Espacio publicitario

Comenzando

Dado que, de acuerdo al gobierno que tenemos nos encontramos en guerra económica, me dediqué a estudiar superficialmente a tratar de entender ese concepto

  • REINALDO GADEA

11/01/2019 05:00 am

Bueno, se acabaron las vacaciones, y a comenzar el año laboral, lo que significa, para mí, que terminaron unos ratos importantes de ocio, entendiendo por tal el apartarse del trabajo al que uno se consagra, entregándose a otra cosa que lo deleite, que como ustedes supondrán, tiene un espectro muy variado. 

Parte de ese tiempo, y dado que, de acuerdo al gobierno que tenemos nos encontramos en guerra económica, me dediqué a estudiar superficialmente a tratar de entender ese concepto, haciendo lo contrario de lo que Albert Einstein nos ha enseñado: No te distraigas con el problema, ocúpate de la solución

Decidí que primero debía tratar de comprender lo que es una guerra como tal, porque la Real Academia tiene varios conceptos del término, y refiere una gran cantidad de guerras, sin aparecer, en ninguna de ellas “guerra económica” y el término que más se le asemeja, por las explicaciones oficiales al desastre que estamos viviendo hace ya unos años, y que, evidentemente se prolongará, es el de Guerra Fría, que es una situación de hostilidad entre dos naciones o grupos de naciones, en la que, sin llegar al empleo declarado de las armas, cada bando intenta minar el régimen político o la fuerza del adversario por medio de propaganda, de la presión económica, del espionaje, de organizaciones secretas y otras tantas tretas más. 

Sin embargo, tal definición requiere que la pugna sea mutua, pues cada bando actúa, cosa que no se si ocurre aquí, ya que lo único que el Poder Ejecutivo hace, y no con mucho éxito, es defenderse, y todo indica que lo hace una y otra vez con los mismos planes, aunque con diferentes nombres. Parece que también desobedecen otro consejo del célebre físico alemán: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo

No sé si existirá alguna estrategia para atacar el imperio, como la caminata de los hondureños hacia gringolandia, que dijeron era financiada por nuestro gobierno, hecho este que diferentes líderes del socialismo negaron de manera enfática, pero a decir verdad, tienen la credibilidad muy baja.

Me dio entonces por leer al Maestro chino en el arte de la guerra, Sun Tzu, por aquello que ahora, de la revolución bolivariana para acá, resultamos ser hermanos de los chinos, aunque no le hicieron caso en aquello de trabajar con la empresa privada en condiciones libres, sin someter a nadie con controles de precio, prohibiciones de tal o cual cosa, y haciendo caso omiso al fracaso que han tenido como estado empresario, porque nada, entiéndase, nada de lo que le han puesto la mano funciona. 

Pues bien, el oriental experto lo primero que dice al respecto es que la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del imperio, por lo que es forzoso manejarla bien, y por los resultados que hoy tenemos, pareciera que estamos fallando en eso pues no hemos encontrado camino, al menos correcto, para quitarnos de encima los efectos de las sanciones. La gran idea del petro, creo que esa es la intención, en casi un año, no ha tenido éxito, al menos palpable. 

 Con relación al tiempo también pareciera ser bastante clara su opinión. Señala: Una vez comenzada la batalla, aunque estés ganando, no debe ser muy larga, desanimará tus tropas; si estás sitiado y permanece demasiado tiempo agotarás tus fuerzas y tu ejército se agotará. Yo, si fuese gobierno, que gracias al Señor no lo soy, pondría mucha atención a ese consejo, a veces es mejor rendirse con condiciones que perder sin dignidad. 

Pero los socialistas criollos no se entregan y todo indica, sin duda, que este año continuarán en combate. 

@gadeaperez

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario