera actriz de televisión. Este medio, a veces, es muy duro. Ahora bien, lo que sí quiero es despertarle su sensibilidad artística. Júralo que voy a meterla en ballet y flamenco. Además, me encantaría que tocara algún instrumento. En definitiva, quiero que el arte sea para ella como un refugio. De momento, le da por cantar y balbucear y está en la etapa en la que se chupa el dedito gordo del pie. Si estamos en la cama, me monta la piernita encima y me aprieta contra ella. Todo eso me llena de una ternura…".

Sofía
"Significa 'conocimiento' en griego. Tener el conocimiento como semblante, de manera simbólica, puede implicar que esta niña sea muy curiosa. Quizás desarrolle gusto por la ciencia".

El gran día

"No sé porqué, pero nunca tuve miedo al momento de parir. La amamanté durante seis horas seguidas. La niña no se saciaba y eso me causó mucho dolor físico. Pero, más allá de eso, fue un acto que generó, entre nosotras, una conexión muy especial".

La primera noche

"Yo quería dármelas de súper mamá y le dije a la enfermera que la dejara dormir conmigo. Y ella me recomendó: 'Déjame llevármela, vas a agradecérmelo'. Le hice caso. En la habitación, aparte de mi mamá, Manuel y mi mejor amiga, Mariana Socorro, también estaba Mimí Lazo. Todo lo que me decían me daba ganas de llorar y lo loco era que no podía hablar, para no llenarme de gases".

 


Casanova

Estefanía López forma parte del elenco de la telenovela Calle Luna, Calle Sol, de RCTV Internacional. Allí hace las veces de Yamileth Melody Rodríguez, la hermana de la protagonista, María Esperanza (Mónica Spear). En estos momentos, la actriz prepara unos micros radiales sobre la maternidad, que se transmitirán, próximamente, en la emisora 92.7FM, que se escucha en el oriente del país. Allí contará sus mayores aprendizajes desde que nació su bebé, el 2 de marzo de 2008. El crío se llama Miguel Ángel Tovar López y es fruto de la unión de la artista con el actor Miguel Ángel Tovar. "Creo que quien ve a mi hijo se enamora", dice. "Es mi galán, lo amo. En estos momentos estamos los dos enfrentándonos con el mundo. Bueno, también cuenta con su papá, de quien me estoy divorciando. Mi bebé ha cambiado, significativamente, mi vida. Durante mi embarazo me alejé de las rumbas y del cigarrillo y comencé a escuchar discos de Mozart. Además, me convertí en una adicta a los ecos en tercera dimensión. Tanto así, que tengo franelas estampadas con la imagen de mi vientre, a los seis meses de gestación".

Miguel Ángel
"Miguel viene del hebreo Mikael. Significa '¿quién como Dios?'. Ángel viene del latín angelus y significa 'mensajero', por eso, en la religión, los ángeles son los mensajeros del cielo".

El gran día

"Yo hice todos los talleres psicoprofilácticos posibles y a la hora del té no recordé nada de lo que había aprendido (risas). Cuando me comenzaron los dolores de parto me dije: 'lo que me viene es candela'. Recuerdo, especialmente, el momento cuando me tocó amamantarlo. No olvidaré su mirada en ese instante. Fue un regalo de Dios, no puedo verlo de otra forma".

La primera noche

"El niño pegaba unos gritos que dejó sordos a todos los que fueron a visitarme. Entre las víctimas se cuentan mi amiga Andreína Álvarez (la animadora de Venevisión) y la coreógrafa Marjorie Flores. Las dos me dijeron, casi al unísono: 'nunca había escuchado a un nené gritar así'. En ese momento le pedí a Dios: 'lléname de paciencia'".

 

pblanco@eluniversal.com

Maquillaje y estilismo: Richard Ching (0414) 272.8355 / Accesorios de Mónica Spear: Adriano Russell / Análisis de los nombres de los bebés: Luben Manzo

 

Ver también en Encuentros:
- Una pieza, dos edades
- El día que llegó mi hijo
- Mesa, copa y mantel para ellas
- Longchamp. La decisión de Sophie
- Esprit toma la calle

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso