Compartir

Intervención estatal alteró al mercado automotor local

Desde que se aplica la política automotriz la producción de la industria cayó 39,6%

imageRotate
Ni la producción de las ensambladoras estatales, ni las importaciones realizadas por el Gobierno han aliviado la brecha entre oferta y demanda ARCHIVO
ROBERTO DENIZ |  EL UNIVERSAL
domingo 27 de enero de 2013  12:00 AM
En la Venezuela del "socialismo del silo XXI" obtener un cero kilómetros es un clamor. Cientos de personas interesadas en comprar un vehículo nuevo se estrellan ante la limitada oferta de los concesionarios y de las redes estatales.

Hace unos años Hugo Chávez expresó que "da tristeza" cuando los profesionales jóvenes piensan adquirir un carro nuevo apenas se gradúan. "Eso es parte del veneno de la vieja sociedad", acotó el mandatario.

El pasado lunes centenares de clientes se agolparon en la estatal Suministros Industriales Venezolanos (Suvinca) para reclamar uno de los 9.400 Chery que importó ese organismo el año pasado. "Queremos carros" gritaban mientras una funcionaria aseguraba que no disponen más automóviles.

En los concesionarios privados ocurre algo similar. Las listas de espera por un Chevrolet, Ford o Toyota pueden extenderse más de seis meses.

El diputado del Psuv, Elvis Amoroso, ha revivido un proyecto de ley promovido inicialmente en 2009, como fórmula para frenar las distorsiones en el negocio automotor.

Desde la industria automotriz y los concesionarios aseguran que una regulación como la planteada por Amoroso agravará el panorama. Se advierte, más bien, que la intervención del Estado ha sido una de las causantes de la distorsión.

De acuerdo a los datos de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), en 2012 se ensamblaron en el país 104.083, una cifra que apenas representa el 40,97% de la capacidad instalada de las siete plantas privadas.

El resultado del año pasado no es aislado. Por el contrario, si la producción se observa en perspectiva se comprueba que entre 2007 y 2012 se registró una caída de 39,6% en el rendimiento de las ensambladoras, al descender desde las 172.418 unidades ensambladas en 2007 a las poco más de 104 mil en 2012.

Paradójicamente, este declive en la producción nacional coincide con la implementación a partir de 2008 de la "política automotriz", regulación ideada por el Ejecutivo nacional para "fortalecer" a la industria.

"¿Por qué asfixian a la industria con los retrasos en la liquidación de las divisas? ¿Por qué demoran los certificados de no producción o el permiso del Material de Ensamblaje Importado Vehicular (Meiv)? ¿Por qué cerraron las importaciones?", se interrogó un alto directivo de una ensambladora, que prefirió el anonimato, a propósito de los inconvenientes que han enfrentado desde la aplicación de la política automotriz.

El Estado como actor

Además de las restricciones impuestas a las ensambladoras, el Gobierno nacional también ha cerrado las importaciones desde hace años, limitándolas a los acuerdos comerciales que se suscriben con países aliados como China o Ecuador.

Los 9.400 carros de la marca china Chery, importados por Suvinca, convierten al Estado en el principal importador del mercado, aún sin contar las compras realizadas por otros organismos estatales. Marcas como Nissan, Honda, Renault o Fiat, entre otras, acumulan años sin obtener licencias o recibiendo cantidades marginales para la demanda nacional.

Sin embargo, esas unidades ni las ensambladas por las propias empresas estatales como Venirauto y Corporación ZGT, responsable del ensamblaje de Chery en Venezuela, se han traducido en un alivio para los consumidores.

La pobre producción y el cierre de las importaciones han agrandado la brecha entre la oferta real y la demanda. En 2012 se comercializaron 130.533 vehículos, apenas un 52% de 250.000, cifra estimada en el sector como el mercado natural venezolano.

Niegan irregularidades

La diferencia entre la oferta y la demanda ha propiciado numerosas distorsiones en el mercado y han convertido a los automóviles en un bien usado como mecanismo de inversión.

El diputado Amoroso ha acusado a las automotrices de conformar mafias que realizan operaciones indebidas. No obstante, ayer Ford Motor de Venezuela aseguró en un comunicado que "sólo" comercializa autos a través de su red formal de concesionarios y que actúan de "conformidad" con lo establecido en la Ley del Indepabis.

Además la empresa advirtió que "no oferta" carros "nuevos o con poco kilometraje" a través de sus trabajadores o terceros "distintos a sus concesionarios".

rdeniz@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por evo da silva
27.01.2013
6:26 PM
Por qué mejor no se preocupan en flexibilizar la política aduanera para permitir que la ciudadanía pueda viajar a los países vecinos (colombia, brasil) a comprar los vehículos que aquí no se consiguen, eso sí solucionaría en gran medida el problema e incluso presionaría los precios a la baja.
 
Por Jose A. Fajardo Puertas
27.01.2013
1:51 PM
La fantasia socialista es tan fracasada en el siglo XXI como lo fué en el siglo XX.
 
Por Diogenes Infante
27.01.2013
12:35 PM
Un par de semanas después el Indepabis encontró que este concecionario tenía escondios 2ooo vehículos, ¡¡¡2000!!! en un estacionamiento.
 
Por Diogenes Infante
27.01.2013
12:24 PM
Yo hace 7 años compré una camioneta en un concecionario en Maracay. Los vendedores me ofertaron "una azul y una beige". A pesar de que estaba en mayo 2006 la camioneta era modelo 2005. Durante le proceso tuve que hacer todo a la carrera ya que siempre me amenazaban "apúrese que van a subir los precios". Me entregaron mi camioneta, crédito de por medio.
 
Por Diogenes Infante
27.01.2013
11:59 AM
Yo hace 7 años compré una camioneta en un concecionario en Maracay. Los vendedores me ofertaron "una azul y una beige". A pesar de que estaba en mayo 2006 la camioneta era modelo 2005. Durante le proceso tuve que hacer todo a la carrera ya que siempre me amenazaban "apúrese que van a subir los precios". Me entregaron mi camioneta, crédito de por medio. Un par de semanas después el Indepabis encontró que este concesionario tenía escondidos 2ooo vehículos, ¡¡¡2000!!! en un estacionamiento.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar