Espacio publicitario

Sonya Smith: "Los niños pueden ser el mejor público"

La actriz hará teatro infantil por primera vez con la obra "La tempestad", original de William Shakespeare

  • YOLIMER OBELMEJÍAS

24/03/2019 01:00 am

Aunque en estos momentos, Sonya Smith (Filadelfia, 1971) esté a punto de estrenar la obra infantil La tempestad; de empezar una nueva gira del montaje Divinas de Daniel Ferrer; aguarde por la continuación de la serie de Telemundo Falsa identidad; y de renovar en Estados Unidos su licencia de enfermera, niega que sea adicta al trabajo.

La actriz estadounidense con corazón venezolano anclada en el imaginario de los televidentes desde que protagonizó Cara sucia (1992), prefiere calificarse de “pasionholic”, una persona que según sus palabras tiene varias pasiones y las vive intensamente. Y con semejante agenda, ¿quién puede dudarlo?

El 30 de marzo, en el Bayfront Park de Miami, Smith hará por primera vez teatro dirigido al público infantil cuando protagonice "La tempestad", original de William Shakespeare, adaptada por la compañía Shakespeare & Friends (Heli Berti, Vicente Albarracín e Irma Borges) para niños en edad escolar y para toda la familia.

–¿Qué la motivó a participar en un montaje como este?
–Acepté esta propuesta de Heli Berti porque creo que es importante fomentar la cultura teatral desde temprana edad y hacerlo de una manera que los niños puedan tener acceso a los clásicos, de una forma sencilla, lúdica, de hecho, la escenografía está integrada por una tela grande y diferentes elementos. Lo hicimos así con la intención de estimular la imaginación de los niños (...) con la tela hacemos el efecto de la tempestad.


–¿Ya había hecho teatro infantil?
–No, no había tenido la oportunidad. Había hecho piezas de teatro clásico, especialmente cuando estaba viviendo en Los Ángeles. Eso también me pareció fascinante porque es la primera vez que voy a participar en algo así. El trabajo es diferente, hay mucha interacción con los niños, eso es lo que se busca también, que se hagan partícipes de la obra, presten atención, tiene un mensaje muy bonito, que es el mensaje de la unión familiar en el sentido de que si hay una pelea, un distanciamiento, después debe venir la reconciliación, el perdón.

–Dicen que los niños son el público más difícil, ¿Eso la pone nerviosa?
–No lo he mirado así. Yo creo que tenemos un producto que le va a gustar mucho a los niños. Lo importante es que cuando uno trabaja con verdad y le pones corazón te conectas con ellos, ahí es donde está el reto, que queden cautivados con lo que estás haciendo y eso tampoco es tan difícil mientras tú los trates con respeto e inteligencia porque son muchos más inteligentes de lo que las personas piensan. Ellos entienden más de lo que la gente adulta cree, lo que pasa es que perciben de una manera diferente.


–¿Cuál es su próximo reto profesional?
–Estoy trabajando paralelamente con el director Daniel Ferrer Cubillán haciendo Divinas. Cuando estaba en México haciendo la primera temporada de "Falsa identidad", él se comunicó conmigo y me propuso hacer esta obra que fue tan exitosa en Venezuela. En abril vamos a tener una nueva temporada allá y también vamos a ir a Ecuador, Miami, y otras ciudades de Estados Unidos; incluso tenemos la idea de llevarla a Venezuela. Eso sigue en pie, pero tuvimos que cambiar las fechas varias veces por razones obvias. También ahorita estoy esperando la segunda temporada de Falsa identidad.

–¿Se considera adicta al trabajo?
–Me encanta mi trabajo. Me siento muy bendecida y agradecida porque es un trabajo que me permite llegarle a mucha gente, crear y jugar. Yo creo que todos los actores tenemos eso, esa parte lúdica bien desarrollada y llevo muchos años haciéndolo. La actuación es una carrera en la que constantemente estás innovándote, cambiando, estudiando, y haciendo personajes diferentes. Aparte, hay momentos donde no hay trabajo y, a veces, eso es lo difícil de la profesión. Por otra parte, en 2016, me gradué de enfermera y siempre estoy renovando mi licencia y haciendo talleres para mantenerme al tanto de lo que está pasando, pero me fascina. Sí soy workholic aunque no me considero workholic siempre estoy ocupada en algo. Yo diría que soy pasionholic. Tengo varias pasiones que me gusta hacer y cada vez que tengo la oportunidad, las hago. En la vida, uno constantemente tiene que estar aprendiendo. Nunca es tarde para aprender algo nuevo. Mucha gente dice: “ay, ya estoy grande”. No, esa frase no existe en mi vocabulario. Uno siempre puede aprender algo nuevo, todos los días es un momento para comenzar, para ser mejor, para salir adelante (...) son una nueva oportunidad.  

–Envíele un mensaje a Venezuela.
–Yo llevo muchos años fuera de Venezuela. He viajado poco, más que todo por cuestiones de trabajo, pero tengo amistades que viven todavía allá, entre ellas, mi comadre, que es como mi hermana, así que siempre estoy al tanto de las cosas que están sucediendo (...) Aunque yo no haya nacido en Venezuela, la amo, es mi país, le abrió las puertas a mi familia, a mí en todos los niveles. Me siento tan venezolana como cualquier otra persona que haya tenido el privilegio y la bendición de nacer en Venezuela y yo sé que las cosas van a mejorar y no solamente a mejorar, se van a poner tan bien o hasta mejor que antes. Yo creo que el pueblo venezolano está llegando al límite después de haber tolerado tanto y tanto tiempo. Vamos a tener la oportunidad de reconstruir el país, estemos donde estemos. @yolimer

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario