El Universal
regresar
|
compartir
|
|EDUCACIÓN |FORO CERPE

3. Una educación que capacite para el trabajo productivo

EL UNIVERSAL
domingo 18 de noviembre de 2012

Se necesita modificar el cariz pseudo intelectualista de los estudios secundarios. Hay que incluir, desde el primer hasta el último año de educación media, tanto el área formativa de "Trabajo, economía y producción" como sistemáticas experiencias de trabajo en distintas actividades comunitarias, sociales y económicas. Se deberían sustituir las obsoletas y equívocas menciones de Ciencias y Humanidades por las de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales, pero dotando a cada una de ellas de una formación laboral específica en una especialidad, a realizar mediante pasantías acordadas en convenios en empresas públicas y privadas.

Todo adolescente, como manda la Constitución, debe culminar el nivel de educación media. Y cada uno de ellos, además de adquirir una formación cultural básica, deberá vivir experiencias de trabajo a lo largo de cinco años, si cursa la educación media general o en seis años, si cursa la educación media técnica tanto en organizaciones comunitarias y sociales como en empresas agrícolas, industriales o de servicios.
Adicionalmente a la capacitación laboral que debería introducirse masivamente en la educación media, hay que crear un Sistema Nacional de Formación para el Trabajo, integrado por el Estado, las empresas, los trabajadores organizados y las instituciones, con el fin de propulsar y coordinar una muy variada gama de políticas y acciones para la capacitación laboral, asegurándole un financiamiento consistente y una dirección compartida. Esas políticas hay que dirigirlas a varios sectores, a saber: los jóvenes que ni estudian ni trabajan; los trabajadores activos, empleados en empresas públicas y privadas; los emprendedores; los adultos desempleados.

Este Sistema debe instrumentar procesos de planificación estratégica, en concordancia con las políticas de desarrollo del país, tomando en cuenta la oferta y demanda laborales. También se debe crear un modelo que establezca estándares de competencias laborales, para orientar los procesos formativos y crear un itinerario con escalas de formación técnica, en oficios y también de nivel profesional.

Los distintos centros de formación técnica tales como el INCE, INVECAPI, la otrora denominada Misión Vuelvan Caras, entre otros podrían irse convirtiendo también en centros de producción de bienes y/o servicios, para hacer así mas realista la formación que impartan. En todo caso, debe procurarse una integración cada vez mayor entre tales centros de formación técnica y las empresas públicas y privadas. Todas las experiencias y ensayos en este campo que hayamos tenido o tengamos en el país, deben ser evaluadas como el programa "Cada empresa una escuela" o las experiencias de los centros de "desarrollo endógeno" para aprender de sus aciertos y errores.


¡Participa!
  Envíanos tus comentarios
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universalno permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Diario El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
  • Siguenos desde:
  • |
  • |
  • |