Espacio publicitario

Por sí mismo

El trofeo representaba la victoria que va más allá de los millones y la fama. Era claro pensar en que la premiación, era signo de aquello que trasciende lo visible

  • JOSÉ ANTONIO GÁMEZ E.

12/06/2019 05:00 am

Viendo la final de un prestigioso torneo de tenis que se jugó el pasado fin de semana, pude admirar a un gran campeón, aferrarse a su copa con frenesí. En la forma como abrazaba el trofeo, traslucía más que un deseo cumplido. No era solo una meta más a la que llegaba. Un nuevo hito en su ya exitosa carrera. Su celebración mostraba más. Algo que daba la impresión de quererse por sí mismo y no por otra cosa. El trofeo representaba la victoria que va más allá de los millones y la fama. Era claro pensar en que la premiación, era signo de aquello que trasciende lo visible. 

¿Qué es eso que se quiere por sí mismo? ¿Cómo llamar aquello que se desea más allá de la riqueza y la fama? Aunque siempre existirán quiénes consideren que nunca es suficiente, lo que en material se tiene. Parece que los que realmente valen, se mueven por otros motivos. Inclusive más allá del mito, la leyenda o la historia. El deportista que alcanza la cumbre de su carrera. Da la impresión de que no tiene más que lograr. Sin embargo sigue adelante. Sigue buscando y esperando. 

No dejan de hacer la tarea
Nadie puede dudar de que las personas que son capaces de proezas en el deporte de alta competencia, son seres humanos especialmente dotados. Tienen un espíritu, unas aptitudes físicas y mentales, con las que otros muchos no contamos. Es notable como el haber recibido ese don, parece que potencia los deseos de logro. Lo cierto es que los que alcanzan la cumbre, no dejan de hacer la tarea. Cumplen con todo lo que tienen que hacer. No dejan por fuera ningún detalle. No hay cabos sueltos. De esa forma hacen patente, aquello que recibieron como un regalo latente. 

“La grandeza de la naturaleza reside en que es omnipotente e invisible, en que tal vez nos está rigiendo cuando creemos que menos atención nos presta”. “Eres un Dios que se oculta”, dijeron los poetas hebreos. “Con todo respeto, puede decirse que el espíritu de la naturaleza se esconde detrás del hombre” (G.K Chesterton).

jagamez@icloud.com 

@vidavibra

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario