Espacio publicitario

Lo que nunca ocurrirá bajo mandato chavista

ELIDES J. ROJAS L. Venezuela, es apenas el comienzo del proceso de completa transformación hacia el modelo de la isla propiedad de los Castro

  • ELIDES J. ROJAS L.

11/07/2018 05:00 am

Todo el mundo vio a los militares cubanos marchando con la bandera de Cuba al frente en el desfile del 5 de Julio, Día de la Independencia pero de Venezuela. O al menos de lo que se recuerda de esa gesta y esos tiempos. Porque en la actualidad venezolana esto es Cuba para allá y Cuba para acá. Primero Fidel jugando con Chávez, ambos retirados. Luego Raúl jugando con Maduro y todo el mundo. Esa posesión castrocomunista está arrojando el único resultado que podía arrojar: la réplica de Cuba, pero en la cara norte del continente. 

Y eso que se decía que no. Que era muy difícil. Que Venezuela no es una isla y que los venezolanos no son cubanos. Ambas cosas son verdad, pero los Castro consiguieron a los venados adecuados para completar la obra. Y, aunque mucha gente decía, no vale; yo no creo, aquí está Venezuela hundida en la miseria, peor que Cuba, con los nacionales huyéndole al hambre, sin trabajos de calidad, dependiendo de la limosna del poder, con todo racionado en cajas o bolsas, colas para todo, sin repuestos para vehículos, sin vehículos, sin luz ni agua, con todo colapsando a punta de socialismo pirata. No le den más vueltas: Cuba, Cubazuela, Venecuba. Por eso decía el difunto que Cuba y Venezuela serán una sola patria, la patria. 

De allí que es fácil concluir que lo que es ahora mismo Venezuela, es apenas el comienzo del proceso de completa transformación hacia el modelo de la isla propiedad de los Castro. Es el arranque. No el final. Luego, todas esas listas que leemos casi a diario en los periódicos impresos o digitales, eso que escuchamos en la radio o que dicen en conferencias los especialistas, no ocurrirá. Maduro y su cúpula, siguen una fórmula traída desde Cuba, del más atrasado comunismo europeo y del Foro de Sao Paulo. No es un mal gobierno en el sentido estricto. Están haciendo lo que creen que debe hacerse para obtener el resultado y alcanzar la meta de asaltar el trono en la nueva Cuba por los próximos 50 años, con lo que quede de petróleo y con unos pocos venezolanos esclavizados y bien pobres como súbditos. Por eso, cada vez que un economista o un gremio, recomienda algo como medida que deba adoptar el gobierno, sencillamente está jugando beisbol sin pelota. No ocurrirá jamás en Venezuela lo que no ha ocurrido en la casa matriz, Cuba. No veremos en Venezuela medidas de rescate y modernización económica que no han ocurrido, ni ocurrirán, en la casa de los dueños. Así que la lista de lo que no ocurrirá es grande. Veamos. 

El chavismo nunca eliminará ni flexibilizará el control de cambio. Es un arma política. Un fusil para quebrar empresas nacionales y extranjeras, para dominar y para ejercer de lo lindo múltiples formas de corrupción. El chavismo nunca eliminará el control de precios. La misma cosa. Es un misil político, una dinamita contra el sector privado y la competencia y, como siempre, el mejor estadio para la robadera y el acoso. El chavismo ni por asomo eliminará el control de las tasas bancarias. Nunca generará las leyes que garanticen la inversión extranjera. El chavismo jamás privatizará esa montaña de empresas del Estado perdedoras, quebradas y nidos de negocios sucios que crearon a punta de confiscaciones e invasiones. El chavismo jamás permitirá que el Banco Central maneje las políticas que le corresponden de manera autónoma. Se reduce a ser una gran imprenta de dinero falso, sin valor. El chavismo nunca hará algo en favor del pueblo. Lo que sea así es y será una contradicción con relación al socialismo al estilo castrista. Nunca dejarán que crezca el sector privado y que se imponga la creatividad y la libre competencia. Eso jamás. 

Y lo que es peor. El chavismo nunca permitirá el desarrollo del hombre, de la academia, del intelecto, de la inteligencia, de la ciencia, de la excelencia, de la mejor educación. Nunca le va a convenir una población superior a la mediocridad histórica del liderazgo castrista, donde resalta lo militar, la represión y la esclavitud. Venezuela no verá nada diferente a Cuba. Es un modelo. Y está muy bien montado. ¿O no se nota y se sufre? 

erojas@eluniversal.com 
Twitter: @ejrl 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario