Espacio publicitario

Es positivo para la banca ajuste de tasas

Economistas consultados avalan la solicitud de la Asociación Bancaria de Venezuela

  • INGRID NAVARRO

10/06/2018 05:30 am

Caracas.- El alza de las tasas de interés, solicitada por la ABV al Ejecutivo, es vista con buenos ojos por algunos economistas. Leonardo Buniak estima que en lo inmediato sería positivo un ajuste moderado para garantizar la viabilidad económica financiera del negocio. Sin embargo, en “un escenario de la aplicación de un programa de ajuste macroeconómico, tocar esta variable y el control de cambio es el último paso que se debería dar”. 

Destaca que la banca plantea el ajuste con la finalidad de tener niveles de rentabilidad que le permitan garantizar la adecuación de capital para poder continuar con el proceso de crecimiento del crédito, porque “se necesitan niveles de rentabilidad que garanticen la sostenibilidad y la viabilidad económico financiera del sector, aunque cualquier ajuste que se haga será insuficiente frente a niveles de hiperinflación”, comentó. 

Recordó que actualmente las tasas de interés son reales negativas. Es decir, se ubican muy por debajo de la inflación, razón por la cual no solo es imposible remunerar eficientemente el ahorro sino que no se conserva el poder de compra del dinero o de los depósitos del público en el país. 

Argumentó que la cartera de crédito crece a una velocidad vertiginosa y en 2017 superó 500%, en tanto que para este año el porcentaje de alza puede ser similar o superior, lo cual puede hacer que aumente el riesgo latente del portafolio. 

“En este momento los niveles de morosidad son extremadamente bajos, casi iguales a cero porque básicamente la velocidad de crecimiento del crédito bancario es tan grande que supera la tasa de velocidad de incremento de los morosos y vencidos”, comparó. 

Para el especialista en riesgo bancario no solo es necesaria la revisión de las tasas sino de todos aquellos elementos o factores determinantes que impactan la rentabilidad bancaria, “porque la condición fundamental para que un banco sea solvente en el mediano y largo plazo es que necesariamente sea rentable”. 

El patrimonio de los bancos crece de dos maneras. Por un lado, con aportes de capital de riesgo por parte del accionista, y a través de la reinversión de las utilidades. Por ello, si la tasa de rentabilidad es infinitamente inferior a la de inflación, el capital bancario en vez de crecer a precios constantes en términos reales se irá destruyendo. 

Añade que las tasas son factores determinantes del margen financiero. Es decir, de las ganancias puras del negocio de intermediación, razón por la cual ajustarlas, especialmente la activa, permitiría tener un diferencial de tasas que facilitaría remunerar mejor el margen financiero. Es decir, a las ganancias del negocio de intermediación que constituyen la médula del negocio. 

Al referirse a las características de la banca actualmente aseveró que está adecuadamente capitalizada, es solvente, es decir, provisionada para financiar políticas de saneamiento de su cartera de crédito. 

 A su juicio es necesario avanzar hacia un plan integral que permita abatir la inflación, detener el proceso de monetización del déficit fiscal por parte del BCV y devolverle su autonomía para finalmente levantar el control de cambio y liberar las tasas “para no afectar la calidad de la cartera de crédito”, señaló. 

Propone ajustar el ingreso 

Por su parte, el economista Luis Enrique Gavazut considera que el tema del costo del dinero es una complicación en el país y la necesidad de ajustar las tasas planteada por la ABV es correcta. “Después de la gasolina yo diría que el bien más barato es el dinero que se queda muy rezagado con relación a los niveles de hiperinflación que tenemos”. 

Estima que para no comprometer la viabilidad y rentabilidad del negocio, la banca tiene que ajustar el ingreso no para compensar el nivel hiperinflacionario porque sería imposible, pero al menos para ir paliando en alguna medida los costos y la pérdida de rentabilidad que tiene. No obstante, señala que eso afectaría el acceso de los sectores productivos a financiamiento, especialmente en el caso de la micro, pequeña y mediana empresa y a los consumidores porque es un factor más de encarecimiento de precios. 

 A juicio del economista César Aristimuño es positivo que en mayo se revisaron las tarifas y comisiones de la banca y “si bien no están adecuadas al ritmo de exigencia requerida por la hiperinflación es una ayuda que permite generar más ingresos y fortalecer su base patrimonial”. Entre los retos apuntó en entrevista televisiva que figuran controlar el gasto al igual que el exceso de liquidez o disponibilidad que no tiene cómo colocar.

Dijo que casi 45% del activo de la banca es improductivo. Alertó con respecto a que si se ajustan las tasas de interés y la economía se sigue desacelerando la banca tiene que ser más cuidadosa porque el riesgo de mora es mayor, aunque aclaró que no es una amenaza en el corto plazo. 

Destacó que la banca ha sido responsable y tiene una cobertura para la cartera morosa de 800%, es decir, de cada bolívar en mora tiene Bs 8 provisionados. El presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) Arístides Maza Tirado pidió al Ejecutivo aprobar el aumento de las tasas de interés porque “no es posible que con una inflación como la que tenemos sean del 24%”. 

 –No hay nada más barato que un crédito bancario. Las tasas de interés están demasiado bajas, hay que aumentarlas. No propongo que las tasas se vuelvan positivas sino reajustarlas de acuerdo a la realidad económica del país, manifestó. 

 Aunque el BCV fijó las tasas de interés de financiamiento anual para las tarjetas de crédito en 17% la mínima y 29% la máxima en marzo, publicó el instituto en Gaceta Nro. 41.409 del 31 de mayo de 2018.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario