Compartir

Conflictividad laboral golpea a la industria y limita la producción

La inamovilidad causa ausentismo y otras irregularidades en las empresas

ROBERTO DENIZ , ANGIE CONTERRAS C. |  EL UNIVERSAL
lunes 28 de enero de 2013  12:03 PM
La lista de obstáculos que enfrentan las empresas nacionales es larga. Pero si hay uno que destaca desde hace años y que impacta gravemente en la producción es la conflictividad laboral.

No se trata de casos aislados, sino de una situación que atraviesa todo el sector manufacturero. De acuerdo a los datos de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), en el tercer trimestre del año pasado un 55% de los 300 industriales consultados destacó que la conflictividad laboral es uno de los principales factores que impide mejorar el rendimiento de las empresas.

Áreas clave como la industria automotriz, los fabricantes de autopartes, de alimentos y las propias empresas básicas de Guayana son un ejemplo. "El origen de todo esto es la inamovilidad laboral", sostiene un empresario del sector automotor, que prefirió reservar su identidad.

Aseguró que en los últimos años las crisis laborales vividas en varias ensambladoras y autopartistas han golpeado la producción. De acuerdo a las cifras de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) entre 2007 y 2012 el ensamblaje de vehículos cayó casi 40%. "El índice de productividad de la industria automotriz es muy bajo", agregó la fuente.  

En paralelo a ese bajón de la producción se registra una alza del ausentismo laboral en las empresas. La fuente consultada estimó que en 2012 ese indicador se ubicó entre 5 y 20% dependiendo de cada compañía.

"Las empresas están atadas de manos para salir de aquellos trabajadores que afectan el ambiente de trabajo. Hay miles de calificaciones de despido en las Inspectorías del Trabajo, pero nunca toman la decisión", agregó el empresario.

Datos del propio ministerio del Trabajo confirman esta situación. En la Memoria y Cuenta de 2011, ese despacho reconoció que sólo resolvió 42% de los 92 mil reclamos que recibieron ese año.

En el texto también se admitió la necesidad de revisar la estructura organizativa del ministerio y sumar más personal para dar celeridad a la solución de los reclamos. Incluso, una de los retos que tiene el Consejo Superior del Trabajo  es la reestructuración del despacho laboral. Carlos López, uno de los integrantes de esa instancia, reconoce que falta celeridad para resolver los reclamos.

Precisamente ayer el fabricante de helados EFE, que pertenece al Grupo Empresas Polar,  divulgó un comunicado de prensa en el que aseveró que "el ausentismo laboral pone en riesgo la empresa".

En el texto se indicó que la empresa ni siquiera está produciendo "el 40% de los helados para honrar" el compromiso con sus clientes.

"La situación es preocupante y tiene su explicación. Muchos de su trabajadores incurren en inasistencias reiteradas e injustificadas", sostuvo la compañía. Además, apuntó que los trabajadores presentan "reposos médicos de dudosa legalidad que les permite disfrutar de los beneficios sin acudir a sus puestos de trabajo".

Las empresas del Estado, especialmente las de Guayana, son un caso emblemático sobre las consecuencias de la conflictividad. Sidor o Venalum son apenas dos de las compañías que laboran aun ritmo muy por debajo de su capacidad. Trabajadores de esas empresas reclaman desde hace meses la firma de nuevos contratos y el pago de beneficios económicos.

Pica y se extiende

Varias áreas de la agroindustria también han denunciado las graves consecuencias que padecen por la conflictividad labora. La empresa Galletera Carabobo sufrió una paralización de cuatro meses y después de dos años de discusión de un nuevo contrato colectivo, las autoridades designaron una junta de arbitraje para intentar reanudar las operaciones.

Molinos Nacionales (Monaca) también sufrió la paralización de las plantas ubicadas en Cumaná y Puerto Cabello por conflictos con los sindicatos. Esto afectó la producción tanto de harina de trigo  como de maíz, situación que a su vez se tradujo en una fuerte escasez  en los mercados del producto y de los derivados del trigo.

Recientemente, el presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), Pablo Baraybar, manifestó que la producción de alimentos se ha visto afectada por  la conflictividad laboral.

El ausentismo laboral es una de las principales barreras que debe sortear la industria. En los últimos dos años, según datos de Cavidea, el número de trabajadores ausentes de sus puestos se incrementó en 9 puntos porcentuales. En 2010 el nivel de ausentismo promedio era de 3% y en 2012 fue de 12%.

Otros gremios del sector alimentos coinciden en que la inamovilidad laboral y las modificaciones que se hicieron en la Ley del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras (Lottt) para proteger a los trabajadores han sido "mal interpretadas" por la masa laboral y los sindicatos.  

La conflictividad laboral es un mal que está presente en todos los subsectores del área de alimentos, y que está trayendo consecuencias negativas en los niveles de producción y alterando el normal abastecimiento de los productos.

Baraybar señaló que con frecuencia ocurren paralizaciones en las líneas de producción por conflictos sindicales, lo que afecta la programación y la logística de las plantas.

Los niveles de ausentismo laboral por sector son alarmantes. En el caso de la industria molinera el promedio es de 20%. Sólo en Monaca (que está en proceso de expropiación aunque sigue siendo administrada por la directiva privada) el ausentismo llega a 40%.

La industria de harina precocida de maíz registra niveles que oscilan entre 12 y 20%; en las torrefactoras privadas está en el orden del 10%, según estimaciones del sector. En el área  avícola el nivel también supera el 12%.

Pero la ausencia de los empleados en sus puestos de trabajo no es el único problema. Fuentes del sector destacan que también existen casos en los  cuales los trabajadores acuden a laborar, pero no cumplen con sus compromisos.

Todo esto afecta la eficiencia y eficacia de las empresas y por ende, impacta en su rendimiento. Adicionalmente, supone un aumento en los costos de producción.

"El hecho de que haya un decreto que no los pueda despedir les permite actuar de manera poco ética: ausentarse del trabajo y  no cumplir con la jornada laboral y sus tareas", expresó una fuente del sector alimentos.

Las discusiones de las contratos colectivos, la mayoría de las veces, provocan paralizaciones de las plantas. Ante esta situación, los empresarios se sienten de manos atadas para enfrentar la conflictividad, pues el Ministerio del Trabajo evade su responsabilidad ante los procedimientos que han solicitados las empresas.

A considerar

El tema de la conflictividad laboral fue puesta sobre la mesa durante las reuniones que sostuvo el vicepresidente Ejecutivo, Nicolás Maduro, con los empresarios del sector de los alimentos recientemente.

Las empresas están solicitando al Gobierno que medie en la resolución de los conflictos, a través de la asignación de inspectores laborales.

Pero la propuesta principal del sector privado es cambiar la inamovilidad laboral por la estabilidad laboral. Es decir, las empresas se comprometen a mantener el número de trabajadores en la nómina, pero que les permitan remover o prescindir de aquellos trabajadores que promueven la paralización de las actividades sin justificación alguna y a los que se niegan a asistir a sus puestos de trabajo y cumplir con sus obligaciones.

También esperan que el reglamento de la nueva Ley Orgánica del Trabajo (Lottt) resuelva las dudas que hay en torno a la jornada, a los días libres que se generan y al cumplimiento de las horas extras, así como una posible revisión de aquellos artículos y disposiciones que facilitan detener las actividades.

Con información de Yaneth Fernández
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar