Espacio publicitario

Los estudiantes del 28

REINALDO ROJAS. 108 jóvenes estudiantes fueron reducidos a la cárcel por el delito de haber roto el silencio que la tiranía gomecista le había impuesto al pueblo venezolano. Nacía la Generación del 28

  • REINALDO ROJAS

08/10/2018 05:00 am

Este año 2018 ha sido propicio para celebrar en el continente el Centenario de la Reforma Universitaria de Córdoba y, en Venezuela, los noventa años de la Semana del Estudiante que dio origen a la denominada Generación del 28. Recordemos que las principales exigencias del movimiento estudiantil de 1918 eran conquistar la Autonomía Universitaria, logrando con ello que la elección de los cuerpos directivos y de las autoridades lo realizara la propia comunidad universitaria con la participación en elecciones directas, universales y secretas de profesores, estudiantes y graduados para la composición de sus órganos de gobierno. Hoy observamos, con preocupación, cómo a pesar de ser principio constitucional, la Autonomía Universitaria se encuentra intervenida o limitada por las acciones del gobierno. Mirémonos en el espejo de 1928. 

Las relaciones del gobierno de Gómez con la Universidad fueron tensas y conflictivas. En aquel contexto, el 21 de marzo de 1909, se constituye la Asociación General de Estudiantes de Venezuela (AGEV), a la cual le tocó enfrentar la represión gubernamental y el cierre de la universidad en 1913, hasta su reapertura en 1920. Pero fue en 1928 que esta situación llegó a su clímax con la celebración de la Semana del Estudiante, evento festivo organizado, por primera vez en nuestro país, por la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), presidida por Raúl Leoni. 

El propósito de aquella semana –según nos dice en su libro En la prisión el estudiante Pedro N. Pereira– era recabar fondos para fundar la “Casa del Estudiante” con el nombre de Andrés Bello. El programa diseñado se llevó a cabo entre el 6 y 10 de febrero en un ambiente cultural que le trajo alegría a la Caracas de 1928, gobernada por el general Rafael María Velasco. 

Alusiones a la libertad... 
El programa se inició el lunes 6 de febrero con un acto en el Panteón Nacional donde el estudiante Jóvito Villalba hizo la ofrenda de un ramo de rosas de Galipán ante la tumba del Libertador, ofreciendo unas palabras “con ligeras alusiones de las libertades perdidas.” Luego, los estudiantes se dirigieron a la antigua casa donde en 1781 naciera Andrés Bello, tomando la palabra el estudiante Rafael Angarita Arvelo para referirse al ilustre educador. 

En la Plaza de La Pastora, los estudiantes honraron la memoria de José Félix Ribas, “héroe que condujo las huestes estudiantiles a la batalla de La Victoria”, donde habló el estudiante Joaquín Gabaldón Márquez. En la noche, en el Teatro Municipal, se llevó a cabo la Gran Velada de Exaltación al Trono de la señorita Beatriz Peña como Reina de los Estudiantes. Música, canto y poesía plenaron aquel acto donde se escuchó la marcha “La Universidad”, de Pedro Elías Gutiérrez, y el Himno de los Estudiantes, de Juan Bautista Plaza. El Dr. Jacinto Fombona Pachano leyó su Canto a la Reina, el estudiante Juan Oropeza dio el discurso de entronización y el poeta José Pío Tamayo leyó su Homenaje a S. M. Beatriz I, versos que le valieron la cárcel. 

El miércoles 8 se celebró en el Teatro Rívoli un recital poético con la participación de Miguel Otero Silva, Carmen Antillano, Fernando Paz Castillo, Jacinto Fombona Pachano, Pío Tamayo y Antonio Arráiz. Al estudiante Rómulo Betancourt le correspondió dar el discurso de clausura, con palabras que “fueron acogidas con entusiasta aprobación”. Un brindis en el Salón de Bailes “Lion Doré”, un baile en el Club Venezuela y una apetitosa ternera en el “Centro Atlético” de El Paraíso, completaron aquel programa estudiantil cuya trascendencia pasará a la historia política venezolana, no por lo que allí sucedió, sino por lo que pasó después. 

Un mensaje increíble
El 13 de febrero, el gobernador Velasco ordenó la detención de Pío Tamayo, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Guillermo García Prince, frente a lo cual la FEV después de solicitar al gobernador la liberación de sus compañeros detenidos, dirigió un telegrama al general Gómez con un mensaje increíble y tal vez único en las luchas estudiantiles y sociales del mundo.

“...agotados todos los recursos para el logro de la libertad de las personas detenidas (...) y animados del más ardiente espíritu de confraternidad, excitamos a las autoridades del Distrito Federal a reducirnos a prisión en el término de la distancia, para compartir con nuestros compañeros su dolorosa situación”. 

Ante el asombro y admiración de un pueblo que los vio pasar hacia las mazmorras del mal llamado Castillo Libertador, de Puerto Cabello, 108 jóvenes estudiantes fueron reducidos a la cárcel por el delito de haber roto el silencio que la tiranía gomecista le había impuesto al pueblo venezolano. Quedaron presos “por estar hablando mal del gobierno”. Nacía la Generación del 28, fundadora de la Venezuela moderna y democrática del siglo XX.

 enfoques14@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario