Compartir
| GRANDES LIGAS

La disciplina de Ichiro

El japonés llegó esta semana a los 4.000 imparables en su carrera profesional

imageRotate
Suzuki ostenta el récord de más imparables en una temporada RON ANTONELLI/AFP
ANDREINA SALAS GUZMÁN |  EL UNIVERSAL
domingo 25 de agosto de 2013  12:00 AM
El guante de Ichiro Suzuki cuando jugaba beisbol infantil en Toyoyama, Japón, tenía inscrita la palabra "concentración". Una muestra de la disciplina y rigurosidad del mejor toletero japonés que ha pasado por las Grandes Ligas.

Mientras Alex Rodríguez acapara los titulares de Nueva York por sus escándalos de dopaje y demanda contra el equipo, su compañero en los Yanquis se unió a un grupo élite al conectar, el pasado miércoles, el imparable número 4.000 de su carrera como profesional.

Las opiniones están divididas. Los 4.000 hits de Suzuki son combinados entre los 1.278 que conectó en la liga japonesa (Nippon Professional Baseball) y los 2.722 que -hasta ahora- tiene en las Grandes Ligas.

Algunos señalan que el récord no es válido -de hecho Ichiro no está ni cerca de los líderes en hits en la historia de la MLB pues en sus registros solo hay 2.722 imparables-.

Para otros, como Derek Jeter, lo que alcanzó el japonés es un hito.

"Son muchos hits. Eso es impresionante", dijo el campocorto. "No me importa si son 4.000 en ligas infantiles, eso demuestra lo consistente que ha sido a lo largo de su carrera".

De cualquier forma, la manera como el jardinero alcanzó la cifra no deja de ser curiosa.

Cuidado especial

Para Ichiro, sus bates son casi un símbolo religioso y por ello los cuida con especial atención e incluso pudiera considerarse una obsesión.

El jardinero conserva sus bates en un humidificador que contiene una varilla química que ayuda a evitar que los maderos ganen o pierdan humedad entre un juego y otro. La caja -en la que guarda hasta 10 bates- se conserva bajo llave en el clubhouse del equipo. Adicionalmente tiene otra más pequeña que utiliza cuando le toca jugar en calidad de visitante.

Durante los encuentros los bates de Ichiro tienen un puesto especial en el dugout (los Marineros le tenían un hueco en la banca). Luego de cada turno, el toletero limpia la tierra o la grama que puedan haberse pegado para que no lo afecten; y una vez que termina el encuentro, él personalmente los recoge y los lleva a guardar, a diferencia de los maderos de otros peloteros que son almacenados por los bat-boys.

Tiene unas manías tan particulares que al inicio de su carrera en Japón, reseña ESPN, hubo un juego en el que perdió el control y lanzó el bate contra el piso en señal de frustración. Posteriormente, se sintió tan mal por su actitud, que se llevó el bate al hotel como "una disculpa".

"Para ser un mejor jugador tienes que cuidar tus implementos", dijo Ichiro a la cadena estadounidense cuando aun vestía el uniforme de Seattle. "Es lo mismo que hacen los chefs con sus cuchillos. Eres un profesional. Ganas dinero gracias a una profesión y tienes que respetar las herramientas que te permiten ganar ese dinero y poder vivir. Lo mismo pasa con los guantes. Todo hay que cuidarlo".

Un ídolo en Japón

Suzuki se ha convertido en un referente japonés en las Grandes Ligas.

El jardinero de los Yanquis es el pelotero asiático más destacado en la MLB y se pudiera decir que le abrió las puertas a muchos coterráneos para jugar en el beisbol profesional estadounidense.

Quizás Hideki Matsui podría ser su gran rival. Pero el éxito de Suzuki en Estados Unidos es mucho mayor.

Es tan querido en su país que incluso hay un museo en su ciudad natal que no solo incluye recuerdos de su carrera profesional en Japón y Estados Unidos sino que también tiene objetos de su infancia como por ejemplo el escritorio donde estudiaba cuando era niño.

Seguramente, cinco años después de que Ichiro cuelgue los spikes, varios de los objetos que actualmente se exhiben en Toyoyama pasen al Salón de la Fama de la MLB en Cooperstown.

¿Cuántos hits aparecerán en su placa? Esa será una interrogante que durará hasta que sea develada, pero el talento, éxito y la constancia de Suzuki es innegable.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir