-

Vestidos
para correr

- Nick Jonas vive su sueño pese
a la diabetes
- Libros
para comer
- Heidi & Seal
Secretos de pareja
TENDENCIAS
PROTAGONISTAS
-

Ruddy Rodríguez
Señora Bonita

- El monitor
- Los cinco imprescindibles de...
MODA
-

Termómetro
de estilo

GASTRONOMÍA
- ¿A qué sabe Colinas de Bello Monte?
TECNOLOGÍA
- La vida es más fácil con Firefox
VIVIR MEJOR
SALUD
- Vejiga hiperactiva.
Cuestión de urgencia
SALUD
- ¿A qué
es alérgico?
BELLEZA
- Tocador cosmético
TENDENCIAS
- El síndrome "Superwoman"
COCINA
- Versátiles jaleas
MASCOTAS
-

Cuidar
la alimentación

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HORÓSCOPO
HUMOR
CRUCIGRAMA
crucigrama.shtml
ARCHIVO
CONTACTENOS

 

Señoras y señores, con ustedes...
Eddy Montilla

La responsable del nuevo horóscopo que leerán en Estampas, desde esta semana, es una experta en numerología, aunque también es muy buena con las cartas del tarot, al punto de asegurar que pocas veces falla a la hora de leer el futuro. Raúl Chacón Soto. Fotografía: Daniel Machado.

Ya a los doce años, asegura, empezó a tener corazonadas, presentimientos, sueños premonitorios. Su primera vez fue con el hijo de 17 de una vecina llamada María. Sabía, de alguna extraña manera, que algo malo iba a suceder esa noche: “Señora María, tenga cuidado, dígale a William que se meta temprano a casa, porque no sé, le veo algo raro, no me gusta”. Pero la señora no le dijo nada a su hijo, y esa noche, asiente Eddy Montilla, lo mataron... lo confundieron con otro. De allí en adelante, afirma, empezarían a sucederse experiencias similares... podían ocurrirle despierta o dormida. A veces bastaba tener a una persona en frente para que viniera el destello... y aunque al principio, reconoce, era sobrecogedor el contacto con lo ¿sobrenatural?, ¿extraordinario?, tampoco era como para sorprenderse demasiado. Después de todo, su madre también tiene el don, como ella misma asegura, y no se escapa su abuela ni en palo de escoba. El gen de lo premonitorio lo llevan en la sangre. Tanto es así, que incluso ahora -asegura-, su hijo de cuatro años, ha demostrado ser un pequeñín con poderes especiales quien, al igual que su madre, ya ha soltado unas cuantas verdades ante los sorprendidos seres que se le cruzan por delante.

Descubierto el don no quedaba más que saber canalizarlo -palabra recurrente en el vocabulario de Eddy-. Hija de gato, quién mejor que su madre para enseñarle el camino. Empezaría, entonces, a estudiar el tarot - “leo todas las clases que hay: el egipcio, el de Marsella, el negro, las cartas españolas”-. Se fue a Brasil a estudiar parapsicología y una cátedra muy especial de nombre Estudio Numerológico Astral Esotérico, a la que le debe gran parte de la fama que se ha ganado en eso de descifrar lo que pueden esconder los números. Su curiosidad hacia lo esotérico no cesaba. No tardaría en someterse a regresiones para descubrir que en alguna vida pasada fue gitana, una que leía el futuro con bola de cristal y todo -lo dice sin pestañear-, y, mucho más atrás, hasta mendiga, una que, como buena indigente, lo único que hacía era pedir comida. “Esa gitana me ayuda todavía para leer las cartas. Es una conexión muy bonita que hay, que se mantiene; y de la mendiga me ha quedado esa sensibilidad hacia la pobreza. Pienso que este desarrollo espiritual viene de esas vidas pasadas, además, claro, de mis raíces heredadas... mi mamá también es vidente, lee las cartas y mi abuela lee el café. Por eso yo me dedico a las cartas, a la numerología, al pronóstico de números de azar, esa parte bonita de la predicción”.

No pasaría mucho tiempo para que empezara a tener contacto directo con la gente. Monta su primer consultorio -hace ya cinco años- y empieza a forjarse un nombre entre consecuentes clientes que, una vez que la han visitado, asegura, no quieren sino repetir. Empezó también a hacer horóscopos para revistas -varias del Bloque de Armas-, y a trabajar en radio, incluso con quien luego se convertiría en uno de sus maestros y hasta en su esposo, Hermes Ramírez, hasta que se le presentó la gran oportunidad de trabajar en la televisión, en el espacio El poder de los astros, que transmiten en La Tele. “Ha sido una experiencia maravillosa porque es allí donde he podido demostrar todas las herramientas que manejo y hacer lo que realmente me gusta. Cuando las cosas las haces con el corazón y con humildad, siempre salen bien”.

Rival de su ex esposo en la televisión y, a partir de esta semana, también en las revistas dominicales, no podía faltar una pregunta sobre cómo es posible la convivencia entre dos seres que pueden leerse todo con sólo verse a los ojos. “Por algo estamos divorciados”, suelta en una carcajada, aunque enseguida enmienda el desliz asegurando que todavía mantiene una “conexión bonita” con él. “El me llama y me echa broma: ‘ajá, me estás robando el rating, la gente, qué es eso’... y yo simplemente hago mi trabajo como lo quiero hacer, y es el público el que decide... me gusta la competencia, la sana competencia... pero seguimos siendo amigos, nos apoyamos en las buenas y en las malas, hay una excelente relación. A él le debo mucho”. No se vaya a pensar que Eddy sólo jugó el rol de discípulo en esa relación, maestra también fue, sobre todo en el área de la numerología, donde ya se ha declarado verdadera experta. “Hubo un intercambio de experiencias. Los dos nos fuimos puliendo juntos. Lo que pasa es que él se lanzó primero; cuando lo hizo, yo era su productora, y habíamos dicho: ‘vamos a impulsarte a ti primero que después me lanzo yo’”.

Y aquí está, ahora, lanzándose por todo lo alto desde el trampolín de Estampas. A los lectores de la revista les ha preparado un horóscopo donde se les hablará de manera directa: “Habrá un panorama general de la semana. Vamos a hablar del empleo, del amor, del azar. Vamos a dar consejos que invitan a la reflexión. No será sólo ‘cuídate cuando bajes la escalera porque te vas a caer’, ¡no!, hay cosas que van más allá. Hay mensajes que dan las cartas que invitan a la reflexión, a ayudarnos a crecer espiritualmente. El lector encontrará todo tipo de consejos, recomendaciones para la semana... todo específico, muy directo... qué debes hacer para que te vaya bien, para acelerar las cosas. También se van a desarrollar temas de interés esotérico para la cultura general del lector. Una de las columnas del nuevo horóscopo se llama Llénate de magia, y allí se hablará, por ejemplo, del porqué de los rituales, del significado de las velas”.

Eddy Montila ha dejado por estos días las consultas privadas para dedicarse, además de la preparación del horóscopo, a la elaboración de las predicciones para el 2005 que pronto aparecerán publicadas en un número especial de la revista. No es difícil imaginarla con su mazo de cartas en la mano, tratando de sacarle respuestas a numerosas interrogantes. Después de todo, como no se cansa de repetir, ella es simplemente un vehículo, una humilde traductora de lo que se expresa desde el más allá. ¿Y la mirada a los astros?, se estará preguntando más de uno a quien todavía no le van estas nuevas tendencias en materia de elaboración de horóscopos. Pues también estará presente, sólo que en una mínima medida. La respuesta de Montilla no deja lugar a dudas: “La Astrología es una disciplina que estoy puliendo; me gusta pero no me quita el sueño, me gusta más el tarot, las cartas pueden decir cosas rápidamente, en cambio, la Astrología es más lenta, tienes que dedicarte a hacer una carta astral, y a estudiar el movimiento de los planetas. Yo prefiero sacar las cartas y ta, ta, ta... ya sabes lo que está pasando. Es más práctico”. No hay que olvidar que ella misma se ha declarado numerólogo y tarotista. Una brujita, pues.

rchacon@eluniversal.com

Diez preguntas desde el más acá

¿Cuál es tu religión?
“Mi religión es la santería. Pero yo voy a misa, creo en el Nazareno de San Pablo y en la Rosa Mística. También soy católica, lo que pasa es que entre la santería y la religión católica hay una sincretización de los santos. Yo soy una elegida de la virgen de la Caridad del Cobre, que es Oshum”.

¿Qué hay después de la muerte?
“Es un misterio para todos. Quisiéramos saber qué hay, a mí me gustaría saberlo, pero es una de mis interrogantes”.

¿Qué piensas del destino?
“Ya está escrito. Tenemos un camino que debemos seguir. Muchas veces nos perdemos, pero siempre algo o alguien, visible o invisible, nos lo vuelve a señalar... todos tenemos un alma gemela a la que encontraremos después de que algo nos señale el camino indicado”.

¿Se puede cambiar el destino?
“Depende. Hay que ver las circunstancias. A una persona se le puede marcar la muerte, por ejemplo, pero a nivel espiritual se pueden hacer cosas para retardarla, y todo dependerá de si esa persona se lo merece... si no es así, no hay nada que hacer”.

¿Las faltas se pagan en la Tierra o en el cielo?
“No existe el purgatorio. Todo lo que se hace aquí se paga aquí. La vida es un boomerang. Si actúas bien, se te devuelve el doble de bien, si actúas mal, lo pagarás con creces aquí”.

¿Qué es lo que más gusta de ti?
“Hay gente a la que le agrado por la dulzura, porque convenzo a la hora de hablar, soy tajante y asertiva en las cartas y en la numerología. Dicen que les gusta mi sencillez y humildad... y el hecho de que sea mujer. Dicen que la mujer es mejor caudal energético que el hombre... también el hecho de ser joven”.

¿Algo en lo que no creas?
“Soy escéptica con las cosas de la Nueva Era, aunque parezca mentira. No creo en el péndulo, por ejemplo. Le tengo más fe a una vela. Creo más en una limpieza de chacras con velas, aromas, incienso, que con cristales. Yo soy más brujita, más espiritual, más hacia la parte de los hechizos... todo se relaciona con lo esotérico, y no con la Nueva Era”.

¿Cómo te ves?
“Como tarotista y numeróloga. No caigo en fanatismos. No soy de turbantes ni de cosas estrafalarias ni de anillos grandes, porque creo que la esencia está dentro de ti y no en lo que llevas puesto. Soy una mujer muy centrada, con una firme convicción en lo que hace, con mucho amor para dar, cariñosa y humilde, con gran carisma... muy llorona, también... sé que estoy en buen camino y que ese camino se verá recompensado con cosas maravillosas que me irán sorprendiendo día a día”.

¿Lo más extraordinario que te ha pasado últimamente?
“Una madre vino a mi consulta y en las cartas salió un niño enfermo. Ella me dijo que no podía caminar... yo le pregunté a las cartas, y había una situación espiritual que esa criatura venía arrastrando desde el vientre de su madre. Pregunté a las cartas por una solución, y me dicen que tengo que poner en práctica una obra espiritual, la hago, y como a los tres meses, el niño llegó caminando”.

¿Una predicción adelantada?
“Hay muchas ollas que se van a destapar por ahí. Viene un desenlace que es como una cadena. Uno va a llevar al otro, y al otro, y al otro, y cuando vengas a ver hay toda una fila de gente ahí atrás. Una ola de verdades va a salir a flote”.

 

 

Ver también en Encuentros:
- Alfonso Medina. El último romántico
- Spencer Tunick. Cómoda ante la desnudez

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso