Espacio publicitario

Familia en salida

Es muy hermoso cómo Jesucristo transforma el corazón del creyente, y lo pone “en salida”. Y la primera dimensión del servicio es la familia: constructora de una sana sociedad

  • FERNANDO CASTRO AGUAYO

08/11/2019 05:00 am

“… al contemplar tantas personas con problemas… uno observa … familias en conflicto, ausencia de padres, madres sin estabilidad en sus relación, ya casi sin fuerza para levantar a sus hijos…” 

Esta semana en Venezuela se inició el Programa “Abrazo en Familia”. “La familia constructora de la sociedad” es su lema. Es vital porque con familias estables la sociedad está bien firme, asentada. El compartir entre familias con motivos diversos: unos buenos y otros adversos, llena tanto el espíritu, enriquece y nos da ocasión de servir a otros. Recuerdo que estando pequeño las familias del lugar se conocían y se ayudaban de mil maneras, siempre con gentileza y generosidad. 

En este momento, al contemplar tantas personas con problemas: privados de libertad, muchos muy jóvenes; familias en conflicto, hijos que no conocen a sus padres, madres sin estabilidad en sus relaciones, ya casi sin fuerza para levantar a sus hijos; jóvenes adictos inmersos en la droga, el juego o el alcohol; uno observa un denominador común: familias disfuncionales. 

Francisco nos habla de una Iglesia “en salida”. Es decir, capaz de “primerear” es decir llenarse de iniciativas para encontrar a los hombres; capaz de “involucrarse” que se acerca si es preciso hasta “lavar los pies a los discípulos”; capaz también de “acompañar”, es decir, de comprender las diversas situaciones de la vida y los procesos que conlleva y capaz de “celebrar”, es decir, festejar cualquier pequeño paso en la evangelización (cfr. La Alegría del Evangelio, 24). 

Cuando Jesucristo entra en el corazón surgen las mejores disposiciones para “primerear” y surgen iniciativas de ayuda y acompañamiento a otras familias en situaciones diversas de la vida. A eso nos impulsa la fe. Es muy hermoso cómo Jesucristo transforma el corazón del creyente, y lo pone “en salida”. Y la primera dimensión del servicio es la familia: constructora de una sana sociedad. Un buen ejercicio será cómo puedo concretar acciones y procesos para secundar este impulso de Dios ¡Es fundamental! 

fcastroa@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario