Espacio publicitario

¡Prognosis para el miedo!: ¿Y?

MIGUEL BAHACHILLE M. Mientras el gobierno irrumpe en todos los medios para “popularizar los éxitos sociales de la revolución”, la desdicha personal circunda todos los espacios habituales del ciudadano.

  • Diario El Universal

16/04/2018 05:00 am

MIGUEL BAHACHILLE M.

Mientras el gobierno irrumpe en todos los medios para “popularizar los éxitos sociales de la revolución”, la desdicha personal circunda todos los espacios habituales del ciudadano. El aliento gubernativo incapaz de formular prognosis verosímiles se ha especializado en trapichear con los conflictos. Aquellos cuya atención competen al ámbito estatal quedan a merced del vecino que siente cómo se malogra su estándar de vida. El parte oficial, disperso y carente de obras, provenido de diferentes parcelas con mandos, revelan el desorden y la ineptitud de la revolución. La prognosis para el progreso no existe porque no hay quien la esboce. La evocación del espíritu de Chávez es el único refugio recurrido ante tanta ineptitud.

Los tutores “del proceso” no quieren, o no les conviene, entender que las obsesiones trasfiguradas en ideologías se conciernen con épocas pasadas. El doctor en leyes, economista y sociólogo francés, Jean Fourastié (1907-1990), repite que “una sociedad puede ser conceptuada rica cuando se declara tolerante a priori”. El sumario cubano se enmarca en la antítesis del pensamiento de Fourastié. El sistema comunista no es tolerante ni requiere de prognosis porque nunca ha gravitado en concebir el progreso sino en instituir “modelos de contención” para someter a la población a rigurosos procesos de dominio como por ejemplo con el control de la comida. ¿No ha sido ese el designio del chavismo desde el inicio? ¿No es la instauración de la pobreza la única prognosis cumplida hasta ahora?

El éxodo masivo es sin duda “lo más conveniente” para el gobierno. Algunos provocadores sostienen que el éxito de la revolución se lograría con menos escollo gravitando sobre la posición pasiva del venezolano que “huye en vez de confrontar”. Nada más sombrío que la expresión de algunos: “esto no tiene remedio”. El sociólogo y futurólogo alemán Olaf Helmer (1910-2011) plantea que la posición fatalista según la cual el futuro no es modificable está siendo abandonada a nivel mundial. Que por contrario, cada día se plantea una multiplicidad de futuros posibles asentados por la decidida intervención ciudadana. En otras palabras, solo la interposición de cada venezolano puede influir en el futuro que anhelamos.

Como el régimen carece de prognosis para el progreso, se consagra a regar el miedo como forma de contención social. Las declaraciones de la señora Delcy Rodríguez respecto de la renuencia oficial de “dejar el poder” se inscribe en la línea del miedo. Incluso agregó que “los venezolanos podrán morir de hambre, pero el régimen de Nicolás Maduro seguirá en pie”. En otras palabras, se busca que la prognosis del miedo se apodere de la psiquis colectiva y deje a la imaginación de cada quien cómo será el mañana.

La habilidad para comerciar con el futuro es un rasgo malvado de los sistemas comunistas. Encuestas ficticias, mensajes vacíos, represión y, lo peor, garrafal escasez, son impuestas como partes ineludibles de “la patria feliz”. La paz y tranquilidad reinarán en Venezuela no obstante estar rodeados por naciones hostiles a la revolución bonita propiciada por el líder eterno. La patria sin pan es una ficción. La gente está saturada de chácharas infructuosas mientras los conflictos se preservan en el vacío sin respuestas asertivas. Veamos:

El camino que conduce al paraíso no lo ha de mostrar la predicción científica en manos del capitalismo. El socialismo no requiere del ello. Proyectos, tecnologías, orden estatal y comercio libre para nada fueron necesarios en Cuba y hoy es el país más feliz del mundo en el que no hay conflictos. Así pues ¡muera la prognosis científica de la burguesía y viva el igualitarismo socialista! ¿Transigiremos con eso?

miguelbmer@gmail.com

@MiguelBM29

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario