El Universal
regresar
|
compartir
|

Nacido para batear

El yaracuyano jugó con los Atléticos de Oakland (Archivo)

Marco Scutaro es un privilegiado pelotero que basa su éxito en un sólido ataque. Conecta con facilidad hacia la banda contraria (rightfield) y gracias a su poder ocasional, también puede sacar pelotas del parque.

Por: ANTONIO CASTILLO | EL UNIVERSAL
jueves 1 de noviembre de 2012

"Marco Scutaro, San Felipe, Yaracuy, Venezuela", así se presentaba el infielder criollo ante las pantallas de Tv, cuando la cadena estadounidense ESPN anunciaba el lineup de los Gigantes de San Francisco en la reciente Serie Mundial.

El orgullo le brotaba por los poros a este insigne bateador, forjado con trabajo -y a base de talento- justamente para eso, para ser un bateador de primera línea.

Nacido el 30 de octubre de 1975 en el seno de una familia liderada por su padre italiano y madre española, desde muy pequeño se inclinó por el beisbol, deporte que alternaba con sus estudios de bachillerato en el liceo Federico Quiroz.

Con 19 años firma al profesional con la organización de los Indios de Cleveland en 1994, un año después de que sufre su primera gran pérdida, la muerte de su madre, esa que le alimentaba sus sueños de ser pelotero y a la que le juró que sería uno de los mejores.

Con la tribu de Cleveland comienza a escalar categorías, apuntalado en su bate, educado y consistente.

En 1998 protagoniza su primera gran temporada ofensiva, al conectar para .316 con el Akron AA de Cleveland. Era cuestion de tiempo, el joven yaracuyano estaba a las puertas de las Grandes Ligas.

En 2002 es cambiado a la organización de los Mets de Nueva York, equipo con el que el 21 de julio se convierte en el grandeliga venezolano número 144.

Paralelamente, Scutaro juega pelota en Venezuela y en la temporada 2003-2004 se hace del título de bateo al conectar para .359 de average con el uniforme de los Leones del Caracas.

Después de los Mets pasa a los Atléticos de Oakland y de allí a los Azulejos de Toronto, donde se mantiene por espacio de dos temporadas bateando globalmente para .275 (de 1091-300).

En 2010 es contratado por los Medias Rojas de Boston, emblemática organización que incluso lo convierte en su shorstop regular, bateando .275 y .299 en años consecutivos.

Con grandes expectativas los Rockies lo contratan para la zafra de este 2012, pero el equipo de Colorado protagoniza la peor campaña de su historia y lo cede a los Gigantes de San Francisco, donde se erige en el ariete ofensivo de los californianos.

En 61 encuentros de ronda regular con los Gigantes, Scutaro esgrime un sólido promedio de .362, pero lo mejor estaba por venir.

El yaracuyano, ya con 37 años y notables claros en su cabellera, no se contentó con ser el primer venezolano en apropiarse con sobrados méritos del premio al Más Valioso de la serie de campeonato de la Liga Nacional ante los Cardenales de San Luis, sino que bateó el hit decisivo con el que los Gigantes derrotaron a los temibles Tigres de Detroit en la Serie Mundial. Casi nada.

¡Participa!
  Envíanos tus comentarios
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universalno permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Diario El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
  • Siguenos desde:
  • |
  • |
  • |