Compartir

Japoneses festejaron elección de Tokio como ciudad sede de los JJOO 2020

Más allá de la alegría, la sorpresa y la emoción se dejaron notar entre los japoneses, que temían que el accidente nuclear de Fukushima arruinara las esperanzas olímpicas.

imageRotate
El festejo nipón no se hizo esperar tras conocer la noticia (Efe)
EL UNIVERSAL
sábado 7 de septiembre de 2013  05:03 PM
Tokio.- Miles de japoneses gritaron de alegría y festejaron con efusividad en la noche del sábado al domingo en Tokio al conocer la elección de la capital nipona como sede de los Juegos Olímpicos de verano de 2020.

Fueron muchos los que prefirieron aguantar el sueño y seguir con nervios y mucha ilusión las palabras del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, que anunció en Buenos Aires, a las 05h00 de la mañana hora japonesa, que Tokio era la ganadora de la votación, destacó AFP.

"¡Banzai, Banzai!", exclamaron centenares de trabajadores de la ciudad, reunidos en el auditorio Tosho, en el corazón de la ciudad, para una "velada oficial" de seguimiento de la elección.

"Sólo la victoria es bella", se emocionaba el excampeón de tenis Shuzo Matsuoka, uno de los numerosos deportistas que se desplazaron al lugar. "Con los Juegos Olímpicos, la vida en Japón va a cambiar", estimó.

Más allá de la alegría, la sorpresa y la emoción se dejaron notar entre los japoneses, que temían que el accidente nuclear de Fukushima arruinara las esperanzas olímpicas.

Otros prefirieron agitar banderas japonesas, celebrando así el regreso de los Juegos a Tokio 56 años después de la cita de 1964, que en su momento simbolizó la vuelta de Japón a la comunidad de naciones.

En el gimnasio del Parque Olímpico Komazawa, donde tuvieron lugar competiciones en aquel 1964, un millar de aficionados también celebró la elección de la candidatura tokiota. Tras la larga espera, saltaron y se abrazaron, casi sin creer la victoria sobre Estambul y Madrid.

Varios entusiastas del deporte habían participado en una carrera nocturna en los alrededores y se unieron al numeroso grupo que seguía en pantallas gigantes las noticias que llegaban desde Argentina. El silencio de las oraciones fue interrumpido por los aplausos que siguieron a la presentación de Tokio ante los miembros del COI.

"Tokio no puede perder, Tokio no puede perder", repetían cuatro jóvenes instantes antes de la lectura del veredicto, antes de la celebración.

Todas las televisiones japoneseas cubrieron la reunión del COI en directo, la cadena pública NHK desde la medianoche local y las emisoras privadas desde las 03h00 de la mañana.

En los programas especiales, estrellas del deporte y de los medios de comunicación fueron pasando por los distintos programas, con conexiones frecuentes con Buenos Aires.

La elección de la ciudad revolucionó también las redacciones de los periódicos, obligados a trabajar contrarreloj para tener las ediciones preparadas lo antes posible.

"¡Hemos ganado! ¡Amanece en Tokio!", escribió en la red social Twitter el secretario del primer ministro Shinzo Abe.

En Estambul y Madrid, la situación fue muy diferente.

La votación final fue un Tokio-Estambul y fue seguida en la ciudad turca también con gran expectación, incluyendo varios centenares reunidos junto a la basílica de Santa Sofía.

Tras la desilusión, los congregados pronto abandonaron el lugar en silencio y visiblemente decepcionados.

"Hoy demostramos que éramos un candidato serio, no creo que hayamos perdido. Somos un pueblo al que le gusta competir, continuaremos intentándolo", declaró el gobernador de Estambul, Huseyin Avni Mutlu.

"Turquía es el mejor país musulmán del mundo. En el caso de haber organizado los Juegos, habríamos podido dar un ejemplo a todo el mundo musulmán", declaró la joven Basak Demirci, una de las voluntarias del proyecto.

En Madrid, unas gotas de lluvia sirvieron de presagio negativo a la eliminación de la capital española en la primera ronda de la votación.

Miles de personas se habían reunido junto a la emblemática Puerta de Alcalá, en pleno centro.

En un país acostumbrado en los últimos años a las celebraciones masivas por éxitos deportivos, especialmente por su selección de fútbol, la ilusión se vio reemplazada por la incredulidad, consumando el tercer fracaso consecutivo de Madrid por ser olímpica.

La multitud, tras una tarde de actuaciones musicales y ambiente festivo, regresó a casa en silencio, mientras las luces de colores se apagaban, marcando el final de una fiesta sin final feliz.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir