Espacio publicitario

Los Amigos Invisibles: “Nuestra música se ha convertido en el soundtrack del exilio”

Julio Briceño, Juan Manuel Roura, "Mamel", y José Rafael Torres, "El Catire", reflexionan sobre los veinticinco años de la banda que fusiona funk, disco y acid jazz

  • DULCE MARÍA RAMOS

18/08/2019 01:00 am

Mentiras, En cuatro, Cuchi cuchi son algunas de las canciones que se han convertido en la banda sonora de la juventud y ahora del exilio de venezolanos. Con veinticinco años de carrera, diez discos de estudio, merecedores de un Grammy Latino y múltiples nominaciones en las que se incluyen el Grammy Americano, Los Amigos Invisibles sigue girando y sobreviviendo a una industria musical que ha cambiado de forma vertiginosa.

Y aunque a sus integrantes no les guste vincular su música con la política, la agrupación también vive la realidad del país de primera mano a través de sus familias y de sus fanáticos que han emigrado y asisten a sus conciertos.

Recientemente, la banda lanzó el single Tócamela, producida en los estudios Romaphonic de Buenos Aires por el legendario Cachorro López. El tema fue compuesto por Los Amigos Invisibles junto a Servando Primera, Silverio Lozada, David y Jonathan Julca, con arreglos de Cristian Moraga "C-Funk" de Los Tetas.

-Quizás, antes nadie se hubiera imaginado un trabajo de Los Amigos Invisibles junto a Servando Primera. ¿Cómo fue este proceso?
José Manuel Roura ("Mamel"): -Servando ha sido fanático de la banda desde hace mucho tiempo, siempre estuvo la inquietud de hacer algo. Aprovechando que ahora estamos instalados en Miami, se dio la oportunidad de hacer algo. Claro con todos los cambios que ha tenido la banda en los últimos años, nos hemos abierto a otra gente para que aporten con sus composiciones y nos ha parecido interesante ese intercambio y sus resultados, eso sí, siempre le inyectamos nuestro estilo: el virus súper invisible.

-Para nadie es un secreto que muchos cantantes y bandas se han rendido a los pies del reguetón o de la música urbana. ¿Han pensado en hacer alguna colaboración en estos géneros?
Julio Briceño: -Personalmente, respeto un artista como J Balvin, dentro del género urbano me parece genuino y autentico. Me encantaría que él pusiera sus ojos en Amigos Invisibles, hacer una canción híbrido urbano funky. No podemos negar que mucha gente están obstinada de lo urbano, pero es música y como todo: hay buenos y malos temas, se trata sencillamente de hacer música buena.

-Ustedes como generación han vivido los cambios que ha experimentado la industria de la música. ¿Cómo han logrado sobrevivir?
"Mamel": -Uno debe adaptarse a los cambios, no ser rebelde. La gente ahora está comprando singles no discos, sería muy arrogante quedarte en un formato y no explorar las nuevas tendencias. Por ahora, estamos experimentando este rollo de sacar singles.

-Arepa 3000 quizás sea su disco más emblemático que además marcó una a generación en los albores del 2000. ¿Cómo lo ven hoy, veinte años después?
Julio Briceño: -Me vienen muchos recuerdos. Toda la experiencia. Es bien interesante recordar lo que aprendimos sobre la simbiosis de trabajo con los productores, que en ese momento no fue la más cordial posible, pero dejó un legado interesante. No le cambiaríamos nada.

-Si algo fue determinante en su carrera fue la internacionalización.
José Rafael Torres, "El Catire": -Fue todo muy fortuito, estábamos en una época vacilando y jodiendo con la música, y de repente nos cayó un contrato. Fuimos muy afortunados, si eso no hubiera pasado hoy seríamos una banda caraqueña que sacó un par de discos y ya. Internacionalizarse es muy difícil, nosotros vivimos esa última época de oro cuando las disqueras apostaban todo por un artista. Aún tenemos ese halo de David Byrne.
"Mamel": -Hoy, quizás, las bandas pueden exponer un poco más sus trabajos a través de las redes sociales, en nuestra época eso no existía y una disquera era fundamental para darse a conocer fuera del país.

-Con la diáspora sus fanáticos venezolanos han aumentado.
"Mamel": -Es una mezcla de cosas, por un lado muchos se conectan más con nosotros por la nostalgia de país, nos hemos convertido en el soundtrack del exilio, hacemos el soundtrack del exilio. Por ese lado, es chévere llegar a un lugar y encontrar a tus paisanos. Por el otro, nos entristecen las circunstancias.
Julio Briceño: -Más allá de la música, de nuestros paisanos sentimos un cariño extra.

-¿Qué opinan sobre la xenofobia que han sufrido los venezolanos? También, ¿qué consejos le darían a sus paisanos que emigran?
Julio Briceño: -El mensaje para los xenófobos es que no emigramos por placer, muchos están saliendo por sus vidas. A los venezolanos que emigran, sencillamente, que deben dar el ejemplo, ser gente educada, trabajadora, decente, dejar la viveza criolla. Migrar no es fácil, es algo para lo que necesitas una valentía extra.

-Y finamente, ¿cómo es la ventana por donde mira Los Amigos Invisibles?
Julio Briceño: -La de la van (risas).
"Mamel": -Cada quien busca la manera de conectarse con el mundo, con la lectura, la música, la televisión o Internet. Para mí, honestamente, lo que sucede últimamente en el mundo me parece tan fuerte que prefiero desconectarme.
José Rafael Torres, "El Catire": -Aunque sé que son más los buenos que los malos, prefiero ver y juzgar el mundo desde la bondad.

@DulceMRamosR


Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario