Espacio publicitario

La certeza

JOSÉ ANTONIO GÁMEZ E. La convicción de que la certeza aportada por la ciencia y sus métodos es infalible, hace que lo que se conoce como progreso científico esté acompañado de un manto de misticismo

  • JOSÉ ANTONIO GÁMEZ E.

10/10/2018 05:00 am

El cientificista, el cienciólogo y el ciencista, son personajes que están presentes en todas las sociedades. Inclusive dentro de los ámbitos académicos y formales donde se desarrolla el conocimiento científico, se da la presencia de estos cultores de la ciencia. La cantidad de información científica que son capaces de aportar, es ilimitada. Gracias a la creencia de que las posibilidades de la ciencia también lo son. 

Todo parte de un problema de comprensión de lo que significa la racionalidad científica. La convicción de que la certeza aportada por la ciencia actual y sus métodos es infalible, hace que lo que se conoce como progreso científico esté acompañado de un manto de misticismo. Para muchos de los divulgadores de los avances de la ciencia, no hay posibilidad de fracaso. Muchas veces no se reconocen, ni siquiera los riesgos. 

La evidencia
Con demasiada frecuencia se olvida que la certeza se basa en la evidencia. Con el progreso del conocimiento científico y la complejidad de sus métodos, la evidencia se coloca en un plano cada vez menos accesible. No se puede dudar de que es posible alcanzar ciertos grados de evidencia. Proporcionales a ciertos grados de certeza. Sin embargo, la experiencia de la aparición de nuevos campos de estudio y, sobre todo, de nuevos problemas sin solución. Hacen de la confianza en la ciencia y sus aplicaciones un asunto prudencial. 

No es posible la aplicación de ningún nuevo avance o conocimiento, sin una prudente reflexión sobre sus alcances y sus riesgos. Aunque con frecuencia los profesionales y los científicos, queramos desprendernos de la necesidad de la prudencia, esto no es posible. Esa reflexión y ponderación de los conocimientos y avances es siempre una tarea personal, de cada individuo. De la misma manera que la responsabilidad, por los aciertos o fracasos de la aplicación de nuevos avances recae en los sujetos particulares. Nunca es válido escudarse detrás del prestigio de la ciencia en general.

 jagamez@icloud.com

@vidavibra

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario