Espacio publicitario

Mempo Giardinelli: “Todo exilio es un aprendizaje”

El escritor y periodista, ganador del Premio Rómulo Gallegos en 1993, fue uno de los invitados al Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebró en Córdoba, Argentina

  • DULCE MARÍA RAMOS

14/04/2019 01:00 am

“Hacer que un pueblo lea, y que no lo haga también, es responsabilidad de los gobiernos” fue una de las polémicas sentencias del escritor Mempo Giardinelli durante su participación en el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española. También el autor reafirmó la necesidad de no seguir llamando “español” a nuestra lengua: “Se dice que el español es la lengua de Cervantes, pero los americanos podemos decir que es la de Sarmiento, de Cortázar, de Neruda, de Borges, de Benedetti y de tantos poetas”.

Giardinelli se ha movido en las aguas de la literatura y el periodismo, además durante la última dictadura en Argentina le tocó vivir exiliado en México. En la actualidad, ha sido uno de los intelectuales más críticos con el gobierno de Mauricio Macri.

-Ha dicho en varias oportunidades que en toda su vida ha sido “un animal lector”. ¿Para usted que es ser un buen lector?
–Así es, soy un animal de lectura. Y en cuanto al buen lector, en mi opinión es el que lee todo lo que puede, todo lo que se le ofrece, conoce de literatura clásica, sabe distinguir entre genios e impostores, jamás traiciona su curiosidad, y goza con todo lo que lee y por eso quiere leer más.

-Ya pronto culmina el gobierno de Macri. ¿Habrá leído alguna de sus cartas públicas? A su juicio, ¿qué ha significado para Argentina este gobierno?
–No tengo la menor idea de si ha leído mis cartas públicas, porque no sé si es capaz de leer de corrido y entendiendo. Claro que supongo que sus laderos lo habrán enterado, pero igualmente no es un asunto fundamental. Lo que me importa es que este hombre y su banda de facinerosos han arruinado mi país.

-Usted vivió la dictadura y el exilio. Con esa experiencia, ¿se valora más la democracia? ¿Cómo ve el futuro democrático de Latinoamérica?
–Todo exilio es un aprendizaje de valores democráticos, y de hecho el país que te recibe, te recibe porque está un paso adelante en materia de convivencia. Contemplar desde lejos el autoritarismo en tu patria, es también una escuela. Y respecto del futuro democrático de nuestra América hoy, el panorama es sombrío, pero si sabemos resistir con inteligencia esto pasará. Porque todo pasa.

-¿Tiene futuro Argentina?
–El futuro es una construcción perenne. Y en mi país, sí, estamos trabajando para reconstruirlo desde las ruinas. Somos expertos en ello, desdichadamente.

-¿La literatura sigue siendo el único territorio de la libertad?
–El único no sé, ni me importa saberlo. Lo que sí sé rotundamente es que la literatura es un territorio libre, democrático, en el que importa la estética y donde han germinado las mejores conductas éticas de la humanidad.

-¿Hasta qué punto un escritor debe opinar políticamente de sus gobiernos y países? ¿Están en vías de extinción los intelectuales?
–Hasta el punto que cada quien quiera hacerlo. Ni autorizado ni prohibido. Basta con ser ciudadano o ciudadana de una nación para tener el derecho y el deber de manifestar su opinión. Ahora, en cuanto a la extinción de los intelectuales, no se hagan ilusiones tontas.

-Con los avances tecnológicos, han cambiado los paradigmas de escritura y lectura; de hecho, los jóvenes usan muchas plataformas para escribir y leer libros.
–Las tecnologías siempre cambian el mundo, y no creo que para que las discutamos. Yo prefiero adaptarlas a mi conveniencia y usarlas si me son útiles. En literatura y en cine lo son.

-Hoy el periodismo se pone en entredicho con los fake news, ¿como periodista considera que se ha perdido la ética en el oficio?
–Los fake news son una tara muy grave del oficio de informar y comunicar. Es todavía un territorio en disputa, como lo es la verdad. Lo que me duele es ver a colegas que respetaba ahora convertidos en tinterillos despreciables.

-Usted fue ganador del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos (1993) con su obra Santo oficio de la memoria. El premio, desde su última edición en el año 2015, no se ha vuelto a realizar.
–Me parece una tremenda pena, porque va a ser muy difícil recuperar el prestigio. Pero no es una causa perdida y yo creo que la literatura venezolana, cuando amainen los vientos que sacuden a esa sociedad tan querida, será capaz de recuperar el que fue el premio más prestigioso de nuestra lengua.

-Si bien el cuento es juzgado por algunos como un género menor y las editoriales apuestan por las novelas, desde hace cinco años se entrega el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez en Colombia. ¿Qué le parece esta iniciativa?
–No sé quién juzga al cuento como "género menor"... Ha de ser un necio o un mal narrador, ¿no le parece? Y en cuanto a esa iniciativa colombiana, me parece estupenda. Yo fui jurado de la primera convocatoria y me consta.

-Una de las voces jóvenes literarias argentinas más destacadas es la de Samanta Schweblin. Si bien, Argentina posee una gran tradición literaria, ¿cómo ve a las nuevas generaciones de escritores de su país?
–Samanta es mi amiga y la leo con placer. Pero hay muchas otras de su generación y de las anteriores que han escrito grandes obras en los últimos cuarenta o cincuenta años. Siempre digo que la literatura argentina goza de buena salud. Lo que no es poco en un país tan enfermo.

-¿La literatura es para usted?
–Mejor decir que yo soy para ella.

-¿Qué palabra eliminaría de su diccionario personal y por qué?
–No sé, y no tengo tiempo de pensarlo ni me parece un juego interesante. Yo trato de usar todas las palabras de mi lengua, y sobre todo usarlas correctamente y para asuntos significativos.

-Y finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira Mempo Giardinelli?
–Rectangular, como casi todas en el mundo. Pero para mí lo importante no es eso, sino lo que uno ve. Y yo lo que veo, trato de escribirlo.

@DulceMRamosR 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario