Espacio publicitario

Bolivia, el momento crucial

Ante los ojos del mundo, el gobierno de Morales saltó una norma, y no cualquiera, sino una crucial para la democracia de su nación. Una acción que amenazaba con incendiar la pradera. Y lo ha hecho...

  • DAVID UZCÁTEGUI

08/11/2019 05:00 am

Como si de una operación realmente programada se tratara, la inestabilidad latinoamericana que hemos observado en las últimas semanas sigue subiendo la temperatura. Y en esta ocasión vamos a hablar de Bolivia, otra nación estremecida por acontecimientos recientes. 

El terco empeño de su gobernante, Evo Morales, por permanecer aferrado al poder, ya venía encontrando sectores adversos cada vez más crecientes desde hace rato. Sin embargo, los sucesos que rodearon al más reciente proceso comicial parecen haber sido la gota que definitivamente derramó el vaso, y lo que podría conducir a unos acontecimientos sin retorno. 

Y es que Bolivia vive desde hace más de dos semanas bajo incesantes protestas, después que la oposición y movimientos cívicos denunciaran un fraude en el recuento de votos a favor del presidente, al que el órgano electoral dio como vencedor en primera vuelta para un cuarto mandato consecutivo. 

Sin embargo, aquí existió una grave irregularidad, de cara a lo que establecen las leyes bolivianas. Las elecciones generales se realizaron el 20 de octubre pasado, no solamente para elegir al presidente y vicepresidente del Estado Plurinacional, sino también a sus 130 diputados y 36 senadores de cara al período gubernamental 2020-2025. 

El 25 de octubre el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia dio a conocer los datos del 100 por ciento del conteo, otorgando al partido Movimiento al Socialismo, de Morales, el 47,08% de los votos, mientras que Comunidad Ciudadana, del candidato opositor Carlos Mesa, sumó 36,51% quedando descartada así una segunda vuelta. 

Pero resulta ser que las normas bolivianas establecen expresamente que, en caso de que ningún candidato alcanzara el 50% de los votos válidos o -habiendo superado el 40%- tuviese una diferencia de 10% o más sobre el segundo, el eventual balotaje para la elección presidencial es ineludible y estaba previsto que se realizaría el 15 de diciembre de 2019. 

Detonador de las protestas
Todo esto sucedió después que el candidato opositor Carlos Mesa había anunciado que ya era inequívoco el escenario de una segunda vuelta, tras lo cual se suspendió el conteo de votos con el 84% escrutado. Los opositores alegan que dicho conteo se suspendió justamente porque la segunda vuelta era ineludible, como lo confirman las cifras finales. Por si fuera poco, el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral, Antonio Costa, renuncia públicamente al considerar que es una irregularidad inaceptable la suspensión del conteo. Es este el escenario que detona las protestas. 

Ante los ojos del mundo, el gobierno de Morales saltó una norma, y no cualquiera, sino una crucial para la democracia de su nación. Una acción que amenazaba con incendiar la pradera. Y lo ha hecho. 

Es por ello que, en los últimos quince días, la nación suramericana ha vivido intensas manifestaciones exigiendo en primera instancia la segunda vuelta, pero también la renuncia de Morales, ante un hecho que es considerado inaceptable por buena parte de los bolivianos, quienes han chocado en las calles con los partidarios del mandatario cuestionado, en manifestaciones a favor y en contra que han hecho perder la paz al país. 

Pero los enfrentamientos no se han dado solamente en las calles. El Colegio de Abogados de la combativa región opositora de Santa Cruz presentó ante el Ministerio Público de ese país una denuncia penal contra los cinco vocales del Tribunal Supremo Electoral. 

Los abogados acusan a estos vocales de haber incurrido en delitos electorales como la doble o múltiple inscripción, la falsificación de documentos o uso de documentos falsificados, la manipulación informática, la alteración y ocultación de resultados, alteración o modificación del padrón, así como de las actas electorales. 

Todo esto es mucha más leña que contribuye a alimentar un fuego que, al día de hoy, no da señales de pretender apagarse. 

Los imprescindibles
Lamentablemente, Evo Morales es otro representante del populismo que le ha hecho tanto daño a Latinoamérica. Se ha erigido a sí mismo como un caudillo más, de esos que pretenden hacerse los imprescindibles, con el fin de eternizarse en el poder, saltando no solamente las leyes de sus respectivas naciones, sino también las más elementales normas de la democracia. 

Hoy, importantes actores de la comunidad internacional condenan la obvia irregularidad de haber confiscado al país el derecho a la segunda vuelta, cuando no hubo manera de ocultar que los números no les daban. 

Morales se coloca así en un escenario de enorme complejidad. Ha logrado torear por años el creciente descontento y rechazo ante su tozuda decisión de no entregar el gobierno, pero las cartas para jugar se le acaban. 

¿Podrá Bolivia hacer valer la justicia en esta delicada situación? El continente observa, porque la suerte de uno afecta a todos.

duzcategui06@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario