Compartir

Pompeyo: un capítulo aparte

Guillén recuerda al manager que lo llevó a Tiburones de La Guaira

imageRotate
Pompeyo Davalillo dirigió en los TIburones a peloteros como Norman Carrasco, Alfredo Pedrique o Argenis Salazar ARCHIVO
OSWALDO GUILLÉN |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
domingo 3 de marzo de 2013  12:00 AM
Cuando escriba el libro de mi vida, seguro que Pompeyo tiene un capítulo para él solo. Mis hijos no lo creen. Me preguntan que si Pompeyo tuvo más influencia en mi carrera que Ernesto Aparicio o Graciano Ravelo, y la respuesta es por supuesto que sí.

Ernesto me encontró cuando yo era prácticamente un niño desorientado que no sabía qué hacer con mi vida, y me ayudó a enrumbarla. Con Ravelo tuve una gran amistad fuera del terreno siendo ya un pelotero, al punto que más de una vez viajó a mi casa en Estados Unidos en mis días de Grandes Ligas, y su relación con mi familia siempre fue extraordinaria.

Pero con Pompeyo aprendí a ser pelotero profesional. Podría pasar horas hablando de él. De la forma cómo nos enseñaba a tocar la bola, a seguir las situaciones del juego, a mover los corredores. Tenía su carácter, ciertamente, y digamos que se lucía cuando había visita. Me explico: si el estadio estaba solo, sin gente en las tribunas, Pompeyo te daba las indicaciones con seriedad, paciencia y en un tono pedagógico. Pero si había gente en las tribunas, ¡ay mamá!, todo lo indicaba a gritos y los regaños eran devastadores. Así era Pompeyo.

A muchos no le gustaba esa forma de enseñar, pero en realidad uno sabía que Pompeyo te trataba mal y con mucha disciplina para que jugaras bien y fueras buen pelotero.

Poca gente sabe que fue Pompeyo quien me recomendó para que los Padres de San Diego me firmaran. Para ese entonces, Pompeyo era scout de los Angelinos de California y ya había firmado a Gustavo Polidor y a Norman Carrasco.

Cuando el scout de San Diego Luis La Rosa estaba en Venezuela, Pompeyo le dijo: "Oye, firma a este muchacho que ese va a llegar". La Rosa le respondió: "Y por qué no lo firmas tú?", a lo que el zuliano le argumentó que ya había firmado a dos infielders, y si firmaba a un tercero alguno de los tres se iba a quedar atrás, y realmente no era eso lo que él quería.

Tampoco saben muchos que el propio Pompeyo fue hasta mi casa en Ocumare con Pedro Padrón Panza para que yo firmara con Tiburones. La primera oferta para firmar me la había hecho Magallanes por intermedio de Alberto Raidi, con quien Ernesto Aparicio tenía relación. Pero cuando llegó Pompeyo a mi casa mi papá se alegró porque toda mi familia era fanática de Tiburones. Recuerdo que Padrón Panza me agarró los brazos y le dijo a Pompeyo: "Este muchachito está muy flaquito, mira esos bracitos", a lo que respondió Pompeyo: "Acaso tú quieres un levantador de pesas, tú lo que necesitas es alguien que te ayude a ganar, y este muchacho lo va a hacer".

Con Pompeyo de manager fui a los 16 años a jugar con los Proletarios de Trujillo, en la liga de Verano. Norman y yo éramos la combinación alrededor de la segunda base, en una liga donde jugaban incluso los peloteros veteranos que en esa época del año no viajaban a Estados Unidos o México porque ya estaban en los últimos años de su carrera. Allí nos tocó jugar contra peloteros consagrados como Víctor Davalillo, Oswaldo Blanco, etc. Y Pompeyo estaba todo el tiempo encima, dándonos indicaciones y enseñándonos los fundamentos del juego.

Tenía sus métodos, es verdad. Recuerdo que a mí, para que no sacara la cara al momento de hacer el swing, me amarraba un pabilo con una pinza de ropa desde la oreja a la manga, de manera que si yo llevaba la cara hacia afuera, me jalaba la oreja. Algo debe haber funcionado porque hasta fui campeón bate en ligas menores.

Era también tramposo. Recuerdo que me llevaba a jugar dominó con él contra tipos que eran unos truhanes. Antes de empezar me decía: "mira muchachito, vamos a hablar de beisbol. Si yo te hablo de Gonzalo Márquez es porque estoy cargado de tres", porque Gonzalo jugaba primera base, que es la posición 3 del beisbol. "Así te voy a ir diciendo mis piezas. Si nombro a un short stop, es porque tengo muchos 6". Y con esa táctica le estábamos ganando un realero a esos tipos hasta que se dieron cuenta.

Imagino que muchos peloteros antes que yo pueden contar anécdotas sobre Pompeyo, porque ese zuliano tan pequeñito por donde pasó dejo huellas.

En Tiburones le tocó trabajar con aquella camada conocida como 'La Guerrilla', en la que estaban Norman Carrasco, Alfredo Pedrique, Gustavo Monasterios, Argenis Salazar y los demás. Pero con el Caracas fueron Baudilio Díaz, Omar Vizquel, Marcano Trillo y esa generación se nutrió de su experiencia y sus conocimientos. En las Águilas del Zulia ayudó a Carlos Quintana y otros jóvenes de esa época. Y asimismo ayudó a muchos que dirigió en las selecciones nacionales que salían a representar al país en competencias internacionales.

Recuerdo a uno de esos jugadores amateur de apellido Echenique, a quien Pompeyo dedicaba mucho tiempo. Capítulo aparte deben tener en la Universidad Central de Venezuela para recordar a Pompeyo.

Precisamente por todo lo que significó Pompeyo en mi carrera fue que no dudé en descartar la posibilidad de suplantar a Marco Davalillo en el cargo de manager de Tiburones de La Guaira. Obviamente sé, porque los dueños me lo han expresado repetidamente, que las puertas de Tiburones están abiertas para dirigir cuando lo considere oportuno. Pero nunca sería sustituyendo a alguien con ese apellido en su camisa.

Mis hijos siguen sin creerlo, pero de verdad, en el libro sobre mi vida Pompeyo va a tener un capítulo aparte.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar