Espacio publicitario

La interminable espera en el corazón roto de una madre

Luigi Sciamanna estrenó este viernes "La mamma" en Espacio Plural

  • JORDAN FLORES

25/05/2019 01:00 am

Italia, 1945. Una madre le escribe cartas a Mussolini para saber de su hijo, quien se encuentra en el frente y tiene dos años sin saber de él. Luigi Sciamanna trae al Espacio Plural su obra más reciente, La mamma, que estrenó ayer entre risas, lágrimas del público. 

El dramaturgo, aunque no participa en la piel de ningún personaje, escribe y dirige una historia donde se muestra el carácter cíclico del tiempo, en el que el pasado se parece al presente, y el retrato de un tirano corona un altar de santos, mientras el pueblo se consume por el hambre, y los pocos hombres que quedan lucen viejos y caminan cabizbajos, temerosos por los enfrentamientos entre alemanes y partisanos, o por la inminencia de una posible invasión de las tropas aliadas. 

Hay situaciones que resulta imposible no traspolar a lo que se vive actualmente en el país, aunque no se esté en guerra. 


Foto: Oswer Díaz

Nattalie Cortez le da vida a Adalgisa, una madre que, como muchas otras que vieron partir a sus hijos a la Segunda Guerra Mundial, no le queda ya nada en el mundo más que la paciencia, y una esperanza que se alimenta con cada carta que envía a través de Renato, interpretado por Armando Cabrera. 

A pesar de su dolor, su vida no se mantiene del todo gris por las constantes visitas del padre Amadeo, encarnado por Djamil Jassir, y de su amiga Splendora, magistral papel de Verónica Arellano que impregna de comedia el ambiente tenso con su irreverencia, sobre todo cuando juntas, ambas brujas se conjuran para intentar hacer que Lena, una joven ingenua interpretada por Larisa González, pueda ser mamá. 



El misticismo es un elemento que se manifiesta en La mamma como parte un realismo mágico que a veces toma formas inocentes, como Adalgisa y Splendora intentando ayudar a Lena con todos esos rituales y supersticiones típicos de las culturas rurales de cualquier pueblo; pero en otras, cuando lo paranormal realmente se hace presente, pueden hacer emerger los deseos más profundos y oscuros del corazón. 

La obra, en su más de tres horas de duración, es bastante densa, tanto en contenido como en tiempo. Sciamanna logra mantener cautiva la atención del público, a pesar de las escenas que se prolongan como en una espera interminable y los silencios dicen tanto como los propios diálogos. A ratos, el suspenso se alarga hasta los límites de la incomodidad, casi como un pronóstico fúnebre. 

Hasta el próximo 26 de junio, La mamma se presentará los viernes a las 7:00 pm y los sábados y domingos a las 7:30 pm, en la sala ubicada en el Trasnocho Cultural del Paseo Las Mercedes. 

@JJFlores94 


Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario