Espacio publicitario

Análisis de entorno

"El empresario aún no toma conciencia de la responsabilidad que la historia le está dando"

  • BENJAMIN TRIPIER

20/10/2019 05:30 am

Las sanciones están presionando sobre Venezuela produciendo, entre otros efectos, que el Estado se vaya retirando de la economía, y que el privado vaya haciéndose cargo. 

Hoy, cada bien o servicio que consumimos es el resultado de la inversión de algún empresario privado que está usando su dinero para importar o producir; no proviene de la renta petrolera, o de un dólar subsidiado, o de un crédito "blando", sino de su bolsillo, en moneda dura. 

Hoy nuestra economía se está volviendo orgánica. 

El empresario privado aún no ha tomado conciencia de la responsabilidad que la historia le está poniendo por delante, de demostrar que los emprendimientos privados, organizados adecuadamente, son capaces de sacar la economía adelante en un momento de crisis. 

"Sacar la economía adelante" no quiere decir que se lograrán todos los cambios, pero en el modesto espacio que se ha ido creando, y que va creciendo, tratar de hacerlo lo mejor posible. 

Que los empresarios, se despoliticen, y comiencen a enfocarse en el aquí y en el ahora, y con esas bases, hacer planes a uno o dos años (2021-2022), con los pies sobre la tierra, dejando de lado el pensamiento mágico de que el chavismo va a desaparecer y que se van a poder implantar todas las cosas que están en los sueños, pero que en la realidad no serán posibles: Convivencia es la palabra clave, aun cuando el chavismo ya no esté en el poder. 

El Estado, no está reconociendo formalmente la "privatización" de hecho que se está dando. 

En los anuncios de esta semana donde el gobierno nacional le traspasa al estado provincial una cantidad de empresas, si bien, siguen quedando en manos públicas, está claro que, en el caso de las minas, van a tener que llegar a arreglos con el sector privado, nacional e internacional. 

El gobierno dice: "nosotros hacemos los planes y los privados los ejecutan… pero nosotros ponemos los planes". 

Y eso es un cambio, porque antes, unos meses atrás, ellos mismos los hubieran ejecutado, sin contar con ellos. 

Hoy en día todas las empresas en manos del estado son absorbidas por el presupuesto nacional, por lo que sería razonable comenzar un proceso de reversión para aligerar las cargas y permitir a la economía respirar nuevamente, pues hoy está siendo sofocada por el peso del estado; que ya, ni remotamente, puede ser parte de la solución. 

Social

La diáspora venezolana sigue impactando positivamente el perfil de las sociedades de los países receptores. 

El venezolano se está ganando su espacio con ganas y buena calidad de su trabajo, honestidad, y ganas de incorporarse. 

Con el 13% de nuestra población desplazada, estamos influyendo en la nueva cultura latinoamericana con la formación de familias multilatinas resultantes de la mezcla del inmigrante con el local, con hijos locales, que tendrá un efecto unificador e integrador, que ninguna "espada viajera" había logrado, con ganas de contribuir con el futuro de los países que los acogen.

Política 

El juego interno sigue sin ser capaz de romper el estatus quo de chavismo en el poder y opositores dividiéndose. 

El chavismo sigue repitiendo una metodología que le había resultado exitosa hasta ahora, pero que cada vez le resulta más difícil de ser sostenida, porque el país se está desmoronando, y para seguir gobernando, con el pueblo en contra, debe apelar a recursos cada vez más arriesgados que lo dejan en evidencia, y lo están obligando a abandonar el juego democrático y a tener que declararse abiertamente autocráticos. 

Y la ONU, con el informe Bachelet, y con el nuevo asiento en el consejo de los DDHH, se convirtió en la vitrina con luces y promoción, de lo mal que lo estamos pasando.

Económico 

La "economía de conuco" volvió por sus fueros en los planes que presentó el gobierno esta semana pasada.

El grave problema del enfoque es el de la escala de operación, por un lado, y el de la falta de energía por el otro, que le quitan la sustentabilidad, para hacerlo viable. 

Las gallinas de los gallineros escolares, para dar los "millones" de huevos que dice Maduro, tienen que comer, y eso tiene un costo que compite con la alimentación de los niños en el colegio. La situación es tan dramática, que va a haber que optar entre alimentar un niño, o una gallina, y lo más probable es que la necesidad obligue, a que se coman la gallina. 

No hay ideas nuevas, se sigue dando vueltas sobre lo mismo sin intentar los cambios de fondo que realmente hacen falta. 

Se parece a los gallineros verticales y a otros tantos proyectos; se parece al ministro que mostrando un pescado recién sacado, al lado de un peñero, decía que ahora, que el estado se hacía cargo de la pesca, entonces el pescado iría directo a la mesa del venezolano sin que los empresarios especularan: directo del agua a su mesa. 

Claro que se olvidó de la cadena frío y el transporte especializado, más allá de los temas de logística y distribución, que hace que en cualquier parte, el precio final sea de 5 a 10 veces superior que el que recibe el productor primario. 

Lo bueno, lo sano y lo económico sería comer el pescado fresco a orillas del mar; pero es algo que muy pocos pueden hacer.  

                                       @btripier btripier@ntn-consultores.com www.ntn-consultores.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario