Espacio publicitario

Una misma caja para diversas expresiones artísticas

La Caja al Arte Libre inicia mañana y se mantendrá hasta el 1° de diciembre

  • CAROLYN MANRIQUE

08/11/2019 01:00 am

Música, danza, cine y el olvidado teatro infantil, son las prioridades que se establecieron en La Caja de Fósforos para el Festival La Caja al Arte Libre que inicia mañana, con el estreno de la pieza Dora, la vaca encantadora, escrita y dirigida por Ricardo Nortier. 

Simón Díaz cantó en vida la historia de la vaca mariposa y su terné. Ahora, Nortier lleva a escena el destino de ese becerrito, que con grandes dotes en el canto tuvo que mudarse del campo a la ciudad, pero allí se enfrentó a lo duro e injusto que puede ser el camino para lograr cumplir las metas. 

La historia de Dora está presentada en formato musical, en el que se mezclan temas populares en todos los géneros, desde ópera hasta música llanera. 

Con Dora, la vaca encantadora Nortier y La Caja buscan llenar el vacío de producciones infantiles que existe en el país. Luego de las cuatro funciones de este texto, el 23 de noviembre le toca el turno a Cómo miran las estrellas, que también se mantendrá en escena por cuatro funciones. 

Por otro lado, el Festival La Caja al Arte Libre cubrirá el ámbito musical con la Orquesta de Rock Sinfónico de Baruta, dirigida por Carlos Ernesto Bello, y que recorrerá diferentes éxitos del género, en un concierto que tendrá lugar mañana sábado 9, a las 5:00 pm. 

Los días 15, 16 y 17 de noviembre a las 5:00 pm, el bailarín Armando Díaz presentará Lo que no se dice, en la que plantea al público las dificultades e incomprensión que afrontan los homosexuales. 

Más allá de la danza contemporánea, La Caja le da un espacio a la danza butoh -nombre utilizado para referirse a un abanico de técnicas de danza creadas en 1950 por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikatacon- con El observador silencioso, de Juan Carlos Linares. 

Ese espectáculo se realizará en paralelo con la obra Cómo miran las estrellas, pero en el horario de las 5:00 pm. 

Para finalizar el Festival, La Caja de Fósforos se convertirá el 23 y 24 de noviembre en una sala de cine, en la que se proyectarán 15 cortometrajes relacionados con la libertad de expresión, elegidos entre más de 600 propuestas que fueron presentadas desde distintas partes del mundos. De esos 15, serán seleccionado los dos mejores. 

"Buscamos siempre hacer un teatro comprometido con la ciudad, representando un arte que sigue sobreviviendo", dice Nortier sobre esta propuesta. 

La Caja se ha dado a conocer en los últimos años por la realización de los festivales de teatro estadounidense y europeo, que cuentan con el auspicio de embajadas y otros entes; sin embargo, es difícil, según lo explicado por Nortier, promover el material nacional por la falta de patrocinio que reciben ese tipo de proyectos. 

"Nosotros queremos ofrecer un espacio para la investigación, experimentación y formación", finaliza. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario