Espacio publicitario

Mujeres de ayer y de hoy

  • EDGAR MORENO-URIBE

14/06/2018 01:00 am

Por esas gratas cosas que suelen ocurrir, no siempre, en el ámbito del teatro venezolano, hacen temporada en las salas Rajatabla y Alberto de Paz y Mateos sendos espectáculos basados o inspirados en los textos de Eurípides, Esquilo y Sófocles. Nos referimos, pues, a la vibrante y estremecedora puesta en escena de la contemporánea “Medea del olivar” de la dramaturga uruguaya Mariana Percovich, por parte de Marisol Martínez, y un ambicioso espectáculo músico, dancistico y teatral “Troyanas nuestras”, creado y dramaturgizado por Costa Palamides.

Para “Troyanas nuestras” se ensamblaron las piezas griegas “Troyanas”, “Hécuba” y “Agamenón” con diferentes estructuras dancísticas y rituales de la cultura popular venezolana, como los Turas, Vasallos de la Candelaria, Diablos Danzantes de Naiguatá, Tamunangue larense y Cantos a San Juan, todo esto con poemas y textos de poetas y dramaturgos latinoamericanos y venezolanos como Ramón Palomares, Pablo Neruda, Cintio Vitier, Gustavo Pereira, Marco Antonio de la Parra, Elio Palencia, Peky Andino Moscoso, Jose Antonio Ramos Sucre, Eugenio Montejo, Aime Cesaire, Luis Alberto Crespo, Blanca Varela, Luis Pales Matos y Eduardo Galeano entre otros. Fragmentos de intelectuales quienes redimensionaron los mitos griegos como también la palabra de grandes poetas de nuestro continente, musicalizados por su hermano el compositor Pantelis Palamides. 

Nuestras Troyanas 

“Troyanas nuestras” es un explosivo hibrido teatral con los personajes griegos que muestran a esas mujeres conquistadas, esclavizadas, desplazadas, martirizadas y explotadas en tierra extranjera, que calza sin duda alguna con una visión “nuestramericana”, ha dicho Costa Palamides.

Hay recordar que originalmente “Troyanas nuestras” fue estrenada durante la temporada 2017 de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) con su elenco estable y era una adaptación dramatúrgica de cuatro piezas fundamentales del teatro trágico griego, a saber: “Troyanas” y “Hécuba” de Eurípides, “Agamenón” de Esquilo y “Electra” de Sófocles .Pero que para su temporada del 2018 fue reformulada gracias a un equipo creador liderizado por Carmen Ortiz en la coreografía, Gerónimo Reyes en la iluminación, Pantelis Palamidis en la composición musical de 20 canciones originales, Julia Carolina Ojeda en la maestría de canto, Lina Olmos en el diseño de vestuario y Caremilys Artigas en el concepto escenográfico. 

Costa reitera que está muy orgullosos de representar ahora “Troyanas nuestras” en el Teatro de Alberto de Paz y Mateos, gran amante de la tragedia griega, quien en 1955 montó la primera “Electra” de Sófocles en Caracas y además llevó a escena piezas importantes de quien fuera su maestro: Federico García Lorca, que el pasado 5 de junio se cumplieron 120 años de su nacimiento. Y subraya esto porque en “Troyanas nuestras”, uno de los momentos más desgarradores de Andrómaca tiene la rúbrica poética del gran Federico: "Si tu oyeras a la amarga adelfa sollozar, ¿qué harías, amor mío? Suspirar. Si tú viera que la luz te llama cuando se va, ¿qué harías, amor mío? Pensaría en el mar. Si yo te dijera un día, te amo, desde mi olivar. ¿Qué harías, amor mío? Clavarme un puñal”.

En este esfuerzo creativo de los hermanos y Palamides ahora están acompañados por un valioso elenco donde participan veteranos y jóvenes profesionales como Aura Rivas, Francis Rueda, Ludwig Pineda, Luis Domingo González, Livia Méndez, Maria Alejandra Tellis, Citlaly Godoy, Marxlenin Cipriani, Marcela Lunar, Jean Manuel Pérez, Arturo Santoyo, Costa Palamides y Yordano Marquina, pertenecientes el elenco estable 2018 de la CNT. 

Su director y versionista Costa Palamides dice que le regocija realizar esta temporada de “Troyanas nuestras” porque eso significa que la CNT si está creando un repertorio teatral de primer nivel. “Debo decir que la fusión escénica de tragedias clásica, como son “Troyanas”, “Hécuba” y “Agamenón” se hizo esta vez para su participación el Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018 con un lleno absoluto en el Teatro Principal. No podemos olvidar que el público ha sabido apreciar el contenido de identidad nacional puesto que en esta obra se sincretizan diferentes tradiciones dancísticas y rituales venezolanas”. 

El montaje de esta segunda temporada en Caracas hizo necesario una reformulación con las actrices y actores del elenco estable la Compañía Nacional de Teatro y también se ha conseguido adaptar nuevas marcas temporales y espaciales. La principal premisa ha sido mantener un repertorio para consiguientes representaciones en circuitos teatrales y festivales nacionales e internacionales”.

Medea uruguaya  

La Medea, según la autora Mariana Percovich, cuenta las vicisitudes de una humilde mujer, una campesina que asesinó a su hija mientras dormía, para saciar sus celos porque su marido la ha abandonado para irse con otras mujeres. Es un suceso que ocurrió en Cerro Chato, Uruguay, el cual ha sido transformado en toda una tragedia. Ahí, gracias a la sencillez del dispositivo y sus movimientos se convierte en un rancho móvil, el cual busca acercar al público a las contradicciones que implica ahogar la propia creación. El elenco está conformado por un colectivo de investigación, un grupo de artistas independientes de reconocida trayectoria como Marisol Martínez, Hany Rivera, Sandra Moncada, Randimar Guevara y Luz Dary Quitian.

Podría reiterarse que es todo un crimen pasional, según una visión posmoderna, de Percovich, que le debe mucho a Seneca, Eurípides y Henar Muller, cuyos textos plasman la historia de la asesina confesa de Cerro Chato (Uruguay). Ahí se enseña como la madre, Medea, mata por venganza, la historia de la traición, del desamor de Jasón. La puesta en escena es un tránsito por lo femenino, desde lo femenino, por el sexo, por nuestra realidad, por el delirio. Es, pues, un montaje sencillo pero convincente de como la dramaturgia griega sobrevive a través de los tiempos y permite alteraciones para que sea más acercada a los públicos de América latina. Una muestra además del talento de la directora Marisol Martínez.

Figuras místicas  

Figuras místicas Y mientras aquí en Caracas se disfruta de estos dos montajes, la directora española Carme Portacelli, quien montó “Troyanas” en Europa, asegura que “es evidente que los mitos griegos siguen haciendo oír su voz en la sociedad: en la pintura, en las representaciones teatrales, en la literatura. Sus figuras míticas, con el transcurso de los siglos, adquieren nuevos rasgos, por parte de los autores, al situarlos en la sociedad en la que vivimos”.

Ella afirma que las tragedias muestran un orden y la relación entre el individuo y la sociedad, entre el orden individual y el colectivo. Muestran ese pecado contra el bienestar social que ha creado el individuo cuando se deja llevar por sus sentimientos más brutales, sus miedos, su arrogancia, sus celos...“Hoy seguimos viendo cómo las mujeres son seres de segunda categoría a las que no importa excesivamente lo que les suceda: después de cada guerra, e incluso durante la guerra y sin guerra, a las mujeres se las viola reiteradamente, se les falta al respeto, se las maltrata sin ningún respeto, sin ni siquiera temor a las leyes que prohíben la violencia... No pasa nada, sus problemas, sus sufrimientos siempre quedan en la cola, siempre hay problemas más importantes: los niños, el hambre, los refugiados...” 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario