Espacio publicitario

Míster Frank Robinson fue un pelotero inigualable

En su carrera de 21 años en el big show conectó 586 jonrones e impulsó 1812 carreras con Rojos, Orioles, Dodgers, Angelinos e Indios

  • ANTONIO CASTILLO

09/02/2019 01:51 pm

Caracas.- Muy pocos peloteros en la historia del big show –y estamos hablando de algo así como 145 años– han conseguido las hazañas de Frank Robinson, el hijo pródigo de la localidad de Beaumont, Texas. 

Y es que nada más en su temporada de estreno con los Rojos de Cincinnati, allá por 1956, fue designado Novato del Año, luego de batear para .290, con 38 jonrones y 122 carreras anotadas, cifra tope en la Nacional. 

Apenas con 21 años, Robinson irrumpía con talento y personalidad en las Grandes Ligas, donde se mantuvo en plan estelar hasta la campaña de 1976. 

En 1961 se hizo acreedor del premio al Más Valioso del viejo circuito al promediar .323 con 37 jonrones, 32 dobles y 124 carreras impulsadas vistiendo el uniforme de los Rojos. 

En su primer año con los Orioles de Baltimore en 1966 se convirtió en el primer pelotero en ser MVP en las dos ligas. 

Entonces fue Robinson líder en jonrones (49), impulsadas (122) y anotadas (122), además de promediar .316 en 576 turnos al bate para lograr la Triple Corona y llevar a los Oropéndolas al título de la Serie Mundial. 

Frank Robinson integró en ese 1966 un equipo élite en el que estaban el venezolano Luis Aparicio en el shortstop, Paul Blair en el centerfield, Boog Powel en la inicial, Brooks Robinson en la antesala, Davey Johnson en la intermedia, Andy Etchebarren en la receptoría y Curt Blefary en el left, aparte de Dave McNally, Jim Palmer, Eugene Brabender, Eddie Watt y Moe Drabowski, en el montículo.

Por supuesto que fue asiduo a los Juegos de Estrellas, donde brilló con luz propia. 

En 1975 se convirtió en el primer manager negro en la historia al dirigir a los Indios de Cleveland, y en su primer turno en su rol de piloto-jugador, conectó jonrón. 

Su impresionante carrera incluyó 586 jonrones, 528 dobles, 2943 anotadas y 1812 remolques. Sin dudas, un jugador extraordinario, a la par de las grandes leyendas en la historia de las mayores que hoy forman parte del Templo de los Inmortales en Cooperstown.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario