Espacio publicitario

¿Entendió?

“Toda guerra se reduce al interés de robar” (Voltaire). No la de Bolívar a liberar América…

  • ALEJANDRO ANGULO FONTIVEROS

13/06/2019 05:00 am

Es harto sabido que Venezuela es un país muy rico. Hasta en sus fastos libertadores, sin parangón en la Historia universal. Sin embargo, ya más a ras de tierra, me referiré sólo a lo crematístico que de tánto es inimaginable:

Atesora los cinco oros que determinan el patrón del dólar y el euro: oro negro (petróleo); oro azul (coltán); oro transparente (gas); oro dorado (oro) y oro radiactivo o uranio. El Arco Minero del Orinoco tiene 7.000 toneladas de reservas de oro, diamantes, hierro, coltán, bauxita, etc. Tiene 11.843 kilómetros cuadrados o 12,2 % del territorio (el doble de la Franja Petrolífera del Orinoco) con un potencial de dos trillones de dólares: hay oro, diamantes, coltán, hierro, níquel, bauxita, mármol, carbón, granito, talco, topacio, feldespatos, amatistas, cuarzos, jaspe, ágatas y “tierras raras” o “minerales raros”, que son una serie de 17 elementos químicos con características especiales; difíciles de hallar en la adecuada concentración y de trabajarlos porque contienen uranio y torio (combustible nuclear del futuro), que son radioactivos naturales. Comprenden Escandio, Yttrium (Itrio) y los quince elementos químicos del grupo de los lantánidos: Lantano, Cerio, Praseodimio, Neodimio, Prometio, Samario, Europio, Gadolinio, Terbio, Disprosio, Holmio, Erbio, Tulio, Iterbio y Lutecio. Se usan para hacer productos de alta tecnología, como baterías de alto rendimiento, combustibles, reactores nucleares, láseres, amplificadores de microondas (máseres) y filtros de aviación.

Se venden más rápido el oro, diamante, coltán (más caro que ambos) y carbón. El “Coltan” es nombre compuesto de “columbita” y tantalio para hacer condensadores electrolíticos para computadoras, celulares, GPS, TV, etc. En principio, las reservas de coltán en Venezuela se calcularon en cien mil millones de dólares.

El portal chileno “Crítica.CL” informó: “Venezuela no sólo es la primera reserva de petróleo del mundo, con más de 490.000.000.000 de crudo, superior a la mitad de todos los países del Medio Oriente unidos, sino también la segunda reserva de gas del planeta; la primera reserva de oro, con más de once mil toneladas; el segundo caudal de agua dulce más grande de la Tierra; la segunda reserva de coltán (oro azul o “mineral de la muerte”); la segunda reserva de uranio del mundo y, para mayor sorpresa, se ha detectado la reserva de torium más grande sobre la faz de la Tierra, cuyo tamaño es dos veces superior a la reserva de petróleo que cruza la mitad del país; este mineral es más poderoso que toda la energía que produce el uranio en una explosión nuclear: se estaría hablando del mineral que permite la evolución del poder de las armas nucleares más poderosas ya existentes”(Dossier).

Hay una “santa alianza” internacional, sobre todo en “muy preocupados” Estados de América y Europa, contra el Gobierno venezolano por “usurpador”, “tiránico” y “violador de DD.HH.”. Por eso contra el pueblo de Venezuela –y por sedicentes razones “humanitarias”– se fulminan amenazas de guerra y se le agrede con un gran boicot económico que le impide acceder a medicamentos y víveres.

Empero, hubo y hay países con tan terribles cuan verdaderas tiranías y matanzas, que no inspiraron tánta “preocupación” ni mucho menos: ninguna... Así que sólo se “preocupan” por nosotros. ¿Por qué será? ¿Será en gratitud porque con el Genio de América en comando se libertó a sí propia y a cinco naciones más sin saquearlas?

En Chile, “el número de víctimas de la dictadura de Pinochet supera las 40.000, 3.065 están muertas o desaparecidas entre 1973 y 1990” (Comisión Valech). Según Roser Toll en El Nuevo Herald del 7-9-2013, “Desarrolló armas químicas para exterminar a opositores, planificó el primer atentado terrorista en Washington, se alió con exnazis, montó apariciones de la virgen: los crímenes de la dictadura de Pinochet superaron la ficción. (…) asombran aún la crueldad y los crímenes de ese régimen”. La periodista Mónica González declaró a AFP: “No solo hubo asesinatos masivos, sino armas químicas y terror”.

En Colombia –allá descubrieron colosales fosas comunes– la Dirección de Justicia elevó la cifra de la Fiscalía sobre desaparecidos a más de 105.000. (…) en los últimos 50 años hubo más desaparecidos que en todas las dictaduras del Cono Sur juntas. Hubo matanzas en Sabana de Torres, Tierra Alta de Córdoba, Cimitarra, Basuriegos, Barranquilla, Puerto Valdivia, Machuca, Mapiripán, San Carlos de Guarón, La Hormiga, Hacienda Bella Cruz, Segovia, Urabá, Media Luna, Chinchiná, Pueblo Bello, Alto de los Mulatos, Tocaima, San José de la Fragua, Barranca Bermeja, Tibú, Pueblo Bello, la Bateca, Toledo, Puerto Santander, El Tarra, Pamplona, Bojayá, La Playa; Villatina, Los Uvos, Río Frío, Caloto, Río Blanco, Puerto Alvira, Planadas, San Antonio; Trujillo, Barrancabermeja, Puerto Patiño y el genocidio de la Unión Patriótica.

En Derecho penal se sabe ha mucho que el principal móvil para matar es el dinero; el ansia desaforada por la riqueza

aaf.yorga@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario