Espacio publicitario

David Peralta, rey de la perseverancia

El pelotero disputará su sexta campaña con Arizona, tras renovar su contrato sin necesidad de pasar por el arbitraje salarial

  • YELIMAR REQUENA

22/01/2019 03:38 pm

Bajo los éxitos deportivos se escriben historias de superación personal que más que fanatismo generan admiración, y eso termina por diferenciar a los buenos atletas de aquellos que se vuelven leyendas. 

En esa línea se encuentra el jardinero David Peralta, quien en este 2019 iniciará su sexta temporada con los Cascabeles de Arizona, una más desde que le advirtieron en 2009 que no podría volver a jugar. 

El valenciano, fanático de los deportes desde niño, inició su carrera en el beisbol como lanzador y para 2006 consiguió con los Cardenales de San Luis su primera oportunidad en el beisbol organizado de Estados Unidos. 

Desde entonces numerosas lesiones lo obligaron a pasar por el quirófano en dos oportunidades y para 2009 fue dejado en libertad con aquella sentencia terrible de que debía alejarse de los campos de beisbol. 

Lejos de desistir de sus sueños, el valenciano se empeñó entonces en hacer la transición a los jardines y descubrir los secretos del bateo. Para muchos resultaba una utopía el hecho de que lograra tener una buena defensa y un bateo oportuno. Sin embargo, el tiempo premió su persistencia y en 2013 recibió su primera oportunidad con Arizona para debutar oficialmente en el Big Show al año siguiente. 

Tras su aparición con el equipo grande, ganó la admiración de muchos y luego de empatar una marca en la franquicia al conectar más de un imparable en siete de sus primeros 15 juegos, terminó por conquistar a la fanaticada. 

De ahí en más, el venezolano ha visto acción en cinco campañas y 571 juegos, ha despachado 599 hits con 73 jonrones, e impulsado 273 carreras para un promedio de por vida de .293 con .347 de porcentaje de bateo. Números que dejan claro que no solo logró el objetivo de permanecer en el beisbol, sino que se hizo uno de los bateadores más peligrosos del club. 

De hecho en 2018 fue uno de los bateadores más peligrosos del circuito durante toda la contienda y terminó ligando para .293 con 60 extrabases y 87 carreras impulsadas en un total de 146 compromisos en los que estableció récords personales en la mayoría de los departamentos ofensivos y conformó, junto a Jesús Aguilar y Eugenio Suárez, el primer trío de criollos con al menos 30 cuadrangulares en una temporada. 

Aquella cosecha le valió el primer bate de plata de su carrera y la firma de una nueva oportunidad para 2019 sin necesidad de pasar por arbitraje salarial. El criollo pactó por siete millones de dólares, más del doble de lo que percibió en 2018. Y eso, más allá de ser un buen pacto, es la ratificación de su compromiso con el conjunto que confío en él cuando todo el mundo daba por terminada su carrera y el comienzo de su consagración en el beisbol organizado como un pelotero franquicia, orgullo de Venezuela.      

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario