Economía
domingo 12 de agosto, 2012
Los gigantes del Sur amenazan el agro

Estiman que producción local está vulnerable ante los socios del Mercosur

Entre los socios comerciales de Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur) están dos grandes productores de materias primas agrícolas para la exportación: Brasil y Argentina que, además, son los principales proveedores de alimentos del país.

La agricultura es la actividad económica más importante del bloque del Sur. Sin embargo, la mayor concentración de tierras agrícolas la tienen Argentina y Brasil con 61% del área agrícola de Mercosur, mientras que la proporción de tierras para la producción de cereales de Venezuela es de sólo 3,99%.

Con el ingreso de Venezuela a ese mercado se encendieron las alarmas del sector productivo local, por la situación de desventaja en que se encuentra la agricultura nacional frente a sus socios comerciales.

En los últimos tres años la producción nacional ha cerrado con resultados negativos y caídas importantes en los rendimientos de los principales rubros. En 2011 la actividad agrícola retrocedió 0,57%, y la superficie de siembra fue 7,8% menor que la registrada en 2010, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT).

Si bien existe un lapso de cuatro años para que Venezuela se adecue a la normativa de Mercosur, las negociaciones para el intercambio comercial pueden ser inmediatas. Es ahí donde está el temor de los sectores productivos, que en estos momentos ven más amenazas que fortalezas para Venezuela.

Además de las limitaciones naturales y estructurales del agro nacional, está el entorno y las políticas públicas que han sido hostiles para el desarrollo del sector, por lo que los agricultores del país agremiados en distintas asociaciones han manifestado que se requiere tanto tiempo para reactivar el aparato productivo como protección para evitar que futuros compromisos hundan aún más la actividad.

La producción nacional no satisface el consumo. Las importaciones de rubros como maíz, arroz, café, carne y azúcar son necesarias para cubrir casi la mitad de la demanda, mientras que el trigo para la producción de pan y pastas, el sorgo y la soya para la producción de alimentos balanceados para animales, se importan en su totalidad; al igual que la leche en polvo.

Mientras los sistemas de producción de los países miembros del Mercosur están integrados y tecnificados, y los productores de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay reciben incentivos para su labor, el sistema de producción nacional -aunque ha crecido- es vulnerable frente a los socios del Sur.

No hay que olvidar que el deterioro de la agricultura se debe en buena medida a los controles de precios aplicados a la producción, que han generado falta de rentabilidad y menos capital para invertir.

Vía expresa

Las importaciones son la principal preocupación que ha despertado el ingreso de Venezuela al Mercosur.

El mensaje del Gobierno nacional en ese sentido ha sido confuso. Mientras el Presidente Hugo Chávez habla de exportar botellas de vidrio, flores, agroquímicos y alimentos al Mercosur, el ministro de Industria, Ricardo Menéndez, ha destacado que una de las ventajas de la adhesión al bloque comercial será la importación barata de alimentos. La propaganda gubernamental que se difunde por el sistema Nacional de Medios Públicos refuerza esta premisa.

El ministro Menéndez también ha expresado que el 52% de las importaciones provenientes de los países miembros del Mercosur son alimentos.

Argentina es proveedor de granos y leguminosas, cereales, oleaginosas y carne para Venezuela. Brasil exporta al país azúcar, café, carne, ganado vivo y arroz. De Paraguay y Uruguay se importa carne, leche procesada y quesos. Estos productos ocupan la mayor proporción del mercado nacional.