Compartir

Blatter pone presión a Brasil de cara al Mundial

El presidente de la FIFA dijo que el país debe hacerse responsable y solucionar el "malestar social que se produjo en Brasil" la Copa Confederaciones. "Si esas condiciones se repiten el próximo año, pues tendremos que reconocer que Brasil no era el lugar adecuado para disputar la Copa del Mundo", agregó.

imageRotate
La FIFA planea reunirse con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en septiembre (Efe)
EL UNIVERSAL
jueves 18 de julio de 2013  07:28 AM
Viena.- El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, puso bajo presión a Brasil, organizador del Mundial-2014, tras la agitación social que acompañó a la Copa de las Confederaciones en junio pasado, que sirvió de ensayo general para la Copa del Mundo.

"Nosotros no podemos sacar las conclusiones del malestar social que se produjo en Brasil. Eso lo tienen que hacer los responsables políticos de Brasil", dijo el suizo, quien se desplazaba a Austria.

"Si esas condiciones se repiten el próximo año, pues tendremos que reconocer que Brasil no era el lugar adecuado para disputar la Copa del Mundo", agregó el patrón de la FIFA en declaraciones que recoge la AFP.

Blatter se refirió a una inadecuada asignación de recursos en el enrome país sudamericano con casi 200 millones de personas. Sin embargo, "no se puede hacer responsable de eso a la FIFA", comentó el suizo.

Esta previsto que haya reuniones entre el órgano rector del fútbol internacional y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, para septiembre, cuando se tratarán seguramente estos temas con vistas al Mundial.

Durante la Copa de las Confederaciones, tomada como un banco de pruebas para las autoridades brasileñas a un año de su Copa del Mundo, movimientos sociales de protestas afectaron al país, llegando el 20 de junio con más de un millón de manifestantes en la calle reclamando.

Los manifestantes denunciaron el aumento de los precios en el transporte público, y han criticado la calidad de los servicios públicos en general, la corrupción de la clase política y los enormes montos invertidas en la organización de la Copa Confederaciones y del Mundial-2014. La suma de esos elementos y otros factores desataron la cólera.

Después de la final ganada por Brasil a España (3-0) en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, Blatter había declarado su "optimismo" para la organización del Mundial-2014.

"La herencia es que tedremos una Copa del Mundo absolutamente excepcional", había afirmado el suizo.

"El elogio más grande que podemos hacer es en la seguridad. Este es el resultado de la combinación de profesionalidad y voluntad de todos. Espero con optimismo e impaciencia el próximo año", agregó el presidente de la FIFA.

Pero ahora parece que no está tan seguro de sus palabras, al dudar un poco de lo que pueda ocurrir en Brasil en 2014.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Rafael Tramm
18.07.2013
9:25 AM
Las protestas empezaron precisamente en So Paulo porque el transporte público en nuestra ciudad es carísimo (10 veces más caro que en Caracas) y nuestro salario mínimo, aunque 4 o 5 veces mayor que cuando gobernaba la derecha en Brasil, aún es menor que el salario mínimo de Venezuela y también porque nuestra clase política es muy corrupta (nuestros diputados y senadores - ¡también tenemos senadores! - solo cuestan menos que los diputados y senadores de los Estados Unidos). Pero nuestra derecha quiere culpar la presidenta Dilma y Lula por organizaren la Copa del Mundo en Brasil, con todos los gastos que esto representa, haciendo la gente olvidar que casi todos los brasileños adoran el fútbol, no solo el presidente Lula Rafael Tramm, So Paulo, Brasil
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar