Compartir

Tiburones tuvo su milagro

Brandon Short remolcó la rayita para dejar en el terreno al Magallanes

imageRotate
La Guaria frenó su racha negativa de cinco derrotas consecutivas, al vencer en un inolvidable juego al Magallanes VICENTE CORREALE
Contenido relacionado
VÍCTOR MIGUEL GÓMEZ TOVAR |  EL UNIVERSAL
domingo 25 de noviembre de 2012  12:00 AM
¿Qué fuese de los Tiburones de La Guaira sin su ofensiva y el coraje para no darse por vencidos hasta el último out?

Perder una ventaja de ocho carreras -La Guaira llegó al octavo episodio ganando por 12-4- y sobreponerse para anotar cinco rayitas en el noveno y dejar al rival tendido en el terreno, es digno de admirar.

Eso fue lo que hizo La Guaira ayer frente a los Navegantes del Magallanes para quedarse con la victoria 17 por 16, detener la racha de cinco derrotas y renovar las esperanzas.

"Solo tienen que ver el marcador. Los detalles del partido no importan", fue lo más claro que alcanzó a decir el estratega de los salados, Marco Davalillo, antes de darle un abrazo y un beso a su hija, que rezó, sufrió y celebró desde las tribunas del Universitario.

Y es que la séptima victoria de La Guaira viniendo de atrás esta temporada y la 16 en global (por 21 derrotas) fue un autentico milagro.

De hecho, Brandon Short inició el partido en el banco, entró a la defensiva en el séptimo tramo y terminó siendo el héroe del partido y el responsable de que el Universitario se viniera abajo, con la línea que bañó al jardinero central del Magallanes, Endy Chávez, y trajo a Rainer Olmedo desde primera hasta el plato con la carrera del triunfo.

"A pesar de que estés en la banca, debes tener la mente en el juego para cuando te toque la oportunidad", admitió Short con lágrimas en los ojos.

Y vaya que Short estaba mentalizado, pues su conexión fue ante una portentosa recta del relevista Bruce Rondón.

"Estaba buscando conectar la reta. Solo trate de dar una línea y tuve la suerte que consigue más que eso", agregó Short, quien se incorporó a la tropa salada esta semana y en tres partidos lucía promedio de .167.

Hoy muchos aficionados, sobre todo los del Magallanes, se recordarán de que Rondón no pudo mantener la victoria, pero ayer el pitcheo de ambos equipos se derrumbó por completo.

Tan grande fue el desplome que los Tiburones, según el estadístico Pedro Marrero, implantaron un récord para la pelota local de más lanzadores utilizados en un juego de nueve entradas, con 10.

Y es que solo una ofensiva como la de los escualos puede cargar con un equipo sin depender de sus brazos.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar