Espacio publicitario

El modelo de gobierno Ikaros

ELIDES J. ROJAS L. Es una mentira viviente, pero se la creen y se empeñan en que sea creída sin chistar. Es un personaje sobradito.

  • ELIDES J. ROJAS L.

12/09/2018 05:00 am

La mitología griega coloca en la palestra a uno de los primeros chavistas de los que se tengan conocimiento. Claro que hay muchos más, pero son reales. Constantes y sonantes. El que nos ocupa es narrativa mitológica pura y dura. No es Hércules, un personaje justiciero y jamao que bordea la realidad. Es, nada más y nada menos que Ikaros, el hijo de Dédalo que se empeñó en acercarse al sol volando con unas frágiles alas pegadas con cera. ¿Qué convierte en chavista a Ikaros? Pues, varias cosas. Veamos. 

Es una mentira viviente, pero se la creen y se empeñan en que sea creída sin chistar. Es un personaje sobradito. Le dicen que no vuele bajo porque el mar le moja las alas y menos que se acerque al sol porque se derriten, y lo primero que hace es arrancar directo al sol. Es que son tercos, no escuchan ni les interesa. Hay que ir al sol con las alas pegadas con cera y punto. El cuento de Ikaros es la réplica del chavismo en la Venezuela del año 1998 para acá. La misma que está a punto de culminar una etapa en medio del más terrible caos y con una lamentable espectáculo de pobreza que, según los parámetros gobierneros, es sabotaje, y en caso de haber algo evidente, es absolutamente inducido por el imperio. 

Pero, la faceta más impresionante del chavismo, o del grupito que controla al país, que al fin y al cabo son los mismos desde hace 20 años, claro que colocando a un lado a los muertos y a algunos que han brincado la talanquera, es esa magnífica capacidad para tapar el sol con un dedo. Más o menos como Ikaros. Y ya se sabe que terminó completando un fatal amarizaje con las alas vueltas tortilla. Efectivamente, a la cúpula chavista, la misma que juega “La Silla” con los ministerios, cargos donde “haiga”, embajadas, empresas públicas y demás fuentes de platica revolucionaria, no le tiembla el pulso para inventar las más locas teorías sobre el colapso que ese mismo grupúsculo cívico-militar está empujando en detrimento de todo el pueblo venezolano y, paradójicamente, en favor de la otra cúpula eterna y suprema, la cubana. 

De allí que el plan de rescate económico, según Maduro y otros altos miembros de la cúpula comunista venezolana, es lo mejor que la humanidad haya visto desde tiempos de Atila. No se queda atrás el sistema de transporte público, otro excelente logro, fundamentado en perreras y largas caminatas con las mochilas en las espaldas, algo nunca visto desde los tiempos de la huida desde Caracas denominada la Emigración a Oriente. No se puede dejar de mencionar la extrema seguridad del sistema eléctrico nacional, el más sólido y seguro de todo el mundo, una obra nunca vista desde los tiempos de la construcción del acueducto de Segovia. 

Para el chavismo no hay nada imposible. La gente no está sobreviviendo y mucho menos Venezuela está en profunda etapa de miseria. No. Al contrario. Lo malo que se ve por ahí son montajes del capitalismo salvaje. La verdad es que a todo el mundo le sobra la plata hasta para comprar carteras Vuitton y salir de lo más revolucionaria en cadena de televisión. Nunca se había visto tanta bonanza en un país desde los tiempos de CAP y el tá barato dame dos. Y la red hospitalaria, otro alcance de nivel mundial que solo el chavismo es capaz de lograr. Una obra nunca vista desde los tiempos del Doctor Kildare y el doctor Ben Casey. 

Ikaros. Todo un modelo de gobierno. Un chavista volador, pero con alas de cera. 

erojas@eluniversal.com 
Twitter: @ejrl 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario