Espacio publicitario

La sirenita futbolista

Merecen ganar más dinero por una sola razón: porque ¡no fingen faltas!, y cuando las reciben (de verdad) no lloriquean y se revuelcan como un hombre, sino que se levantan y siguen jugando...

  • JORGE SAYEGH

12/07/2019 05:00 am

Esta última semana hubo dos noticias “frívolas” que levantaron mucha polémica. La nueva versión de la Sirenita negra de Disney y las campeonas mundiales de fútbol. La primera es un caso muy curioso de prejuicio racial encubierto por una absurda exigencia de “purismo histórico” para con una fantasía de Hollywood. Total, se trata de un cuento de hadas -no de un tratado antropológico- y las versiones de Disney nunca son fieles al original. En la de dibujos animados había una bruja-pulpo de piel azul, ¿por qué no puede haber una mujer-pez con piel negra? Por cierto, hasta el momento de escribir estas líneas, ni un solo danés paisano de Andersen se ha manifestado ofendido. 

El caso de las futbolistas estadounidenses es un asunto más realista. Las campeonas exigen mejor promoción mediática y mayor sueldo. Así que han hecho algo muy gringo: demandaron a la federación por discriminación salarial de género. Su principal voz, Megan Rapinoe, entiende perfectamente que no pueden ganar lo mismo que sus colegas hombres porque la maquinaria publicitaria ya está establecida en favor de ellos, pero la brecha actual le parece desproporcionada. Y seguramente tiene razón, no solamente porque profesionalmente hablando ellas siempre ganan y ellos siempre pierden, sino porque los raitings televisivos de la audiencia estadounidense de fútbol femenino es mayor que la masculina. Así que, por lo menos en EEUU -y aunque ni siquiera están pidiendo el mismo sueldo- las chicas deberían ganar más y no menos. 

Jaque mate, racistas y machistas
Tengo un argumento irrebatible para la Sirenita: Sebastian el cangrejo (que en el cuento original ni aparece) es trinitario, así que Ariel es una inmigrante ilegal dominicana. Y otro para las futbolistas. Por supuesto que merecen ganar más dinero por una sola razón: porque ¡no fingen faltas!, y cuando las reciben (de verdad) no lloriquean y se revuelcan como un hombre, sino que se levantan y siguen jugando, como las hembras que son. 

JorgeSayegh@gmail.com 

@JorgeSayegh

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario