Espacio publicitario

¡Lo económico es la prioridad!

Vivimos momentos de ingobernabilidad. Los ciudadanos no reciben repuesta oportuna y definitiva a sus demandas más sentidas. No hay a quien recurrir y la administración pública... ejecuta su programa

  • FELIX CORDERO PERAZA

10/03/2019 05:00 am

Quiéranlo o no, Venezuela esta convertida en un problema de escala internacional. La menor noticia, suceso o contingencia producida internamente es replicada en los principales periódicos y medios de comunicación del mundo. Hoy, compite con Corea del Norte, el precio del petróleo, la problemática económica y religiosa del Medio Oriente, las guerras internas y las intervenciones de los países desarrollados en los países árabes, la carrera armamentista entre EEUU y Rusia o los tratados y conflictos comerciales entre EEUU y China; entre otros. ¿Eso es bueno o es malo para el país? Dependerá del prisma con que se mire. Pero para mí, es bueno porque destranca el juego interno y lo lleva al ámbito internacional. Rompiendo la camisa de fuerza aplicada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las grandes potencias defienden sus propios intereses, de tipo económico, militar, geopolítico y hasta ideológico. Vivimos de nuevo tiempos pretéritos de la Guerra Fría. El renacer de la Doctrina Monroe, “América para los Americanos” tendrá consecuencias a nivel regional y pudiera afectar en forma determinante la lucha política en los países del hemisferio. Regresa, con sus no siempre buenos resultados, la división entre derecha e izquierda. Capitalismo y socialismo. 

Arbitrarios y autoritarios
En el caso Venezuela, defender a troche y moche la permanencia del gobierno en el poder, pasando a segundo plano el combate a los graves problemas sociales y económicos, es cuando menos un despropósito. ¡Es el ejercicio del poder por el poder mismo! Políticas y proyectos en función de una permanencia sin controles y evaluaciones de gestión y obra. Como esencia de una labor de naturaleza autocrática, donde se violan reglas democráticas, para garantizar la estabilidad de quienes administran la cosa pública. Se restringen principios democráticos y se infringen normas constitucionales en provecho del gobernante de turno. No hay Estado de derecho y quienes gobiernan actúan arbitrarios y autoritarios. En perjuicio de la clásica separación e independencia de los poderes; de que hablara Montesquieu. El poder de un solo hombre rige los destinos de la nación y sus partidarios siguen sus designios, dentro de la estructura administrativa del Estado o como fanáticos beneficiarios de sus programas sociales. Un gobierno que trabaja para una parte de la población y deja sin oferta al resto. 

Empobrecimiento generalizado
Sus políticas han generado un agudo proceso de empobrecimiento. La economía se contrajo en 2018 en el 15%, según la Cepal. Y de acuerdo a los resultados del estudio realizado por las universidades UCAB, UCV y USB, la inseguridad alimentaria afecta al 80% de los hogares, con la hiperinflación y la escasez de medicamentos, alimentos y bienes básicos. Entre 2015 y 2018 la pobreza multidimensional creció 10 puntos, alcanzando en 2018 el 51% de los hogares. Un 90% de la población carece de ingreso para comprar sus alimentos. Solo la mitad de los niños y adolescentes escolarizados asisten regularmente a clases. El 23% de los hogares carece de servicio de agua y el 25% sufre diariamente de interrupciones del servicio de electricidad, por varias horas. Esta terrible situación constituye el problema número uno de los ciudadanos. Mientras, el gobierno se dedica al manejo de la crisis política interna, la confrontación internacional especialmente con EEUU y países vecinos y a preparar la defensa militar ante la posibilidad de una invasión. 
Gobierno sin capacidad de respuesta
Vivimos momentos de ingobernabilidad. Los ciudadanos no reciben respuesta oportuna y definitiva a sus demandas más sentidas. No hay a quién recurrir y la administración pública, altanera e irrespetuosa, simplemente ejecuta su programa de gobierno diseñado para mantener su clientela partidista y fanatizada organización. Como bomberos de turno, en algunos casos, salen a resolver problemas puntuales, cuando ya la protesta está en la calle. Y los meses de reclamo han transcurrido llenos de penurias por falta de agua, electricidad, aseo u otros servicios. En la mayoría de los casos, no hay insumos, equipos, personal ni vehículos. Como consecuencia de una administración malversadora, corrupta, indolente e ineficaz, que medra como parásito débil y descontento. Entonces, tenemos ciudades oscuras, sucias y áreas verdes secas y enmontadas, con ciudadanos amargados transportados por vías casi destruidas y transportes destartalados y conductores obstinados y abusivos. 

fcordero@eluniversal.com 

efecepe2010@gmail.com 

@efecepe2010

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario