Espacio publicitario

Análisis de Entorno: Gobierno, oposición y el riesgo inminente para la nación

La oposición jugó sus cartas contra el Gobierno. EEUU sigue siendo crucial

  • BENJAMIN TRIPIER

10/02/2019 05:30 am

El repertorio de la oposición está a la vista y no se ven acciones novedosas, mientras que por parte del Gobierno se puede esperar lo de las firmas para la Casa Blanca y el llamado a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional, entre otros que mencionaré más adelante.

La oposición desde hace 15 días tomó y mantiene la iniciativa mediática y es la gran productora de novedades, aunque en realidad el gran productor de esas iniciativas sea el gobierno estadounidense: sanciones, amenazas, ayuda humanitaria, opción militar y la influencia decisiva para que gobiernos que antes estaban apáticos, ahora estén comprometidos.

El presidente Trump seguirá presionando para lograr la salida de Nicolás Maduro Moros y la toma del poder por parte de Juan Guaidó.

Pero al mismo tiempo, desde adentro el chavismo, con todo el poder interno que tiene, generará una presión similar en sentido contrario, haciendo que o bien sea una prueba de resistencia, a ver quién la gana, o bien se produzca una invasión militar, en la que todos perdemos. Claro, excepto Estados Unidos que lograría sus objetivos, pero a costa de una destrucción tal, que aun siendo un ataque débil, el daño sería impredecible. Y ese daño posiblemente se le atribuiría a la oposición como un todo, pero a Voluntad Popular como responsable.

El tema de la invasión militar cuenta con un apoyo de entre 40 y 80% de la población, según la encuestadora de que se trate. En cualquier caso, es mucha gente pidiendo algo que podría significar la muerte de quien está pidiéndolo. Revisando los casos de invasión, nunca han sido ni quirúrgicos, ni precisos. Tienen ondas expansivas, que en un valle pequeño como el de Caracas podrían llegar a la destrucción total una vez terminado un evento, que si ocurriera, y que ojalá no ocurra, podría durar un par de días o una semana.

Pero vamos a asumir que no ocurre, sino que se queda en amenaza, hasta con portaaviones en la costa, pero que no ocurriera efectivamente. Si el Gobierno reacciona defensivamente podría tomar la oportunidad para radicalizarse más y comenzar a actuar, por tiempo indefinido, en situación de pre-guerra. Ya hay consejos comunales y fuerzas de milicia preparando zonas, entrenando en el uso de armas, señalando puntos de reunión y en general todo el despliegue interno que muestra que a estas alturas no se detendrán. Yo advertía en informes anteriores que andar el camino militar podía ser peligroso por sus derivaciones.

Cuando les mencionaba el “Efecto Guaidó”, es porque ha demostrado un carisma personal que ha hecho que la gente confíe en él. No en la dirigencia, sino en él. El riesgo es que en algún momento se le percibiera una falla, una mala compañía, o algo secreto que no le guste a la gente y esa credibilidad se pueda ver traicionada.

Es de esperar que no ocurra porque hará falta una fortaleza de espíritu importante para resistir el futuro cercano, en la casi certeza de que el Gobierno aún puede encarcelar a JG, aún puede llamar a la elección de la Asamblea Nacional (a la cual acudan partidos de oposición) y puede decretar un estado de conmoción que limite las libertades políticas.

Como les decía, ya la oposición desplegó todas sus piezas, mientras que el chavismo aún no ha mostrado todo. La única forma de igualar la fuerza está en manos de Estados Unidos y de las cartas que todavía no haya mostrado.

Social
La situación social ya ha perdido todo viso de normalidad aunque la gente siga yendo al trabajo, luchando con el transporte y tratando de conseguir algo durante el día, así ese algo provenga de la caridad o de la basura.

La luz de optimismo causada por el Efecto Guaidó y el apoyo de Estados Unidos, no ha permeado a las bases populares que siguen en su misma tragedia diaria esperando que “los de arriba” resuelvan, cualquier cosa que resuelvan, pero que se acabe esta crisis. Sus deseos no serán cumplidos todavía.

Político
La mimetización entre el PSUV, el Gobierno y la FANB está produciendo una distorsión en la percepción que tiene la gente, donde hay un corrimiento de responsabilidades y reputaciones, por lo cual, lo que hace uno afecta a los otros dos, sin que estos tengan posibilidades de rectificar o aclarar.

Si la situación del país no estuviera tan, pero tan mal, tal vez no habría un riesgo real, pues lo que compartirían serían resultados buenos. Pero en este caso, el mayor daño lo está recibiendo el componente armado que al autodenominarse chavista y participar en actos políticos, en un país donde más del 70% de la gente rechaza al chavismo, su inserción futura en la sociedad, pase lo que pase a futuro, será complicada por la falta de confianza. El estar participando tan profundamente en la acción de un Gobierno que está dando malos resultados, lo ha contaminado de tal manera que le costará décadas recuperar la imagen profesional.

Aún están a tiempo de poner un poco de cordura en esta locura en la que nos están metiendo.

Económico
Estamos en un nuevo ciclo repetitivo de problemas:
■ Falta de billetes y no alineación con los niveles de precios. Regresó la gavera llena de billetes. Pareciera que estamos más cerca de que el petro termine siendo la moneda que sustituya al bolívar soberano. 
■ El tema cambiario le funcionó muy bien al Gobierno, hasta que la banca internacional se dio cuenta de que era una transferencia casi directa de esos bancos a las reservas del BCV. 
■ La falta de crédito es un estrangulamiento progresivo y acelerado de la economía (empresas y personas), para adelantar el paso a una nueva economía que no conocemos (pero que intuimos).

Las sanciones, especialmente las petroleras, también están contribuyendo a acelerar el paso hacia esa nueva economía con más participación del Estado, recursos muy escasos, infraestructura, especialmente la eléctrica, en colapso y una informalidad creciente en todos los mercados.

Recomiendo a las empresas bajar el perfil, moverse “debajo del radar” para evitar ser víctimas de retaliaciones políticas. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario