Espacio publicitario

Hablemos de suicidio

Hoy no podía dejar de pasar por aquí sin la responsabilidad de decirle que no tema, converse sin pudor de sus ganas de morirse. Más vale la vida. El sufrimiento psicológico es reversible

  • JONATHAN REVERÓN

22/10/2019 05:00 am

Se trataba de mi primera visita a Suiza. Para ser más específico, había llegado a Lucerna. Todavía me recuerdo asombrado por el silencio absoluto y las apacibles formas que se exhibían como tarjeta de presentación de una latitud hasta entonces desconocida y que llenaba con expectativas basadas en los estereotipos que oímos sobre lugares que nos parecen muy lejanos. 

Amanecía y el cadáver estaba cubierto por una sábana, no había rastros de sangre y su perímetro angosto se encontraba custodiado por tres policías que –jamás lo olvidaré– se reían despreocupados a las puertas de mi hotel. Yo era el único estupefacto. Mi segundo asombro era ese, hay un cadáver y tres policías haciendo chistes alrededor de un hombre que operó como muchos suelen hacer. “Pagó por una habitación de hotel y planificó su última noche”, me dijeron en la recepción. 

Hasta entonces mi contacto más diáfano con la muerte era la tragedia de Vargas, y aquello era Suiza donde todo era bello, limpio, intacto, además eran días de pascua. Los problemas sociales parecían no transpirar. 

Han pasado diez años de esa visita y la tasa de suicidio en ese país sigue disminuyendo, sin embargo no deja de preocupar a nivel mundial ¿Estadísticas y números? No creo que valgan la pena para la finalidad de este artículo. Entre usted a la web de la experta Organización Mundial de la Salud que nos reporta desde hace un tiempo en términos de epidemiología. 

Resistencia ante la adversidad
Llego a estos párrafos conmovido por una charla de salud mental laboral con énfasis en reconocer que al contexto global tenemos que sumarle nuestra condición heroica de resistencia ante la adversidad. Escribo esto a partir del testimonio de dos compañeros de trabajo que rompieron con el “hechizo” de la depresión a través de sus más efectivo y primordial conjuro: hablar, profundizar en su autoconocimiento. 

Narrar la voluntad de morir nos aleja del precipicio, y estimular esa práctica acercándonos a quienes intuimos en un túnel sin salida es la primera parte de la preservación y próxima valoración de lo que significa estar conscientes de la vitalidad. Tomé algunas notas de la charla que nos explicó la importancia de construir espacios seguros y de protección en la oficina, donde quienes afortunadamente pertenecemos al mercado laboral pasamos mayor parte de nuestro tiempo. 

No debemos “normalizar”
Subrayé, cosa que es cierta, que una palabra motivante promueve la rehabilitación de alguien que como tantos puede estar acostumbrado a la tristeza que nos rodea a diario y que no debemos “normalizar”. Muy posiblemente usted se encuentre ante una sobrecarga de trabajo que agota sus funciones cognitivas, eso es significativo y delicado, pero también lo es perder el sentido que tiene su labor en la empresa. 

Ningún salario alcanza, cualquier esfuerzo por producir dinero pudiera parecer insuficiente. Por otra parte también existen labores que nos dan “salarios emocionales”, los que dan certeza de que lo que hacemos aporta en el mundo real una acción constructiva para el futuro de reconstrucción y rescate que le depara a la nación. 

Hoy no podía dejar de pasar por aquí sin la responsabilidad de decirle que no tema, converse sin pudor de sus ganas de morirse. 

Más vale la vida. El sufrimiento psicológico es reversible y es un viaje del que regresamos fortalecidos y listos para el siguiente golpe. 

 That´s life also, Joker. 

@elreveron 

elreveron@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario