Espacio publicitario

El alejamiento del hombre

TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ. Asistimos a factores que siembran incertidumbre en procura de una legitimación falsa. Las acciones colectivas se tornan cada día más difíciles

  • TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

17/10/2018 05:00 am

Es la política uno de los factores claves de la incertidumbre. La política se agotó, con el consecuente deterioro de la democracia. Ya el hombre no mira a las formas políticas de organización social como paradigma emergente que siembre la posibilidad de un objetivo a alcanzar. Está viviendo de convulsiones sin conseguir un nuevo envoltorio protector. A la destrucción de los viejos hábitats se suma la ausencia de desafíos emocionantes. 

Hemos dejado atrás el pasado sin que exista un presente, todo bajo la paradoja de un futuro que nos alcanzó solo con innovaciones tecnológicas de comunicación y avances científicos. La ausencia de verdades proclama como necesaria la reinvención del hombre y de la democracia, de uno que se debate entre una mirada resignada y un temor hasta ahora intraducible a acción creadora y de una sumida en el agotamiento. 

Los envoltorios protectores se diluyeron cual bolsas de plástico biodegradable. Las respuestas se evaporaron. El hombre perplejo e incierto ahora ha descubierto que lo creado no era un eternum sino una contingencia histórica, un periodo, tanto como lo es un momento en la historia. El resultado es el poder totalitario que se aprovecha de la incertidumbre. El peligro es la pérdida de la voluntad de un hombre que prefiere dejarse dirigir antes que desafiar de nuevo al pensamiento. 

El deterioro de lo social-político refuerza, pues, al hombre en la incertidumbre. El temor por el futuro colectivo se convierte –otra paradoja– en una angustia personalizada de auto escondite. Ante la falta de protección suplicamos por una, encerrados en envoltorios de fragilidad pasmosa. Asistimos a factores que siembran incertidumbre en procura de una legitimación falsa. Las acciones colectivas se tornan cada día más difíciles y que solo vemos ante trastoques políticos puntuales, ante amenazas puntuales, y que de origen están condenadas a apagarse, como hemos sido testigos en los años recientes. 

Las fábricas de incertidumbre son las nuevas grandes industrias sin chimeneas del siglo XXI y que se nos han mostrado tan contaminantes como las que aún están con vida y produciendo el calentamiento global del planeta. Asistimos a ese calentamiento y, paradoja, al alejamiento del hombre. 

teodulolopezm@outlook.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario