- Shakira produce fijación.
- Demi: la ambición morena.
-
Ensaladas en competencia. Diversión computarizada.
- Padres bien informados.

 CRONICA
- Multiplicando
la gozadera
- El Don. Un "padrino" a lo latinoamericano
- Thalía. "Soy una dualidad entre femme fatale y mujer inocente"
- Roma no se hizo
en un día
- Solteros o casados ¿Quién es más feliz?
- Airbus A380
El trasatlántico del aire
BELLEZA
- Brazos al destape
BELLEZA
- Láser. Mágica luz
SALUD
- Cáncer.
Buenas noticias
SALUD
- Alerta roja
MODA
- Faldas del momento
COCINA
- Otros platos de la cocina alemana
MASCOTAS
- Prepárate para
la adopción
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 

Brazos al destape

Para evitar esa antiestética piel que cuelga al mover los brazos, es importante practicar a diario una serie de ejercicios y mantener unos cuidados básicos. Conozca cómo lucirlos firmes y torneados, con una piel suave y resplandeciente. Carolina Quintero

Esta temporada la moda impone vestir blusas de tirantes ultrafinos y camisas y tops que exigen enseñar los brazos. Pero, ¿pasan la prueba? No todos. Espinillas blancas, alguna cicatriz, celulitis, estrías, y lo peor, las “alas de vampiro o de ardilla voladora” caracterizan las extremidades superiores convirtiéndolas en blanco de miradas y de comentarios. Esa piel que se mueve como gelatina en la cara interna de los brazos es lo que se conoce como flacidez, la cual es consecuencia de la perdida de tonicidad muscular del tríceps. Este músculo, situado en la parte posterior del brazo, tiene como función extender el antebrazo sobre el brazo y fijar la articulación del codo. Mas, sin embargo, ese movimiento no es suficiente para garantizar su firmeza. Si a esto se le suma que la piel de esta zona suele ser más fina y frágil que la del resto del cuerpo; que con el paso de los años las fibras de sostén (colágeno y elastina) se debilitan; y que no se ha llevado a cabo una rutina diaria de ejercicios y de cuidados, la masa muscular comienza a descender llevándose consigo la piel, para, en definitiva, quedar ambos completamente descolgados.

Esta enemiga de la piel es tan implacable con el cuerpo femenino como con el masculino; además, nada tiene que ver con la gordura. Existen personas muy delgadas con flacidez en los brazos, y hay otras, no tan flacas, que no la padecen. ¿Cuestión de suerte? No, de piel. La elastina y el colágeno son de mejor calidad y, por lo tanto, mucho más resistentes. Sin embargo, las mujeres llevan las de perder. Embarazos y cambios de peso marcan la piel con estrías y celulitis, problemas estos que también se manifiestan en la cara interna de los brazos. Es importante saber que en la pubertad es cuando se comienzan a depositar las grasas en esa zona y se manifiesta, de forma evidente, en la menopausia. De allí la recomendación de que antes de ocultar los brazos con sweaters o camisas mangas largas y para evitar la cirugía, se comience desde temprano con ejercicios y cuidados.

Cremita, cremita
El cuidado de la piel de los brazos es imprescindible. Las hidratantes, exfoliantes, reafirmantes, el gel anticelulítico y el aceite de masaje conformarán la artillería de cremas para combatir todos los enemigos que conspiren contra su belleza y firmeza: deshidratación, impurezas, falta de tonicidad, flacidez y celulitis. Tras la aplicación de estos productos, la piel se revela suave, lisa, luminosa, flexible, elástica y firme.

En la limpieza diaria se debe utilizar un guante de crin que elimine las asperezas y esas espinillitas blancas que tanto afean. Un chorro de agua fría, al terminar la ducha, tonificará y fortalecerá la piel. Se debe insistir en la zona de los codos, donde la piel es más reseca y rugosa. Al estar estos ocultos con la ropa y ser punto de apoyo, suele pasar que los vellos de la piel se incrusten en los poros; de allí la necesidad de exfoliar e hidratar.

Igualmente resultan de gran ayuda los tratamientos de brazos en centros de estética y belleza. La electroestimulación con aparatología, masajes específicos y endermoterapia, en varias sesiones, eliminan los depósitos de grasa, reducen el contorno del brazo y aportan mayor tonicidad y firmeza.

Pesa que pesa
Para construir un brazo perfecto es vital realizar una rutina de ejercicios a diario que ayude a mantener los músculos firmes. La natación es una excelente opción. Si no es posible, simule unas brazadas. Estando de pie y con la espalda muy recta, junte los brazos al frente. Mueva primero uno hacia adelante y luego el otro. Repita varias veces hasta completar series de 30 cada una, las que quiera; es lo ideal. Como trabajo cardiovascular se recomienda caminar, montar bicicleta o hacer aeróbicos por espacio de 15 a 20 minutos. Un par de pesas, de un kilo y medio, funciona de maravilla, a cualquier hora y en cualquier lugar. Estas harán ganar en musculatura, amén de retrasar la flacidez.

La intervención
A nivel de consulta médica, existen dos tipos de intervención quirúrgica que resuelven los problemas de exceso de grasa y flacidez de los brazos. Según el doctor Peter Römer Pierretti, médico cirujano plástico y reconstructivo, una es la lipoescultura, técnica que se usa para disminuir el volumen o exceso de grasa y el diámetro del brazo en la zona del tríceps, y no del bíceps, debido a que esta es una zona intensamente vascular. Señala que la intervención consiste en introducir una cánula muy fina, de tres milímetros, para aspirar la grasa, remodelando al mismo tiempo, la zona intervenida. “La intervención es muy corta, dura unos 15 minutos en cada brazo, se realiza con anestesia local, no es dolorosa y no requiere ingreso; es decir, la paciente se va a su casa el mismo día. El resultado dependerá de la calidad de la piel de la persona; si tiene buena elasticidad será óptimo, si no la tiene, seguirá luciendo flácido”. Indica, asimismo, que tras la intervención, la paciente sentirá un poco de dolor local, posible inflamación de manos o de brazos, y podría tener algún hematoma por la manipulación de la cánula, pero nada que sea de mayor gravedad. Deberá, agrega Römer, usar una manga de cotton licra como sistema de presión y seguir una prescripción médica que consiste en evitar los movimientos bruscos, no hacer ejercicios durante seis semanas, no exponerse al sol y algunos cuidados postoperatorios.

Para tratar la flacidez de la cara interna de los brazos, el cirujano refiere una cirugía más compleja. “Se trata de eliminar exceso de piel y para ello hay que hacer una incisión que dejará una herida o cicatriz muy grande, ya que va desde la axila hasta el codo. Se ejecuta en zigzag, y no en línea recta, para evitar que no exista una retracción de la cicatriz que impida la extensión completa del brazo; es decir, pueda conservar sus movimientos completos de extensión. Además, permite disimularla estéticamente”. En vista de la magnitud de la cicatriz, el especialista considera que es una cirugía limitada a pacientes que tengan un gran excedente de piel, que por lo general suelen ser aquellas que han rebajado mucho de peso, o para personas mayores que han perdido tonicidad muscular antes de tiempo. La prescripción médica es la misma que la de la lipoescultura, puntualiza. l

caroquint@hotmail.com

 

 
ELIZABETH ARDEN
Ceramide Firm Lift Body Lotion
Extracto de manzana, vitamina C y estimuladores de oxígeno, que mejoran la tersura y firmeza
de la piel
CLARINS
Lift Fermetè

Extractos vegetales de ginkgo biloba, salvia y olivo alisan, reafirman e hidratan la piel; atenúa pequeñas arrugas
y el acolchado
LANCÔME
Aroma Fit Crema
reafirmante

Vitaminas, minerales, aceites esenciales y activos naturales como naranja amarga y proteínas de soja, reafirman, suavizan e hidratan
BIOTHERM
Body Fitness

Un concentrado de la hoja de olivo puro, promueve la síntesis de las fibras de colágeno, protege de la oxidación, y ayuda a que la piel retenga su tonicidad y vitalidad
CLINIQUE
Water Therapy Firming Body Smoother

La soja y abedul blanco fortalecen las fibras de sostén para mejorar la firmeza y elasticidad de la piel, manteniéndola hidratada y protegida
L’OREAL
Body Expertise Nutrilift

Su fórmula compuesta de xeralípidos
y parelastyl, dos nutrientes esenciales para la piel, tonifica y reafirma las capas superiores de
la dermis

 

Tres ejercicios básicos
Curl de bíceps
Trabaja: bíceps
Comience con los brazos abajo, los codos cerca del cuerpo y las palmas mirando hacia arriba (1).
Levante lentamente, hasta alcanzar la posición mostrada en la foto (2). Vuelva a la postura inicial.
Asegúrese de que no está excediéndose en el peso y no balancee el cuerpo durante el movimiento para que el trabajo del bícep sea efectivo.
Si es principiante, comience con tres series de ocho repeticiones, continúe más adelante con tres de diez y, finalmente, alcance tres series de 15 repeticiones.
Elevación frontal
Trabaja: hombros
Comience con los brazos ligeramente doblados al frente del cuerpo, con las palmas de las manos hacia adentro (1).
Levante lentamente y llegue hasta apenas un poco más abajo del nivel de los hombros, manteniendo los codos ligeramente doblados (2). Vuelva a la posición inicial.
Las principiantes pueden hacer un brazo a la vez. El número de repeticiones se mantiene para todos los ejercicios.
Extensión de tríceps
Trabaja: tríceps
Sosteniendo la pesa, comience con los brazos como muestra la gráfica (1).
Extienda lentamente, manteniendo los codos ligeramente doblados y mirando al frente a lo largo de todo el movimiento (2).
Conserve el número de repeticiones recomendado para los ejercicios anteriores.

Coordenadas: Doctor Peter Römer Pierretti, Médico Cirujano Plástico y Reconstructivo. Instituto Médico La Floresta, Unidad de Cirugía Plástica. Telfs.: (0212) 286.3732 / 286.3733

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso