Espacio publicitario

9 de mayo: Día de la Victoria Soviética

MIGUEL TRUZMAN TAMSOT. Sin lugar a dudas la participación del ejército soviético en la II Guerra Mundial fue un factor determinante en la victoria aliada.

  • Diario El Universal

13/06/2018 05:00 am

MIGUEL TRUZMAN TAMSOT

Escribo estas líneas a horas de haber estado presente en la recepción que ofreció el embajador ruso en Venezuela Vladimir Zaemskiy en el hotel Meliá Caracas, en un ambiente de gran cordialidad, con un salón a casa llena, con diplomáticos de diversos países, invitados especiales y amigos de Rusia en nuestro país. 

Sin lugar a dudas la participación del ejército soviético en la II Guerra Mundial fue un factor determinante en la victoria aliada, que dio gracias a Dios, con el traste a una eventual colonización nazi de todo el planeta, objetivo de la Alemania aria hitleriana, en donde la raza pura y la preponderancia absoluta del estado, encarnada y dirigida por un caudillo mesiánico, prevalecería sobre todos los seres humanos, quienes tendrían que soportar los vejámenes, humillaciones, esclavitud o la cámara de gas y los hornos crematorios, si se hubiera cumplido la tan cacareada frase de Hitler sobre la prolongación del nacional socialismo Alemán por más 1.000 años. 

Justamente el campo de exterminio más dantesco, brutal y sobrecogedor de esa época fue el del complejo de Auschwitz, formado por varios campos, a saber Auschwitz I que era el campo original, Auschwitz II-Birkenau, que era campo de concentración y exterminio y Auschwitz III – Monowitz que era un campo de trabajo, en donde de las más de un millón quinientas mil personas que ingresaron a él, solos unos cuantos miles salieron con vida, y ese complejo de campos, fue liberado por las tropas soviéticas, el 27 de enero de 1.945. 

El primer militar soviético que entró a Auschwitz el día de su liberación fue el oficial de origen judío Anatoly Shapiro, quien comentó “había tal hedor, que era imposible estar ahí, por más de cinco minutos”. Días antes de la llegada de las tropas soviéticas a Auschvitz, los nazis evacuaron a las personas que todavía podían caminar, alrededor de sesenta mil, en la llamada marcha de la muerte, siendo que más de quince mil personas, perdieron la vida en el trayecto. 

La liberación de Auschwitz por el ejército rojo, ocurrió el 27 de enero de 1945 y es esa la fecha que recogió la Organización de las Naciones Unidas, para proclamar en su Asamblea General del 01 de septiembre de 2005, como el día Internacional de la conmemoración anual en memoria de las víctimas del holocausto, todos los 27 de enero de cada año. 

En Venezuela, la Asamblea Nacional entre los años 2014 al 2017, ambos inclusive, aprobó por unanimidad de la Plenaria, conmemorar dicha fecha y realizar los actos, cátedras y foros, que fueren necesarios, para dar a conocer a la población venezolana, lo ocurrido en el holocausto judío. 

El día de la victoria todos los 9 de mayo, también representan el día en que la sociedad universal dio un paso al frente en el rescate de la dignidad de la raza humana, en la búsqueda de los valores supremos empezando por la vida misma, movimiento que origino la creación de la Organización de las Naciones Unidas, el 24 de octubre de 1945, a meses de haber culminado la conflagración mundial más sangrienta de la historia. 

Debo rescatar que en la última celebración de la victoria, el pasado 9 de mayo, el primer ministro Israelí Benjamín Netanyahu acompañó en la Plaza Roja al presidente Ruso Vladimir Putín, en una inequívoca señal de la alianza regional que debe prevalecer, para evitar que los conflictos de la zona deriven en situaciones de gran alcance, inclusive mundial, sobre todo por el tema iraní y su desmovilización en territorio sirio, fronterizo con Israel. 

Las victorias por la vida y el futuro de la raza humana, siempre se deben celebrar. 

Miguelt585@gmail.com 
@migueltruzman 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario