Espacio publicitario

Los ojos sobre Ecuador

Lo más complicado de toda esta historia, tan breve como intensa, es sin duda el análisis del gesto de Moreno. Sí, fue él quien cedió para llegar a una solución, y esto tiene dos lecturas...

  • DAVID UZCÁTEGUI

18/10/2019 05:00 am

Tras un par de semanas en profunda tensión interna y con los ojos del mundo encima, Ecuador vio llegar una solución momentánea a un conflicto interno que tuvo a todo el continente atento a su suerte. 

 Sin embargo, no es para cantar victoria. La tensión se mantiene en el ambiente y hay quienes temen que sea peor el remedio que la enfermedad, no sin razón para ello. 

En esta oportunidad, el presidente Lenin Moreno dio su brazo a torcer, por el bien y la paz de la nación. Sin embargo, hay numerosos matices dignos de análisis en lo sucedido. 

En primer lugar, vamos a introducirnos en el contexto: ¿qué fue lo que sucedió en la nación andina para que se incendiara la pradera? 

Todo comenzó el día primero de este mes de octubre, cuando Lenín Moreno, anunció que dejaría de subsidiar los combustibles más baratos y más utilizados debido a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que proporcionaría 4.200 millones de dólares en ayuda; a cambio de medidas de austeridad económica. 

Sin embargo, las alzas para nuevas tarifas de combustible escalarían hasta un 123% y ello llevó a protestas de calle, que hicieron que ya para el día 3 se decretara un estado de emergencia por 60 días. 

Para el día 6 de octubre, la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) anuncia a su vez su propio estado de emergencia y marcha hacia Quito. Tras inquietantes incidentes en la sede del Parlamento nacional, el Ejecutivo se vio obligado a decretar un toque de queda nocturno.

Incluso, Moreno se encontró forzado a tomar la decisión de mudar el gobierno a la ciudad de Guayaquil, una previsión que está plasmada en la Constitución ecuatoriana, pero que sin duda indica el alcance de la crisis. La confrontación escaló hasta un paro nacional el día 9. 

El domingo 13 finalmente decidió derogar el decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles para que cesaran las protestas. Este martes 15 entró en vigor la derogación, por lo que los precios volvieron a las tasas existentes antes de esta medida. 

Finalmente, el mismo día, Moreno regresó al Palacio Presidencial de Carondelet, ante una multitud que lo acompañó, tras haber permanecido el recinto acordonado por varios días para contener a los manifestantes contrarios a su gestión. 

Heridos y detenidos
Las protestas dejaron ocho muertos según la Fiscalía, aunque el Gobierno dice que son seis, además de unos 1.500 heridos, entre ellos 435 policías y 1.192 detenidos. También quedó dañado buena parte del mobiliario urbano de Quito, 108 patrullas y 42 ambulancias. 

Lo más complicado de toda esta historia, tan breve como intensa, es sin duda el análisis del gesto de Moreno. Sí, fue él quien cedió para llegar a una solución, y esto tiene dos lecturas. 

La primera, que logró bajarle la temperatura al conflicto. Evitó mayor pérdida de vidas y una escalada compleja de la situación, que amenazaba con derivar hacia consecuencias mucho más lamentables de las que ya se registraron. 

Sin embargo, hay otra lectura. ¿Dio Moreno muestras de debilidad? ¿Se dejó chantajear? Desde esta óptica, el mandatario simplemente está corriendo la arruga, posponiendo un conflicto que volverá a reflotar más temprano que tarde y que no será controlado en realidad hasta que no se aborde frontal y totalmente. 

Quedará para la historia evaluar la trascendencia de su gesto, con el cual aparentemente salvó –por el momento– la frágil democracia ecuatoriana; pero por otro lado asume una actitud de ojos vendados ante la imposibilidad de mantener subsidios a los combustibles sin comprometer la viabilidad económica del país. 

Otra arista a considerar es cómo reaccionará el FMI, con quienes ya se había comprometido una negociación. Obviamente tocará reprogramar todo, pero ahora queda del lado del organismo multilateral el reajuste de su posición. Y Ecuador, sin duda, necesita de ellos en este momento. 

Finalmente, fue lamentable que oportunistas políticos intentaran pescar en río revuelto. El expresidente Rafael Correa trató de surfear la ola del descontento contra Moreno, pretendiendo convertir el caos en su trampolín para relanzarse a la primera magistratura. Sin embargo, la confederación indígena marcó temprananente distancia con él y muchos recuerdan los conflictos que esta organización tuvo con la administración correista en tiempos no muy lejanos. 

Un aspecto adicional que se mantiene como una bomba de tiempo, es que el país dio claras muestras de estar dividido en dos potentes sectores que pueden chocar a futuro, aunque evitaron hacerlo en esta coyuntura. 

El Ecuador de la sierra, de los agricultores, frente al otro, al de la costa, al que mueve la economía. Guayaquil, que le dio sede temporal al gobierno de Lenin Moreno y Quito, que se encendió en protestas. Vino la calma, por fin. Pero, ¿por cuánto tiempo? 

duzcategui06@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario