Espacio publicitario

Diáspora venezolana

El éxodo de venezolanos como consecuencia del mal manejo económico, comenzó desde el despido masivo de los ejecutivos petroleros y se ha profundizado con la debacle del valor del valor de la moneda

  • EDGARD ROMERO NAVA

11/09/2019 05:00 am

El éxodo de venezolanos como consecuencia del mal manejo económico del país, comenzó desde el despido masivo de los ejecutivos petroleros y se ha profundizado y extendido con la debacle del valor de la moneda. Desde la desaparición del bolívar a 4.30 por $ no se ha podido establecer una la política cambiaria permanente. Aunque hubo dos correcciones aplicadas con éxito, luego se retrocedió por inesperados aumentos de los precios petroleros. Insistiendo en el pernicioso control de cambios y de precios. Nunca se logró un acuerdo político nacional en materia cambiaria. 

Sometiendo al país a una severa inestabilidad y desconfianza económica. Lo inexplicable es que en las épocas de mayor bonanza de ingresos petroleros lejos de transformarse en importantes reservas en divisas terminamos con grandes deudas. 

El mensaje populista que expresa que poseer petróleo, es ser rico y que el petróleo es soberanía, ha conducido a México y a Venezuela a ser países cerrados a la inversión internacional. Hoy EEUU, en su territorio, es el primer país productor de petróleo del mundo, 2 millones arriba de Arabia Saudita y de Rusia. El populismo de la denominada 4ta. República y del Socialismo del Siglo XXI, terminó por convencer, a una parte importante de nuestra población, de que el hecho de haber nacido o vivir en Venezuela, implica que las obligaciones son solo para los gobiernos y no para sus ciudadanos. 

Se promulgaron instituciones populistas que garantizan trabajo, salud, vivienda y educación... y se establecieron escasos deberes a los ciudadanos. Bajos salarios públicos y pocas exigencias para el desempeño de un cargo, más allá del carnet del partido, promovieron las coimas y corrupción y fueron destruyendo los principios éticos de méritos y de concurso de credenciales. 

La frase, robar no es malo, aunada a la desidia y la corrupción contaminó parte de la ciudadanía. La diáspora empezó con los petroleros, luego, médicos, ingenieros... perdiendo el país por esta fuga de cerebros no solo sus ciudadanos competentes sino billones de dólares que costó su preparación. 

Ex Pte. Fedecámaras,Consecomercio y Cámara Petrolera de Venezuela 

@eromeronava

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario