Compartir

Irregularidad en el mercado modifica métodos de compra

La escasez lleva a los usuarios a adquirir más de lo necesario como prevención

imageRotate
Las necesidades de los consumidores ya no son el factor que determina los productos que se llevarán a la casa V.ALCÁZARES/ARCHIVO
Contenido relacionado
ENDER MARCANO |  EL UNIVERSAL
domingo 20 de enero de 2013  12:00 AM
Venezuela es un país que vive entre distorsiones. Una acción tan común como hacer un mercado ha dejado de ser un formalismo y se ha convertido en una preocupación constante que trasciende al tema de los precios, como ha sido costumbre en el país. La oportunidad, la irracionalidad, el conformismo y hasta el egoísmo son adjetivos que en muchos casos acompañan la compra de alimentos. Pero detrás de todo, el impulso que genera esta conducta es la prevención para que la comida llegue a la mesa.

Desde el 2008 el abastecimiento de productos básicos en el país se ha convertido en un tema más en la agenda de los usuarios. Encontrar productos como harina de maíz, aceite, papel higiénico, azúcar o café se traduce en largas colas, recorridos y búsquedas como si se tratara de encontrar algún tesoro.

Las cifras oficiales reflejan en parte esta realidad. El Banco Central de Venezuela (BCV) reportó que para el 2012 el índice de escasez para el Área Metropolitana de Caracas promedió 14,2%.

Si bien estos datos están por debajo del tope arrojado a finales del 2007 cuando la escasez rozó 25%, los niveles actuales se encuentran muy lejos de la normalidad estimado en 6%.

Pero lejos de la frialdad de los números, recorrer los centros de compra en el país le da vida a los datos del BCV, y con ello a una nueva forma de hacer mercado de los usuarios.

Los carros de supermercado muestran una constante cuando el abastecimiento lo permite. Aunque el mercado sea pequeño o grande es normal ver filas de aceite, harina de maíz, azúcar o café; los usuarios se llevan todas las unidades que el comercio permite comprar.

En algunos casos no hacen falta, pero la incertidumbre que genera el futuro invita a llevar lo que se pueda. Así actúa Eduardo Matute, consumidor de Caracas, quien dice que "las personas compran lo que pueden, porque después lo buscan y no lo encuentran". "La gente ve las fechas de vencimiento y sabe hasta cuándo le pueden durar", comentó.

Para este usuario el comportamiento es reciente, pues "hace 15 años, o 7 años, compraba lo que necesitaba y ya".

Euralia Arteaga adquiere los 4 paquetes de harina que permite el comercio, cuando la encuentra. "Lo hago por prevención, en mi casa se consume mucha harina. Antes sólo compraba lo que necesitaba, ahora compro lo que se puede", dijo.

En hogares más pequeños el patrón no ha cambiado mucho. Rosa Rodríguez "compra lo que necesita". "Yo no soy acaparadora. Hay gente que paga en la caja y vuelve a entrar; pero uno tiene que pensar en los demás", comentó la señora que vive sola. Sin embargo, está consciente de los problemas con el abastecimiento y por ello compra para sus hijos cuando estos se encuentran trabajando.

Cambia la racionalidad

Luis Vicente León, director de Datanálisis, señaló que dentro de un mercado normal, abastecido, con variedad de marcas, las personas emplean la racionalidad al momento de comprar. Incluso cuando factores como precio o calidad cambian el consumidor suele ser sensible y disminuye la demanda.

Ahora, en la Venezuela actual, con el mercado distorsionado, los usuarios ante la escasez "se ven obligados a buscar donde consiguen lo que puedan", comentó León. "Dentro de este mercado se rompe la sensibilidad del lugar, el precio, la marca, por eso las personas están dispuestas a pagar más por el producto".

El economista agregó que la irregularidad que se vive ha llevado a las personas a comprar más, "para protegerse ante una futura ausencia del producto".

León considera que la escasez es un problema que obedece a múltiples factores. El híper estímulo de la demanda es uno de ellos, pues acaba con los productos más rápido que en circunstancias normales; sin embargo, el analista aseguró que el problema original está en la falta de oferta para abastecer el mercado, esto último causado por el acoso contra el sector privado.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Jose A. Fajardo Puertas
21.01.2013
7:54 AM
Con el chavismo o 'economía social', las compras serán tan "normales" como en Cuba y Corea de Norte [= hambrunas marxistas].
 
Por Martin Gonzalez
20.01.2013
8:51 AM
Lo que pasa es que las grandes empresas productora de alimento, tambien actuan como partidos politicos, y forman parte de la conspiracion contra nuestro pais, cuando la economia social sea una fuerza poderosa, las compras para el pueblo seran normales.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar