Espacio publicitario

Economía: Lecciones de India a Venezuela

Los agentes económicos reaccionan a incentivos, no desaparecen, mueven sus organizaciones hacia actividades económicas más rentables y con claras reglas de juego

  • ALBERTO JOSE HURTADO B.

24/08/2019 05:00 am

Como toda economía en vías de desarrollo, la India requirió de un esfuerzo gubernamental y ciudadano para iniciar una senda de crecimiento económico que la acerca a los niveles de bienestar, siempre mejorables, que tiene hoy en día. Necesitó del esfuerzo público para rectificar a tiempo, así como de la acción privada para reaccionar de manera racional a incentivos. De esta experiencia se desprenden valiosas lecciones que servirán para recuperar la economía venezolana. 

Desde el segundo plan quinquenal, ejecutado a mediados de la década de 1950, los formuladores de políticas económicas de India se han esforzado por expandir la capacidad manufacturera del país. Pero la rigidez de las leyes utilizadas, las grandes barreras creadas para la salida del sector, y las limitaciones generadas por la normativa laboral (por ejemplo, la reducción del número de trabajadores en empresas de 100 a 300 empleados requiere la aprobación del gobierno), auparon a las empresas a permanecer pequeñas e informales y han impedido el desarrollo pleno de la actividad manufacturera. A la par, dicha normativa facilitó la consolidación de las actividades de servicios intensivos en factor trabajo y de la agricultura, actividad económica que aún aglutina una gran cantidad de mano de obra de la economía india. De esta manera, queda como primera lección que los agentes económicos reaccionan a incentivos, no desaparecen, mueven sus organizaciones hacia actividades económicas más rentables y con claras reglas de juego. 

Situación similar se vivió con el sistema financiero, que reúne actividades económicas de elevada importancia dentro de una economía. Y aunque India por mucho tiempo ha tenido mercados de renta variable que funcionan bien, su mercado de bonos corporativos ha sido débil, y el sector bancario ha evidenciado problemas de gobernanza y rentabilidad. Esto obligó al gobierno de India a poner en práctica el nuevo Código de Insolvencia y Quiebra, en 2016, y la enmienda a la Ley de Regulación Bancaria, en 2017, para lograr: a) que las empresas con dificultades financieras encuentren una solución o salida de manera temporal a sus compromisos; b) facilitar el manejo de activos riesgosos dentro del sistema bancario; y c) incentivar la emisión de bonos corporativos para el financiamiento de las actividades productivas. Y aunque todavía está pendiente relajar las restricciones cuantitativas sobre la inversión de instituciones como las compañías de seguros o los fondos de pensiones, además de definir las reglas que regirán el uso de las últimas innovaciones financieras (criptomonedas, biopago, entre otras), queda como segunda lección que ninguna economía puede crecer con un sistema financiero atomizado como consecuencia de normas y leyes que suponen que toda inversión es especulativa. 

Y finalmente, hoy India se encuentra en medio de un conflicto comercial con Estados Unidos, situación que implicó el aumento de los aranceles a la importación de algunos bienes, incluidos muchos insumos provenientes de Estados Unidos, China y Europa. Esta coyuntura geopolítica internacional amenaza la actividad exportadora de las empresas indias y su capacidad para participar en las cadenas globales de valor (CGV). Por ende, tanto para India como para Venezuela, será fundamental entender que además de la productividad y las economías de escala que se desarrollan al producir hacia el mercado mundial, la participación en las CGV genera altos niveles de valor agregado y empleo a nivel doméstico. En la actualidad, una mayor integración de las industrias nacionales en las CGV es fundamental para el éxito de toda economía. 

@ajhurtadob

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario