Espacio publicitario

La simetría

El desconcierto y el miedo se apoderan de la sociedad como un todo. Solo la actividad continuada y comprometida de un grupo de valientes, hace posible sostener la esperanza

  • JOSÉ ANTONIO GÁMEZ E.

15/05/2019 05:00 am

Con bastante frecuencia nos damos cuenta que los fines que nos proponemos de manera individual o particular, no coinciden con aquellos que nos proponen el grupo o sociedad a la que pertenecemos. No nos reconocemos como comunidad. Para nosotros los venezolanos desde hace mucho tiempo, no existe coincidencia entre lo bueno y lo nuestro. Posiblemente la señal más clara es la migración vertiginosa a la que se han sometido tantos compatriotas. 

Las banderas de igualdad, justicia y tolerancia que se muestran a lo interno, no han logrado cautivar a la mayoría. La vuelta a un primitivismo decimonónico, hace que la mirada se vuelva a lo moderno. Cualquier posibilidad es más atractiva que lo propio. La decepción es evidente y la estampida una necesidad. Por supervivencia. La narrativa fabulada del que domina, es incapaz de convencer. Vence solo por la fuerza. La violencia del discurso y de las armas. No hay carisma ni fervor en la dominación. La poesía hace tiempo que abandonó al guerrero. 

El desconcierto y el miedo se apoderan de la sociedad como un todo. La incertidumbre es la reina de nuestras expectativas. Solo la actividad continuada y comprometida de un grupo de valientes, hace posible sostener la esperanza. No es fácil hacer coincidir los deseos con las realidades, cuando la incoherencia trastoca cualquier intento de recuperación. El cinismo se identifica con el realismo político. Las derrotas y los fallos hacen perder la confianza en el camino emprendido. “La fe siempre mueve montañas. Los que pierden ponen de manifiesto con su derrota que no creían en la fe verdadera.” (Gregorio Luri). No es caprichoso hacer que lo bueno coincida con lo verdadero. 

“El resultado es la ruptura de la simetría. La modernidad nos ofrece libertad a cambio de la pérdida de la estabilidad, hasta el punto de que el sentido de la posibilidad parece haber fagocitado en las sociedades modernas al de realidad. Éste es el mal de serie del hombre terapéutico moderno”.

jagamez@icloud.com 

@vidavibra

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario