Espacio publicitario

Visa para un sueño

Ya van, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unos 4 millones de compatriotas en el exilio por causas de persecución política, social, económica, sicológica

  • RAFAEL MARTÍNEZ NESTARES

15/06/2019 05:00 am

En un no tan lejano 1989, Juan Luis Guerra, un brillante cantautor dominicano deleitaba a jóvenes y adultos con sus canciones. Una de ellas, “Visa para un sueño” pasaba desapercibida entre discotecas, bailes y jolgorios venezolanos. Quién pensaría que, nosotros viviríamos la misma angustia dominicana que recitaba la letra de aquélla canción. Nuestra Venezuela, esa que despertaba en 1989, reunía en su seno, entre los escondites más recónditos de nuestro pueblo, un odio y rencor que surgía de un grupete “dizque izquierdoso-revolucionario” que se organizarían un poco más tarde, para hacer de Venezuela, un pueblo de exilio y huida. Ese grupo, hoy detenta el poder. Hoy se afianzan en lo más encumbrado de la fuerza del Estado para hacerse del mismo en beneficio propio, en desmedro del compatriota común, con mentira y ambición; con deseo de destruir todo cuanto existe, incluso los sueños de cada uno de los que hicimos vida, familia y espacios de creación en nuestra patria.

Nunca pensaría en aquél año, cuando estaba graduándome de la Universidad Central de Venezuela que, aquéllos que quemaban cauchos todos los jueves y viernes en Plaza Venezuela serían hoy vicepresidentes de la destrucción nacional. Aquellos que, ayer guarimbearon, hoy son altísimos jerarcas del régimen y definen nuestra política internacional o regional. ¡Qué mejor forma de vengarse de todos los venezolanos, no teniendo las generaciones actuales, responsabilidad alguna sobre sus odios y revanchas contra el “status quo” de aquél entonces!

Pero a veces la historia es así. Ya van, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unos 4 millones de compatriotas en el exilio por causas de persecución política, social, económica, sicológica… Cifra inimaginable para un país occidental, en vías de desarrollo como Venezuela; sólo comparable con sociedades africanas en guerras civiles y luchas tribales de años. Por eso, tantos emigran en busca de un sueño. No salir de Venezuela, no. Salir, para algún día regresar a su tierra y reencontrarse con los suyos. Dios quiera, y la dirigencia política junto a nuestro pueblo, manejen la esperanza y “popularidad” para construir la “visa de retorno” al sueño de amor y fraternidad venezolano. Así será…

@RafaelMartinezN
@Proyecto_Pais

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario