Compartir

Benfica será el rival del Chelsea en la final de la Europa League

Un par de goles del paraguayo Oscar Cardozo que se combinó con el tanto del argentino Nico Gaitán, fueron suficientes para conquistar el boleto que le permitirá disputar la final del torneo ante el club inglés.

imageRotate
Cardozo se érigió como el héroe de su equipo (AFP)
EL UNIVERSAL
jueves 2 de mayo de 2013  05:03 PM
Lisboa.- Un doblete del paraguayo Oscar Cardozo y un gol del argentino Nico Gaitán tumbaron al Fenerbahce turco (3-1) y llevaron al Benfica a la final de la Liga Europa, que disputará ante el Chelsea el próximo 15 de mayo en Amsterdam.

Aupados por la calidad del medio serbio Nemanja Matic y el instinto de Cardozo, el Benfica regresó a una final europea 23 años después de la última al remontar el 1-0 de la ida en un pujante y eléctrico partido dominado nítidamente por los lisboetas, destacó Efe.

Gaitán inauguró el marcador (m.8), mientras que el holandés Dirk Kuyt igualó de penalti (m.23) y dificultó la tarea de los locales, necesitados de dos goles para clasificarse.

Sin embargo, 'Tacuara' Cardozo anotó dos veces, en el 35 y en el 66, y justificó la presencia de los portugueses en la final.

El Benfica, un clásico de los torneos internacionales con dos Copas de Europa en sus vitrinas, se empeñó en dar la vuelta al peligroso 1-0 de Estambul con una entrada avasalladora.

Apoyados en un pujante centro del campo, donde Matic roba y distribuye y el argentino Gaitán pone la nota de clase, los lisboetas acogotaron a los turcos, que presentaron una alineación debilitada por las bajas del medio luso Raúl Meireles, el exvalencianista Topal y el camerunés Webó (ex Osasuna).

El paraguayo Cardozo, entonado, firmó el primer disparo a puerta en los primeros minutos, presagio del gol que abrió el marcador.

Un fuera juego mal tirado por la defensa del Fenerbahce dejó el camino libre a Rodrigo Lima, quien, disfrazado de extremo, puso un centro raso a Gaitán. El ex del Boca Juniors culminó con un soberbio tiro de primeras que tocó en el palo izquierdo antes de alojarse en en las redes visitantes.

Agresivo en la presión y ágil en las combinaciones, el líder del campeonato portugués arremetió con saña a la defensa turca, lenta y poco concentrada.

Por el carril izquierdo del lateral luso André Almeida -una exitosa apuesta de Jorge Jesús-, las embestidas portuguesas acababan en los pies del Cardozo, que se movió con criterio entre los dos centrales del Fenerbahce y ensayó con frecuencia su potente disparo.

Con el viento favorable del 1-0 para los locales, una jugada aislada puso el nudo en la garganta del coliseo de La Luz. El argentino Ezequiel Garay cometió un ingenuo penalti al interceptar el balón con las manos.

El holandés Dirk Kuyt, el nombre más conocido de los turcos, sumó el empate al engañar desde el punto de penalti al brasileño Artur Moraes.

El gol aturdió durante varios minutos a los locales, que pudieron recibir el segundo en un contraataque malgastado por Kuyt. El internacional holandés falló contra pronóstico un pase franco desde la izquierda.

En los últimos diez minutos del primer tiempo, el Benfica recuperó las riendas. Un supuesto penalti no pitado por manos de un futbolista del Fenerbahce enardeció al público y contagió a los jugadores.

Enrabietados, aprovecharon una desconcentración defensiva en el saque de una falta para poner el cuero en Cardozo. Desde la media luna del área, el paraguayo recortó, sentó a su marcador y marcó con un sutil toque a la izquierda de Volkan Demirel.

'Tacuara' regresó arrollador después del intervalo. De nuevo desde el borde del área, chutó fuerte y con intención, pero le faltó ajustar un poco la mirilla.

Los locales, volcados más por el flanco derecho del uruguayo Maxi Pereira y el argentino Eduardo Salvio -deslucido en el primer tiempo-, no abandonaron su eléctrico juego de toque en progresión y búsqueda de espacios.

Un parón de cerca de cinco minutos por la aparatosa lesión del lateral derecho Gonul enfrió el caldeado ambiente de La Luz.

Colgados a la clase de Matic -dejó varias muestras de su calidad con pases filtrados-, los locales entraron de nuevo en juego.

En saque de banda lo cazó el central brasileño Luisao, quien cedió el balón a Cardozo. El '7' del Benfica volvió a golpear con la zurda y colocó al Benfica en ventaja en la eliminatoria.

Los lisboetas, lejos de "dormir" el encuentro, siguieron con su estrategia de acoso y derribo. El brasileño Lima estuvo cerca de sumar el cuarto en el 71.

El Fenerbahce apostó todo por el todo con el ingreso del delantero eslovaco Miroslav Stoch en sustitución del central nigeriano Yobo.

Durante el último tercio, apenas una iniciativa de Stoch y algún balón bombeado inquietaron al portero Artur.

El Benfica conservó sin demasiados apuros el 3-1 y selló, por fin, el pase a una nueva final europea después de la que perdió ante el Milán, en la Copa de Europa de 1990.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar